Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alibaba se plantea salir a Bolsa también en Hong Kong en pleno pulso entre China y EE UU

El gigante del comercio 'online' aspira a conseguir 20.000 millones de dólares, según Bloomberg

El cuartel general de Alibaba en Hangzhou, China
El cuartel general de Alibaba en Hangzhou, China REUTERS

A la segunda, parece, va la vencida. Cinco años después de haber apostado por salir a Bolsa en Nueva York y no en la excolonia británica, el gigante chino del comercio electrónico Alibaba se plantea una segunda oferta pública de inversión, esta vez sí en Hong Kong. Según la agencia de noticias Bloomberg, la compañía fundada por Jack Ma aspira a conseguir 20.000 millones de dólares en una operación que podría tener lugar en la segunda mitad de este año.

Alibaba, que no ha confirmado la información, se ha puesto en contacto con varios asesores financieros para determinar cómo mejor desarrollar esta nueva salida a Bolsa, según Bloomberg. Hace cinco años, en su debut en Nueva York obtuvo 25.000 millones de dólares, la mejor oferta de la historia y que le colocó de golpe entre las veinte compañías mejor cotizadas del mundo, con una capitalización de más de 400.000 millones de dólares.

Entonces, la empresa con sede en Hangzhou desestimó los parqués de Hong Kong debido a que las reglas de esa Bolsa no permitían la estructura corporativa de Alibaba, típica de las tecnológicas chinas y que permite a los fundadores mantener el control de la empresa por encima de los accionistas. Desde entonces, Hong Kong ha reformado sus reglas, lo que ha permitido que otras grandes tecnológicas chinas, como la fabricante de móviles y otros objetos de consumo Xiaomi, o el portal Meituan Dianping, hayan debutado allí en Bolsa.

Con la operación, Alibaba buscaría diversificar sus recursos. Los inversores chinos tienen un acceso más fácil a la Bolsa de Hong Kong que a la de Nueva York. La entrada de su capital reforzaría la posición de la empresa para hacer frente a los desafíos que encara. Por un lado, la competencia que le presenta la popular plataforma rival de comercio electrónico china Pinduoduo, basada en las compras en grupo a precios muy bajos. Por otro, sus nuevos proyectos: quiere ofrecer servicios en la nube, y planea permitir que las pequeñas y medianas empresas de otros países -empezando por Italia y España- puedan integrarse en su plataforma AliExpress para ofrecer productos en mercados fuera de China.

Las tensiones entre China y Estados Unidos también pueden haber contribuido, si no a poner en marcha los planes, sí a acelerarlos. Las empresas tecnológicas chinas se encuentran en el punto de mira de Washington, que ha prohibido al gigante Huawei proveerse de componentes o software de propiedad intelectual estadounidense y que podría ampliar esa medida a otras compañías del país asiático. Como consecuencia de las fricciones, las compañías chinas se replantean sus cadenas de suministros y las inversiones que reciben de otros países, para apoyarse más en las opciones nacionales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >