Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Iberia señala que la unión de Air Europa y Air France hubiera sido un desastre para Barajas

Gallego defiende la compra de la aerolínea para evitar que cayera en manos francesas con París como centro de operaciones

El presidente de Iberia, Luis Gallego.
El presidente de Iberia, Luis Gallego. EFE

El presidente de Iberia, Luis Gallego, considera que la integración de Air Europa en el grupo IAG tendrá efectos positivos tanto para el empleo como para los precios y cree que la unión de la aerolínea de Globalia con Air France-KLM habría sido un "desastre" para el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

IAG ha comprado Air Europa a través de Iberia por 1.000 millones de euros, una operación que está pendiente de la aprobación de los reguladores.

Gallego ha explicado, en una entrevista con Efe, que Air Europa tenía dos alternativas de futuro: o "se casaba más" con Air France-KLM -con la que ya tenía firmado un negocio conjunto para operar entre Europa y América del Sur y Central- o IAG lograba incorporarla al grupo. A su juicio, el primer escenario habría sido "un desastre" para el aeropuerto madrileño porque el interés del grupo franco-holandés no es el hub (centro de operaciones) de Madrid, sino el de París.

"La verdad es que ellos (Air Europa) habían avanzado mucho en el otro sentido (hacia Air France-KLM) y que, probablemente, si nosotros no hubiéramos aparecido en escena, habrían acabado en el otro lado", ha reconocido.

Compra "esencial"

Gallego ha defendido que la compra de Air Europa es una operación "esencial" para que el hub de Madrid, que ha ido perdiendo posiciones en los últimos años respecto a sus rivales europeos, pueda seguir compitiendo con ellos.

A su juicio, el hecho de haber tenido dos competidores en el hub (Iberia y Air Europa), "no ha servido precisamente" de ayuda. Con esta operación -ha añadido- Madrid podrá competir "de tú a tú" con los grandes centros europeos. Según Gallego, la flota conjunta de largo alcance convertirá a la compañía en "la quinta aerolínea más grande del continente". "Eso nos va a permitir desarrollar más el aeropuerto madrileño", ha recalcado.

El presidente de Iberia ha explicado que, con una flota de largo recorrido similar a la de KLM, se podrán acometer algunas rutas que ahora no son posibles "porque es difícil tener la escala suficiente". A pesar de que la posición geográfica de España no es la mejor posible, la flota conjunta abre una oportunidad de mirar al resto del mundo y volar hacia Asia, ha apuntado.

Gallego se ha mostrado convencido de que una compañía "más grande y más eficiente" podrá captar clientes de otros hub europeos y trasladar esas mejoras de eficiencia a los precios. Además, al combinar las redes de ambas compañías, se podrán ofrecer a los clientes vuelos a distintas horas, lo que proporcionará un hub más conectado y distribuido.

Gallego ha planteado la posibilidad de que en el futuro las operaciones de Iberia y Air Europa puedan converger en una única terminal del aeropuerto de Barajas teniendo en cuenta la inversión que está realizando Aena. Inicialmente, Air Europa seguiría operando en las terminales actuales porque no hay espacio en la T4 pero, según Gallego, "si hacemos un hub más eficiente, estaríamos juntos en esta última".

Mantenimiento de las marcas

En cuanto a la racionalización de las marcas del grupo anticipada por IAG, el presidente de Iberia se ha mostrado convencido de que Madrid necesita tener dos para "atender a dos segmentos de clientes diferentes". "Ahora mismo nos funciona muy bien tener las marcas Iberia y Air Europa. Así es cómo vamos a comenzar y nuestra vocación es seguir desarrollando ambas", ha indicado.

Para Gallego, el hecho de tener una empresa fuerte es también la mejor forma de proteger el empleo, como demuestra la historia de crecimiento de las compañías que se han ido incorporando al grupo, ya sea Vueling, Aer Lingus o la creación de Iberia Express. Iberia espera obtener la luz verde de las autoridades europeas de la competencia y considera que la operación debe analizarse en Bruselas ya que afecta a muchos tráficos internacionales.

Según Gallego, IAG ha presentado a las autoridades comunitarias el escenario que cree mejor para los clientes, pero "lógicamente Bruselas puede considerar que en determinados mercados pudiera ser necesario algún ajuste".

En su opinión, en recorridos de corta y media distancia, donde existe la competencia del AVE, no debería haber problemas, aunque en algún mercado en el que tengan más presencia la Comisión Europea (CE) podría aconsejar que exista otro competidor.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >