Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica ganó 3.331 millones en 2018, un 6,4% más

La operadora sufre el impacto cambiario en sus ingresos pero reduce su deuda en 2.445 millones

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Telefónica registró un beneficio neto de 3.331 millones de euros en 2018, un 6,4% más que en el año anterior. No obstante, la operadora redujo un 6,4% su cifra de negocio, hasta los 48.693 millones de euros, debido al impacto cambiario en los países donde opera, en particular en Argentina por efectos de la hiperinflación. La filial española logró la mejor actividad comercial en, al menos, 10 años, gracias al tirón de su oferta completa de fútbol y televisión.

La compañía estima crecer un 2%, tanto en sus ingresos como en su beneficio bruto operativo (Oibda) y mantener el dividendo, con el pago de 0,4 euros por acción, pagadero en diciembre de 2019 (0,20 euros) y en junio de 2020 (0,20 euros).

El grupo que preside José María Álvarez-Pallete logró reducir su deuda en 2.445 millones en 2018, hasta los 41.785 millones de euros, siendo el séptimo trimestre consecutivo que consigue aminorar su endeudamiento, que cae un 5,5% respecto hace un año. Si se tiene en cuenta las operaciones de desinversión anunciadas en los dos primeros meses de 2019 (Telefónica Centroamérica y Antares), la deuda neta se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.400 millones de euros.

No obstante, el grupo estima que las modificaciones contables que obligan a computar como deuda los arrendamientos desde el el pasado 1 de enero, tendrán un impacto en este capítulo de entre 7.400 y 8.100 millones de euros. Se estima un incremento del ratio de endeudamiento como consecuencia de los cambios mencionados de aproximadamente 0,2 veces el Oibda.La directora financiera de Telefónica, Laura Abasolo, restó importancia al impacto en el apalancamiento de la nueva norma contable.

La depreciación frente al euro de las divisas a las que Telefónica tiene exposición, especialmente del real brasileño y del peso argentino, y (excluyendo el efecto de la inflación) reducen en 8,2 puntos porcentuales el crecimiento interanual de los ingresos y en 9,3 puntos el del Oibda  (-1.511 millones de euros) de 2018. El efecto es menor en términos de generación de caja (-508 millones), ya que la depreciación supone también menores pagos por CapEx, impuestos y dividendos a minoritarios. Asimismo, la evolución de los tipos de cambio supone una reducción de la deuda financiera neta de 213 millones en los últimos 12 meses.

En términos orgánicos, los ingresos continúan su tendencia de aceleración del crecimiento y aumentan un 2,4% en el año apoyados en la mejora de los ingresos de servicio (+1%), y en el fuerte avance de la venta de terminales (+18,8%).

La base de clientes en todo el mundo se sitúa en 356,2 millones a 31 de diciembre de 2018 (-0,5% interanual), aunque la intensa actividad comercial enfocada en clientes de alto valor permite que crezca un 3,2% el ingreso medio por cliente. La creciente demanda de datos, velocidad y contenidos se tradujo en la aceleración del crecimiento de los accesos de mayor valor. Los clientes de 4G totalizan 117,4 millones (+20% interanual); los de contrato móvil 123,8 millones (+7%); los smartphones alcanzan los 167,7 millones (+6%), los de fibra suman 13,2 millones (+20%) y 8,9 millones de televisión de pago (+5%).

Las nuevas normas contables sobre alquileres tendrán un impacto de hasta 8.100 millones en la deuda

El capex (inversión) totaliza 8.119 millones de euros (-6,6%) e incluye 868 millones de espectro y continúa enfocado en la transformación radical de las redes (despliegue de redes ultra rápidas, incremento de la capacidad y virtualización de la red) y en la mejora de la calidad y experiencia del cliente.

La británica O2 no se vende

Pallete, en la rueda de prensa de presentación de resultados, se mostró contundente a la hora de señalar que Telefónica ha quitado del catálogo de activo en venta para reducir deuda a su filial británica O2, para la que tampoco hay planes a corto plazo de salida a Bolsa debido al bloqueo del Brexit.

En este sentido, alabó la marcha de la filial, con un fuerte crecimiento de ingresos y generación de caja, y recordó que desde que las autoridades británicas de competencia vetaron la venta de O2 a Hutchison la operadora ha reducido deuda en 12.000 millones de euros, la misma cantidad que habría percibido por la operación.

Menos optimista se mostró sobre México, donde no descarta ninguna medida para mejorar sus resultados. “Es un activo con el que no estamos contentos y tenemos la obligación de mejorarlo desde el punto de vista orgánico o inorgánico con medidas como compartir redes con otros operadores”, dijo.

