CRÉDITO PYMES

La banca aboga por relajar normas contables para evitar cerrar el grifo del crédito ante la crisis del coronavirus

Las entidades creen que también sería positivo reducir las exigencias de capital aplicando los colchones creados para las crisis

Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (Alemania)
Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (Alemania)EFE

Los nervios siguen a flor de piel en el sector financiero ante el desconocimiento de cuánto puede durar la crisis del coronavirus. La preocupación más acuciante es el derrumbe bursátil, pero a medio plazo, lo que intranquiliza es que la Covid-19 provoque, a partir de este mes, una subida de las provisiones por el deterioro del crédito y de la morosidad en empresas y particulares.

Ante esta situación, algunas entidades consultadas abogan por que las autoridades sigan el ejemplo de Italia y relajen las normas contables que obligan a provisionar los créditos de las pymes cuando llegan caídas de ingresos (como ocurre en el sector turístico y otros) así como que se puedan utilizar los colchones de capital dotados para situaciones de crisis. Los supervisores, por ahora, son escépticos y prefieren otras medidas, como la inyección de liquidez de los Estados a las pymes a través de institutos financieros, como el ICO, que asumiría la morosidad.

El hecho cierto es que el coronavirus avanza y el pánico va rápido. Entre las grandes entidades se está hablando con las autoridades para tomar medidas contables que eviten el cierre del grifo del crédito sobre todo a las pymes, tal y como ocurrió en la crisis de 2008 a 2012, y que provocó despidos, paro y morosidad.

Evitar más provisiones

Fuentes del sector, que piden el anonimato, consideran que sería clave relajar las normas contables de la Norma Internacional de Información Financiera 9 (NIIF 9 o IFRS 9, por sus siglas en inglés). En las entidades admiten que la medida no es fácil de adoptar porque tiene carácter internacional. Pero recuerdan que tal y como está ahora la contabilidad, una caída brusca de la facturación a una pequeña empresa podría justificar la reducción o el corte de las líneas de crédito porque la norma obliga a anticipar las provisiones. Es el modelo de pérdida esperada.

Y elevar las provisiones supone consumir más capital. Por eso, la gran banca también reclama que los colchones de capital “que ya están dotados y se crearon para situaciones de crisis, se puedan aplicar ahora para alcanzar los niveles de recursos propios exigidos”. Esta decisión parece más sencilla de implantar, según la banca.

La cuestión de fondo, reflexiona un analista bancario, “es si ahora estamos en la siguiente crisis a 2008, esa recesión para las que se crearon las normas que ahora debemos aplicar”.






En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información

Lo más visto en...

Top 50