Wall Street rebota tras los estímulos anunciados por la Casa Blanca y la Reserva Federal

Los índices de referencia de la Bolsa de Nueva York cierran con subidas del 5% y el 6% tras una jornada volátil

Un operador en la Bolsa de Nueva York.
Un operador en la Bolsa de Nueva York.

Los índices de referencia de la Bolsa de Nueva York cerraron la sesión con importantes subidas, espoleados por los potentes estímulos anunciados por la Casa Blanca y la Reserva Federal con el fin de contener la hemorragia económica que supone la pandamia del coronavirus. Tras una jornada de gran volatilidad, el S&P ganó un 6% y el Dow Jones, un 5,2%. El rendimiento del bono a 10 años subió al 0,870%, desde el 0,722% que marcó al cierre del lunes. El lunes, Wall Street habría sufrido la peor jornada en más de 30 años.

La sesión comenzó agitada, muy volátil. El Dow Jones subía un 1,8% en los primeros minutos de cotización del martes, y el S&P 500 subía un 2%. Pero las leves subidas se esfumaban rápidamente: apenas media hora después de sonar la campana de inicio de la sesión, el Dow se dejaba un 1,1% y el S&P caía un 0,4% respecto al fatídico lunes. Por la tarde, las acciones volvían a recuperar terreno, animados los inversores por nuevos movimientos de la Reserva Federal y de la Casa Blanca.

La expansión de la pandemia del coronavirus ha causado pérdidas en los mercados globales no vistas desde la crisis financiera de 2008. El lunes, ante el temor a que la crisis arrastre a la economía estadounidense a la recesión, el S&P 500 se dejó un 12%, la mayor caída en tres décadas. Las pérdidas se aceleraron en la última medida hora de cotización, después de que el presidente Trump compareciera para anunciar nuevas recomendaciones a los ciudadanos y esbozara unas perspectivas económicas más pesimista de lo que acostumbra.

Mnuchin busca una inyección de 850.000 millones

Pero el martes Estados Unidos ha puesto toda la maquinaria del Estado al servicio de la contención de los destructivos efectos de la crisis. “Vamos a lo grande”, ha resumido el presidente Donald Trump al mediodía en una conferencia de prensa en la Casa Blanca. El Gobierno está trasladando al Congreso un enorme paquete de estímulo financiero de cerca de 850.000 millones de dólares para frenar el descalabro económico, según ha confirmado el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en la misma comparecencia. Se trata de un conjunto de medidas de alivio a las pequeñas empresas y a las aerolíneas, de una envergadura no vista desde la Gran Recesión, e incluye el envío “inmediato” y masivo de cheques a los ciudadanos para activar el consumo. El Senado prevé aprobarlo antes del final de esta semana.

Mnuchin también ha confirmado que el Tesoro ha autorizado a la Reserva Federal a comprar papel comercial, un instrumento de financiación a corto plazo usado por las compañías. Para ello, el Tesoro proporcionará un crédito de 10.000 millones de dólares a la entidad emisora. Esta herramienta de la Fed permite a las compañías acceder de inmediato a financiación para sus obligaciones a corto plazo, como el pago de nóminas.

El paquete de estímulo se suma a otro, valorado en cerca de 100.000 millones de dólares, que fue aprobado ya el viernes por la Cámara de Representantes y debe aún ser votado en el Senado. Este, cuyos detalles aún están definiéndose, contempla medidas como la garantía de remuneración de las bajas por enfermedad.

La pandemia del coronavirus afecta ya a más de 182.000 personas en todo el mundo, 4.661 de ellas en Estados Unidos. Las medidas adoptadas por el Gobierno federal y las autoridades estatales para frenar su avance afectan ya a múltiples ámbitos de la vida de los estadounidenses.

El S&P, índice basado en la capitalización bursátil de 500 grandes empresas que cotizan en el parqué neoyorquino, ha perdido ya un 30% desde el pico alcanzado hace menos de un mes. Ni siquiera las medidas extraordinarias de la Reserva Federal, con dos bajadas de tipos, la última desplegando todo su arsenal de estímulos el domingo, antes de la apertura de la Bolsa, han podido mitigar la ansiedad de unos mercados enfrentados a una amenaza de magnitud aún desconocida, con el mundo escalando hacia el repliegue para evitar la propagación del virus.

Lo más visto en...

Top 50