Ángel Vilá, consejero delegado de Telefónica, señaló que la compañía desarrolla actualmente distintos planes de contingencia para diferentes escenarios en el Reino Unido, incluyendo la diversificación de la deuda, aunque admitió que puede haber problemas con el roaming. "No está claro cual será el formato del Brexit, pero estamos viendo por parte de algunos operadores aspiraciones de querer cobrar tasas de 'roaming' elevadas a las compañías británicas de telefonía móvil en Europa", dijo.

"Si tuviera que definir este año 2018 lo definiría como el año del paso del ecuador en la transformación de Telefónica. Hoy puedo asegurarles que Telefónica está más cerca de la compañía que queremos ser que de la compañía que fuimos. En 2018, hemos ganado relevancia con nuestros clientes, consiguiendo el mejor dato de la historia en satisfacción de cliente. Seguimos aumentando el peso de los ingresos de mayor crecimiento (banda ancha y servicios más allá de la conectividad) y continuamos invirtiendo en redes a la vanguardia de la tecnología. Todo esto a la vez que seguimos mejorando la posición financiera, con un sólido flujo de caja libre, creciente sin incluir el espectro, que nos ha permitido reducir la deuda por tercer año consecutivo, dijo el presidente de Telefónica.

Telefónica de España

Telefónica España vio crecer sus ingresos (0,4%) hasta los12.706 millones, frente a la caídas de Telefónica Brasil (-15,8%), Telefónica Hispanoamérica Norte (-5,9%), Telefónica Hispanoamérica Sur, que incluye Argentina (-18,8%). La filial española registro un descenso del Oibda del 3,8% hasta los 4.763 millones, beneficio que también cayó en Hispanoamérica Norte (-37,2%) y Sur (-24,4%). Por contra, creció en Brasil (2,9%), Reino Unido (13,5%) y Alemania (0,7%).

La filial española confirmó la solidez y mejora del ritmo de crecimiento de Telefónica España, y aceleró el de los ingresos de servicio (+0,6%), que sigue afectado por la regulación y la pérdida del contrato mayorista de Yoigo/Pepephone (+2% interanual excluyendo estos impactos). La generación de caja operativa también aumenta (+0,6%) gracias a la buena evolución de los ingresos y a la menor inversión (-5,1%) derivada de la amplia cobertura de 4G y fibra.

Destaca el aumento de la ganancia neta en los servicios de mayor valor: fibra minorista (+22%), contrato móvil (+33%) y televisión de pago (+28%). Los clientes de paquetes convergentes como Movistar Fusión alcanzan los 4,6 millones, y aumentan un 4% interanual y registran una ganancia neta de 188.000 en 2018, el doble que el año anterior tras haberse lanzado oficialmente la marca O2 de bajo coste en el trimestre. La base convergente representa ya el 91% de los clientes de televisión, el 88% de los clientes de banda ancha y el 84% de los clientes de contrato móvil en el mercado residencial.

Pallete renuncia a parte de su sueldo

José María Álvarez-Pallete (centro), en la presentación de rresultados
José María Álvarez-Pallete (centro), en la presentación de rresultados

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, percibió una remuneración total de 5,407 millones de euros en 2018, apenas un 0,91% superior a los 5,358 millones que ganó el ejercicio precedente. De este importe total, 1,923 millones corresponden a su sueldo jo -que no ha variado desde el año 2016 y tampoco lo hará en 2019- y 3,478 millones a retribución variable a corto plazo, bonus que cobrará en 2019.

En concepto de retribuciones en especie (seguro médico general y vehículo), Álvarez-Pallete percibió 5.794 euros en 2018. El presidente de Telefónica ha renunciado al cobro de 240.000 euros como presidente del consejo de administración y a 80.000 euros como presidente de la comisión delegada. Además, la compañía realizó durante el pasado ejercicio una aportación al sistema de ahorro del directivo de 673.085 euros, con lo que acumula un monto de 8,957 millones de euros

De su lado, el importe percibido por el consejero delegado, Ángel Vilá Boix, ascendió a 4,028 millones de euros, frente a los 1,698 millones con que fue retribuido en 2017, si bien ambas magnitudes no son comparables dado que accedió al cargo el 26 de julio de 2017. De los más de 4 millones ganados por Vilá, 1,6 millones son en concepto de sueldo, 2,412 millones en concepto de bonus -que también cobrará en 2019- y 16.980 euros como retribuciones en especie. Vilá acumula en su plan de pensiones y sistema de ahorro 6,605 millones de euros, después de recibir el año pasado 560.000 euros.

En cuanto a la retribución variable a largo plazo, ni el presidente de la operadora ni el consejero delegado recibieron bonus en acciones al no cumplir los objetivos marcados por la comisión de retribuciones de retorno total al accionista. En conjunto, la retribución percibida por el consejo de administración de Telefónica en 2018 ascendió a más de 12,21 millones de euros, frente a los 10,82 millones del ejercicio pasado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >