Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair cerrará algunas de sus bases y lo achaca al retraso en las entregas de los polémicos aviones 737 MAX

La aerolínea irlandesa calcula que su tráfico de pasajeros disminuirá en un 3,1% y que su tasa de crecimiento será cuatro puntos porcentuales menor a lo previsto

ryanair cierra bases
Un Boeing 737-8AS de Ryanair, en el aeropuerto Ciampino, en Roma. AFP

Ryanair Holdings ha informado este martes a través de un comunicado de que procederá al cierre temporal o indefinido de las bases en algunos aeropuertos con bajo rendimiento a partir de noviembre de este año. La causa a la que apunta la aerolínea irlandesa es al retraso en las entregas de los aviones 737 MAX que esperaba recibir para el verano de 2020. Boeing paralizó las entregas de los 737 MAX el pasado marzo después de que se produjeran dos accidentes de este modelo en seis meses y fuera vetado por los reguladores aéreos mundiales. 

Para mayo de 2020 Ryanair tenía previsto contar con 58 nuevas aeronaves modelo B737 MAX200 de Boeing, una variante del polémico B737 MAX que está bajo escrutinio desde marzo por problemas de seguridad que presuntamente causaron un accidente en Indonesia, el pasado octubre, y otro en Etiopía, el pasado marzo. Sin embargo, Boeing no va a poder cumplir con la entrega. O así lo cree la aerolínea irlandesa de bajo coste, que achaca su caída en previsiones de tráfico de viajeros y crecimiento empresarial, al déficit de estos aviones.

La duda de la compañía se basa en que los B737 MAX200 aún deben ser certificados por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) y la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), algo que solo puede ocurrir una vez que los B737 MAX tengan permitido volar nuevamente.

Ryanair calcula que las aeronaves de Boeing serán operativas a partir de septiembre, lo que supondría que los MAX200 serán aprobados cerca de noviembre y que las primeras entregas a la aerolinea irlandesa se llevarían a cabo entre enero y febrero de 2020. “Como Ryanair solo puede recibir entre seis y ocho aviones nuevos cada mes, estamos organizando nuestros horarios de verano de 2020 asumiendo que solo nos llegarán 30 B737 MAX para finales de mayo, en lugar de las 58 aereonaves originalmente programadas", señaló el consejero delegado, Michael O'Leary, a través de un comunicado.

Esta reorganización de los horarios supone el cierre del servicio en algunos aeropuertos. Por el momento Ryanair no ha indicado cuántos destinos serán cancelados ni cuáles, pero sí ha detallado que los primeros recortes se realizarán en noviembre de 2019. La compañía también asegura que ya empezó una serie de conversaciones con los aeropuertos y los sindicatos para determinar cuáles son las bases con menor rendimiento y cuál es la mejor forma de llevar a cabo el proceso de cierre.

Compromiso con Boeing

Ryanair estima que el retraso en la entrega va a provocar una reducción del tráfico de pasajeros en un 3,1% hasta marzo de 2021. Concretamente se habla de una disminución de cinco millones de pasajeros, que, a su vez, generará una caída de cuatro puntos porcentuales —del 7% al 3%— en la tasa de crecimiento de verano de 2020.

A pesar de ello, O'Leary despejó cualquier duda sobre su compromiso con el fabricante: “Es decepcionante que tengamos retrasos y es decepcionante que el crecimiento para el próximo año sea un poco más lento de lo que habíamos anticipado, pero seguimos confiando en estos aviones, todavía pensamos que es un gran producto”, afirmó el consejero delegado en una audioconferencia con los inversores. “Mientras podamos organizar estas entregas con Boeing, mantendremos nuestra intención de contar con los 135 aviones que hemos pedido para los próximos cinco años", agregó.

Ya son cuatro meses desde que Boeing suspendió la entrega de los B737 MAX para mejorar el sistema de estabilización señalado como el posible causante de los siniestros. Desde entonces han sido varias las aerolíneas que han cancelado sus pedidos al fabricante, lo que promete incrementar la caída de un beneficio que en el primer trimestre del año ya mostraba sifras negativas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información