Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Barcelona absuelve a la cúpula de Catalunya Caixa por los sobresueldos

El tribunal considera que "no existe comportamiento delictivo ni en los aumentos de sueldo ni en el proceso que llevó a su aprobación"

El exdirector de CatalunyaCaixa, Adolf Todó, el abogado Pau Molins y el expresidente Narcís Serra.

La Audiencia de Barcelona ha absuelto al expresidente de CatalunyaCaixa Narcís Serra y al exdirector general de la entidad Adolf Todó en el caso de los sobresueldos abonados en 2010 a la antigua cúpula de esa entidad bancaria. Tanto el exvicepresidente del Gobierno como el que fuera primer ejecutivo de la entidad afrontaban una petición de tres años de prisión de la Fiscalía. La sentencia falla: "Los hechos declarados probados no son constitutivos del delito de administración desleal ni del de apropiación indebida", tal y como defendían las acusaciones.La absolución también afecta al resto de los 39 miembros que formaban el consejo de administración cuando se tomaron las decisiones, en 2010 y 2011.

El juicio se centraba en los aumentos salariales de los que se beneficiaron Todó y su mano derecha, Jaume Massana, que coincidieron con la mala situación de la entidad, que tuvo que recibir entre 2010 y 2012 un total de 12.052 millones de euros. Durante el juicio, serra defendió que la mejora salarial respondía a un pacto con Todó cuando se incorporó al banco, que se ejecutó ante el temor que pudiera marcharse del banco y agravar la situación financiera de éste.

Todó se incorporó a Catalunya Caixa en 2008 con un salario de 600.000 euros, mientras que su número dos cobraba 371.000 euros más variables. En 2010 se aprobó una mejora salarial del 50% para los dos primeros ejecutivos. El aumento salarial de Todó tenía un coste para la entidad de 415.000 euros, mientras que la mejora para el director adjunto suponía un apunte de 331.000 euros. Posteriormente se volvió a mejorar una pequeña alza, en este caso con un impacto de 37.000 euros.

"No existe comportamiento delictivo ni en los aumentos de sueldo ni en el proceso que llevó a su aprobación", dice la sentencia, si bien la sección octava de la Audiencia de Barcelona admite que la decisión se tomó en una situación muy delicada, pero subraya la “inexistencia de elementos que permitan tipificar los acuerdos perseguidos como delito”.

El texto hecho público hoy desestima las acusaciones por los acuerdos tomados en el consejo de administración de la caja en los que, en plena crisis económica, "con notable reducción de los beneficios, se incrementa el salario de varios de los principales responsables”.

Durante el juicio el expresidente de CatalunyaCaixa, Narcís Serra, defendió que el Banco de España conocía los aumentos de sueldo del consejo de administración de la entidad que se aprobaron en 2010. “Estoy convencido”, dijo en su declaración ante el juez, asegurando así que tanto el banco central como la Generalitat, que tenía capacidad inspectora sobre las cajas de ahorro, conocían la decisión. Serra indicó, no obstante, que para este tipo de comunicaciones “el sistema era muchas veces solo telefónico”.

El fiscal de la causa rebajó de cuatro hasta los tres años la petición de penas de prisión para los máximos responsables de la entidad por sendos delitos de administración desleal por la subida de sueldos, además de una multa. El representante del ministerio público cifró el perjuicio económico de subir el sueldo a Todó en más de 415.000 euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información