LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La banca se prepara para lo peor y provisiona 5.875 millones hasta marzo para afrontar la pandemia

Los expertos alaban la decisión porque auguran que la morosidad subirá con fuerza con las próximas caídas del PIB

Oficinas de bancos y cajas de ahorros en una calle de Madrid.
Oficinas de bancos y cajas de ahorros en una calle de Madrid.CARLOS ROSILLO

Los grandes bancos españoles no quieren repetir los errores de la crisis de 2008, cuando pagaron caro el retraso en reconocer los agujeros que la debacle del ladrillo hizo en sus balances. Ante la fuerza destructora de la covid-19, ahora se han metido en una trinchera de provisiones para aguantar la tormenta económica: hasta marzo han provisionado 5.875 millones, lo que le ha llevado al BBVA a registrar pérdidas. Los expertos alaban la decisión porque creen que el ciclo económico siempre afecta a la morosidad, que crecerá con fuerza en 2020.

Los primeros en marcar el camino fueron los bancos de Estados Unidos, que presentaron unos resultados del primer trimestre e el que multiplicaban por tres y por cuatro el volumen de provisiones ante la crisis sanitaria. Los grandes jugadores británicos, Barclays y HSBC, has seguido esta línea, aunque con menor ímpetu.

Esta semana le ha tocado a la banca española y ha demostrado que quiere dejar atrás la actitud timorata que mantuvo entre 2008 y 2012, algo que perjudicó a las entidades y a la economía española. Los supervisores bancarios suavizaron las normas para no exigir tantas provisiones a corto plazo, pero las entidades han apostado por el realismo amargo.

En el primer trimestre los seis principales bancos han hecho provisiones extraordinarias de 5.855 millones, de los que 3.771 millones fueron directamente por la covid-19 y 2.084 millones por los problemas económicos de la filial del BBVA en Estados Unidos. “Las dificultados de nuestra filial son consecuencia de la pandemia”, ha explicado Carlos Torres, presidente del BBVA.

Según Joaquín Maudos, Director adjunto del Ivie y catedrático de la Universidad de Valencia, la decisión de sacrificar la mayor parte del resultado en el primer trimestre destinándolo a provisiones “ante la previsión de brutal caída del PIB en 2020 y la incertidumbre sobre la duración de la crisis es acertada. La historia demuestra que el principal determinante de la morosidad es el ciclo económico, por lo que es seguro que va a aumentar y que exigirá provisionar pérdidas”.

Íñigo Vega, experto bancario de la firma de inversión Nau-Securities, coincide: “Me han parecido decisiones realistas; hay incertidumbre respecto al tamaño del impacto, pero nadie cuestiona ya que no vaya a haber impacto, por lo tanto, es importante adelantarse ya en provisiones. Cuanto antes mejor”.

“Es bueno ponerse la venda antes de la herida”

Ángel Bergés, vicepresidente de AFI, considera que es adecuado “ponerse la venta antes de la herida en este caso. Es la mejor manera de intentar salir con más rapidez de esta situación; primero se reconoce todo lo malo en las cuentas del banco y luego se va viendo la situación”. Por muy abultada que parezca la cifra, Adrian Cighi, analista de Credit Suisse, cree que se han quedado cortos. “Nuestra visión es que los directivos de los bancos españoles han sido demasiado prudentes sobre las perspectivas de pérdidas por insolvencias para el ejercicio completo 2020. Nosotros esperamos un incremento considerable en el coste del riesgo”, un factor que condiciona la morosidad.

En esta línea, Vega recuerda que para los bancos españoles la decisión de provisionar ahora contra resultados ha sido especialmente incómoda porque ha coincidido con el incremento del crédito y, por lo tanto, “el consumo de capital. A futuro esa presión no seguirá una vez que las grandes corporaciones hayan acumulado liquidez y creo que algunos bancos provisionarán aún más”. Desde el BBVA y el Santander se ha transmitido que los próximos meses no hará falta repetir dotaciones tan elevadas y que apuestan por una recuperación en V, con un rebote fuerte de la economía.

Para Maudos, optar por “menos beneficio hoy por más provisiones, supone tener más capacidad de resistencia mañana”, que es de lo que se trata en la crisis. A diferencia de 2008, la banca española entra en esta con cuatro puntos más en la ratio de solvencia, pero lo peor se lo pueden llevar los bancos con menos rentabilidad y más débiles en capital. Los mercados, como siempre, los señalarán.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50