La eterna frustración de las ‘telecos’: cada vez más líneas pero los mismos ingresos

La facturación del sector se estancó en 2019 aunque los abonados de fibra aumentaron en 1,6 millones y los de móvil en 1,2 millones

Varios clientes consultan las características de móviles en una tienda de telefonía.
Varios clientes consultan las características de móviles en una tienda de telefonía.Ramón Muñoz Moya

Más conexiones de fibra óptica, más líneas móviles, más abonados de televisión de pago pero los ingresos del sector de las telecomunicaciones permanecieron estancados en 2019. En efecto, la facturación total del sector llamado a liderar la economía por el parón del covid-19 redujo sus ingresos un 0,28% en el ejercicio pasado hasta totalizar los 34.009 millones de euros.

El descenso se produjo pese a que la red siguió modernizándose notablemente. Los abonados de fibra óptica sumaron 1,6 millones de nuevos accesos en un año, hasta alcanzar la cifra de 10,3 millones. Y la red disponible de fibra ya alcanza a 51 millones de hogares y oficinas, frente a los 45 millones de finales de 2018.

El parque de telefonía móvil sumó también 1,2 millones de líneas nuevas respecto a 2018, situándose en 55,3 millones de líneas. Y el número de abonados a la televisión de pago creció un 6,4% situándose en 7,2 millones a finales de 2019, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Ese incremento de líneas no es suficiente para enjugar las caídas de ingresos por la guerra comercial encarnizada que se ha desatado entre los operadores, y que ha provocado que los paquetes low cost de todo en uno (fijo, móvil, datos y fibra) se hayan adueñado del mercado. Marcas como O2, Lowi, Amena o Pepephone ofrecen casi las mismas prestaciones (excluyendo la televisión) por precios muy inferiores y los usuarios se decantan cada vez más por esas opciones.

MásMóvil es el que mayor ventaja saca en esa guerra comercial. Sus ingresos totales crecieron el año pasado un 20% hasta los 1.924 millones de euros. Movistar remontó también el vuelo con unos ingresos de 15.491 millones, un 1,9% más. Por su parte, Vodafone fue el que peor comportamiento tuvo, al caer sus ingresos un 7,4% hasta los 5.000 millones tras perder una parte de sus clientes de televisión por su renuncia al fútbol. Y Orange cedió un 1,76% de su facturación, hasta los 5.406 millones, según los datos agregados de la CNMC que difieren ligeramente de los publicados por las propias empresas en sus cuentas anuales.

Esa pujanza de MásMóvil se reflejó en la cuota de mercado Los tres principales operadores (Movistar, Orange y Vodafone) coparon a final de año el 74,5% de los ingresos minoristas del sector, lo que representa 2,5 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2018. En concreto, Movistar representa el 41,4% del total del mercado, mientras que Orange y Vodafone suponen el 16,8% y el 16,4%, respectivamente, y MásMóvil ya tiene una cuota del 7%.

Cuotas de mercado

Por líneas, el 85% de las de banda ancha fija pertenecían a los tres principales operadores, 3,5 puntos porcentuales menos que hace un año. Así, Movistar tenía el 38,7%, Orange el 25,7% y Vodafone el 20,7%, mientras que MásMóvil alcanzaba el 9,6%.

En cuanto a la telefonía móvil, la cuota de mercado de los tres principales operadores se redujo en 1,6 puntos porcentuales, hasta el 77%. En concreto, Movistar tenía un 29,6%, Orange un 24,8%, Vodafone un 22,5% y MásMóvil un 13,3%.

Más información

Lo más visto en...

Top 50