Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone España acusa la ‘guerra del fútbol’ con caídas de ingresos y beneficios

La operadora adelanta el lanzamiento del 5G al verano en siete capitales

Logo de Vodafone.
Logo de Vodafone.

Vodafone España ha cerrado su último año fiscal (1 de abril 2018-31 de marzo 2019) con una caída de los ingresos por servicio del 6,4%, hasta los 4.275 millones de euros, y un retroceso del Ebitda del 23,5% hasta los 1.079 millones, así como un notable descenso de la rentabilidad. La compañía achaca estos retrocesos a su decisión de no adquirir el Partidazo ni la Champions League por falta de rentabilidad y al coste de la batalla promocional desatada en agosto precisamente para evitar la fuga de clientes tras la renuncia al fútbol.

Pese a esa fuga, Vodafone España defiende su estrategia de prescindir del fútbol (la próxima temporada 2019/20 no ofrecerá ya ninguna competición) en su parrilla de televisión por su alto coste, y apostar por otros contenidos (series y cine), y señala que el impacto completo de la reducción de costes se recogerá en las cuentas de la compañía a partir de septiembre de 2019.

El esfuerzo promocional comenzó en mayo y se ha agudizado en la última parte del año. Prueba de ello es que en el cuarto trimestre fiscal, los ingresos por servicio cayeron un 8,9%. Los ingresos totales en el año fiscal completo descendieron un 5,5% hasta los 4.688 millones. Debido ese esfuerzo comercial, el margen de rentabilidad en el año cayó 5,5 puntos porcentuales hasta situarse en el 23%.

Clientes de televisión

Las iniciativas lanzadas por la compañía tras el abandono del fútbol han permitido limitar la pérdida de clientes en el conjunto del año fiscal -con bajas netas ligeramente por encima de las 100.000 en contrato de telefonía móvil y banda ancha fija, y 50.000 en televisión- e incluso aumentar el número de clientes de fibra (+141.000).

La mejora en las tendencias comerciales se ha confirmado en el último trimestre. En telefonía móvil, el descenso de clientes de contrato en el cuarto trimestre se redujo a 56.000 (frente a -106.000 en el segundo trimestre y -94.000 en el tercer trimestre). El de clientes de contrato de telefonía móvil ascendía al cierre del trimestre a 11,4 millones.

En banda ancha fija, la base de clientes volvió a crecer, con una ganancia neta de 1.000 clientes, hasta alcanzar los 3,2 millones. En fibra, se incrementó en 60.000 para cerrar el año con 2,9 millones. En Vodafone TV, el número de clientes creció en 36.000 en el trimestre y superaba al cierre de marzo los 1,3 millones.

Lanzamiento del 5G

Vodafone quiere recuperar el vuelo y dar la batalla comercial en el alto valor. Para ello, ha decidido adelantar al verano su lanzamiento comercial de la telefonía 5G en España, que hasta ahora tenía previsto impulsar a partir de 2020, con la esperanza de liderar el desarrollo de esta tecnología de telecomunicaciones móviles a nivel comercial en Europa, según anunció este martes el presidente y consejero delegado de Vodafone España, António Coimbra.

"España estará en el pelotón delantero del 5G en Europa, algo que no pasó con el 4G, que llegamos casi con dos años de retraso", ha apuntado Coimbra, después de que la matriz anunciara hoy en Londres que antes de que terminara el año llevaría esta tecnología a más de 50 ciudades europeas.

"Los detalles los daremos muy pronto", se ha limitado a apuntar el directivo, que no ha querido facilitar detalles sobre el calendario de despliegue, salvo las siete ciudades donde se estrenará el 5G y donde ya se han realizado pruebas piloto (Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, Málaga, Zaragoza y Valencia). Tampoco ha concretado plazos, aunque el grupo ha apuntado que el lanzamiento en Reino Unido será el 3 de julio.

Tampoco ha querido aclarar detalles sobre precios (aunque desde Londres se ha indicado que las tarifas de 5G serán similares a los del 4G), ni los terminales o fabricantes con que contará en el estreno, aunque sí ha confirmado que seguirá trabajando con Huawei, a la espera que Europa establezca unos estándares comunes de seguridad en las comunicaciones móviles.

El grupo recorta un 40% el dividendo

Nick Read, consejero delegado de Vodafone.
Nick Read, consejero delegado de Vodafone. REUTERS

El grupo británico Vodafone anunció este martes un recorte del 40% de su dividendo por acción tras registrar pérdidas de 8.020 millones de euros al cierre de su año fiscal, que concluyó el pasado 31 de marzo, en contraste con el beneficio de 2.439 millones del ejercicio precedente.

La operadora atribuyó este resultado al impacto negativo de la venta de Vodafone India y a amortizaciones como las realizadas en España y Rumanía anunciadas el pasado mes de noviembre. “Hemos cumplido nuestra orientación anual, con un buen crecimiento en la mayoría de mercados, pero también mayor competencia en España e Italia y vientos en contra en Sudáfrica”, declaró Nick Read, consejero delegado de Vodafone

Los ingresos de Vodafone en el conjunto de su año scal sumaron un total de 43.666 millones de euros, cifra que representa un retroceso del 6,2% respecto del ejercicio anterior, incluyendo 36.458 millones de ingresos por servicios, un 11,2% menos que un año antes.

El consejo ha tomado la decisión de revisar el dividendo, lo que contribuye a reducir el endeudamiento. La deuda neta de Vodafone al cierre de su ejercicio fiscal ascendía a 27.033 millones de euros, lo que supone un recorte del 8,8% respecto al cierre del ejercicio precedente.

La compañía anunció también la venta de su filial en Nueva Zelanda por 2.100 millones de euros a un consorcio formado por los fondos de inversión Infratil Limited y Brookfield Asset Management.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >