Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN COLABORACIÓN CON IFEMA

Grandes joyas para pequeños coleccionistas

Ifema acoge una nueva edición de Almoneda con 130 expositores y más de 25.000 piezas genuinas

Además de mobiliario, la feria expone joyas, relojes, ropa, lencería del hogar y complementos de moda.
Además de mobiliario, la feria expone joyas, relojes, ropa, lencería del hogar y complementos de moda.

Llevan 29 ediciones recreando un mercado tradicional de arte, intentando emular los de las pulgas parisienses, bajo techo. Almoneda celebrará su próxima edición del 30 de marzo al 7 de abril (en horario de 12.00 a 21.00) en el pabellón 7 de Ifema. “Esta feria surgió de la necesidad de traer arte para todos los públicos en un momento en que solo vendían en Madrid un grupo de anticuarios privilegiados. Esta feria es un gran museo; más de 130 expositores, con hasta 40 piezas por stand; cualidades, tendencias…”, apunta José Ferrer, presidente del Comité Organizador de la feria, que esta edición viene como Almoneda Antik Passion, Feria de Antigüedades, Galerías de Arte y Coleccionismo.

Mobiliario, joyas, relojes, ropa, lencería del hogar, bolsos, complementos de moda, alfombras, libros, facsímiles… Y pintura y escultura, antigua y contemporánea y de artistas consagrados y actuales. Los objetos de decoración, que van de los años cuarenta a los setenta, son algunos de los objetos más apreciados por los visitantes, que el 2 de abril pueden acceder al recinto sin pagar entrada. Se espera que 20.000 visitantes acudan a Ifema a conocer más de 25.000 piezas genuinas con al menos 50 años de antigüedad. “La edad de las obras es uno de los requisitos para venir a Almoneda. Excepto en el caso de los muebles de diseño de firmas reconocidas, que permitimos que sean de los setenta. El mobiliario elegante, de pata fina, esas líneas rectas tan minimalistas han ayudado la entrada de piezas importantes en las casas, y han acercado a los jóvenes al arte y el coleccionismo. Queremos quitarnos la etiqueta de rancio y rejuvenecer la feria”, recalca Ferrer.

La directora de la cita, Ana Rodríguez, confirma que la audiencia se ha rejuvenecido. “Siempre hemos tenido un público fiel y entregado, pero ya hace varias ediciones que vemos compradores de menor edad que aprecian la cultura de las piezas antiguas y las mezclan de acuerdo con formatos de decoración más modernos. También el público más joven viene atraído por moda vintage y coleccionismo de carteles de cine, discos…”. Ferrer atribuye parte de la responsabilidad en este cambio de tendencia a las redes sociales, “Instagram o Pinterest han ayudado mucho a que el arte, la decoración y el coleccionismo se compartan”. Su colega Rodríguez reconoce que hay una estrategia específica para llegar a estos compradores más jóvenes “a través de la moda y la decoración que ven en redes sociales”.

De ahí que este año se monte un plató para reforzar la visibilidad en redes sociales de la feria. El llamado Plató Antik Passion acogerá entrevistas a los expositores y a visitantes destacados y se emitirán a través de Facebook Live. “Estamos trabajando en una Almoneda que aporte mayor número de experiencias al visitante, que atraiga por supuesto por el contenido, las piezas, pero que además inspire. Vamos a montar un plató de televisión para mostrar piezas singulares presentadas por el propio expositor; vamos a crear un showroom en vivo donde grandes influyentes de la decoración y moda también seleccionen piezas y conformen un espacio llamativo y atractivo que inspire. También contaremos con un beauty corner (rincón de belleza) para las visitantes de la feria. Incluso estamos trabajando en la realización de una subasta internacional en directo, in situ, de una pieza singular”, resume Rodríguez.

Aunque cada coleccionista es un mundo y la oferta amplia y distinta, cada año se perciben tendencias nuevas, explican estos expertos. Ana Rodríguez habla de una tendencia por traer más “mueble estilo nórdico, sofás chester, objetos decorativos como apliques y lámparas años setenta, moda y decoración vintage, artes de la mesa como vajillas y cristalerías del siglo pasado…”. Todas las piezas se pueden adquirir a través de venta directa, con certificado de garantía y con precios para todos los bolsillos. “Los aficionados a la decoración, la moda, el arte y el coleccionismo de objetos de diferentes estilos, épocas y procedencias, en el que los visitantes podrán comprobar cómo lo antiguo y exclusivo no es sinónimo de caro”, apunta la portavoz de la feria. “Junto a stands con objetos a partir de pocos euros, hay otros de galerías de arte donde te puedes comprar piezas de altísimo nivel como una pintura de Saura y una escultura de Mascaró”.

Apuesta por la belleza

Muchos de los expositores que acuden a Almoneda son fieles también a Feriarte, la feria de arte y restauración que se celebra a en noviembre. Por ejemplo, Agurcho & Co y Agurcho Iruretagoyena (en San Sebastián y Pamplona), dirigido por Agurcho, y sus hijas, Leire y Terese Oyarbide. “Para nosotras es importante acudir a Almoneda porque siempre podemos aportar algo. Somos eclécticas, nos gusta mezclar estilos. Este año apostamos por el pergamino, los años cincuenta en muebles, piezas del siglo XVIII, XIX”, resume Leire. Y esa belleza es la que aterriza en la feria. “Los amantes del arte valoran los pequeños momentos importantes y satisfactorios al mirar las piezas. A fin de cuentas, donde más vivimos es en la casa; si nos gusta el arte, lo vamos a apreciar”, relata el presidente.

A pesar de vender piezas pequeñas, el evento, que dura más de una semana, quiere ser una cita grande. “Los eventos del sector suelen ser minoritarios porque los galeristas, anticuarios, coleccionistas necesitan sacar estas piezas al mercado más periódicamente. Pero cada año reservan las mejores para presentarlas aquí. El público quiere una oferta más variada de marchantes y anticuarios de distintos puntos de España y vecinos de Europa. Almoneda es una feria ecléctica de antigüedades con una presentación muy cuidada. Los stands están diseñados por decoradores y esto marca la diferencia”, resume Rodríguez.

Un término histórico

Almoneda es una feria que nació en 1991 en Madrid. Su nombre responde, cuenta Ferrer, “a los restos de los botines que llegaban de las guerras después de que eligieran los reyes”. Estas sobras se llevaban y vendían en los puertos y recibían el nombre de “almoneda real”. Al presidente del comité le gusta contar la historia. “Mucha gente pensaba que vendíamos monedas. Pero no es así, la palabra viene de las personas que proveían a los anticuarios. Los almonedistas eran los primeros que entraban en las buhardillas a llevarse cosas, cuando las cosas se venden. El coleccionismo minoritario pasa por las manos de los almonedas”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >