Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair, denunciada ante la Inspección de Trabajo

Los inspectores han acudido este mediodía al aeropuerto de Girona para recopilar información de los afectados

Ryanair
Una pasajera duerme junto a su equipaje en el aeropuerto de Madrid durante la huelga de Ryanair.

Los abogados de los dos sindicatos de tripulantes de cabina de pasajeros USO y Sitcpla y SEPLA de los pilotos de Ryanair han presentado a primera hora de la mañana de este jueves una denuncia en la Inspección de Trabajo de Girona denunciando los posibles incumplimientos legales que haya podido cometer la aerolínea irlandesa en el nuevo contrato que ha hecho firmar a la plantilla de la base del aeropuerto Girona-Costa Brava. También la “coacción” a la hora de firmar este nuevo contrato. Paralelamente el Departamento de Trabajo de la Generalitat ha confirmado que ha iniciado una actuación de oficio, mediante la Inspección de Trabajo de Cataluña. Los inspectores han acudido este mediodía a las instalaciones aeroportuarias.

La voluntad de Trabajo es comprobar si la decisión empresarial de Ryanair respecto a la plantilla de Girona está ajustada a derecho, ante una posible vulneración del procedimiento establecido para las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, así como la medida alternativa que propone la empresa en caso de desacuerdo con estos cambios. El objetivo es “garantizar que la llegada y el mantenimiento de empresas en nuestro país no se haga a costa de los derechos laborales”.

Los sindicatos denuncian que los empleados se han visto “coaccionados” a firmar el nuevo contrato para impedir el cierre del centro de operaciones. El acuerdo que Ryanair les ha “forzado” a firmar, sin aceptar condiciones -les obligó a retirar un anexo en el que mostraban su disconformidad con ciertas cláusulas con el que legamente se cubrían las espaldas- lo que implica que pasan de ser trabajadores indefinidos a fijos discontinuos. También pierden la categoría y pasan de ser tripulantes de cabina a “agentes de servicio al cliente”, y da a entender la pérdida de la antigüedad y la posibilidad de un cambio de base, incluso de país, sin compensación. El Girona-Costa Brava será una base estacional.

Los empleados, tanto pilotos como auxiliares de vuelo, que no firmaron el contrato quedan incluidos en el expediente de regulación de empleo (ERE) que la aerolínea irlandesa hará efectivo el próximo 8 de enero. A todos los que firmaron añadiendo el anexo les llegó una carta anunciándoles que, como no estaban conforme con la propuesta, quedaban incluidos en el ERE. Más tarde, sólo a parte de ellos, les llegó una nueva carta en la que les ofrecían la posibilidad de quitar el anexo si querían seguir en la compañía.

Para realizar una modificación de las condiciones laborales del personal, no siempre es necesaria la negociación previa con los representantes legales de los trabajadores. No lo es en compañías de entre 100 y 300 trabajadores en que los cambios afecten a menos del 10%, lo que vendría a equivaler a unos 30 empleados. Si se superan estos límites y no se ha hecho uso del “deber de negociación”, la empresa podría haber “atentado contra el derecho fundamental a la libertad sindical y a la negociación colectiva”. Los sindicatos sospechan que en este caso puede estar incumpliéndose la legalidad vigente en España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >