Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telepizza: el secreto está en la pasta

Un grupo de accionistas cree que el precio de la opa de KKR por la empresa de comida rápida es demasiado bajo

La compañía es también el mayor gestor de franquicias de Pizza Hut del mundo.
La compañía es también el mayor gestor de franquicias de Pizza Hut del mundo.

"El secreto está en la masa”. En los años noventa, Telepizza coló este eslogan en todos los hogares españoles. Ahora se podría decir que el secreto de la empresa de comida rápida está en la pasta. Dicho de otro modo, su futuro es una cuestión de dinero. El pasado mes de diciembre, el fondo internacional KKR, máximo accionista con el 26% de Telepizza, acompañado de Juan Abelló y la familia March, lanzaba una opa sobre la compañía de comida rápida a seis euros por acción, lo que supone valorarla en 604 millones de euros. Es cierto que esta tasación es bastante superior al precio al que cotizaban en ese momento los títulos (4,50 euros), pero también lo es que la propuesta está muy por debajo de los 7,75 euros a los que el propio KKR valoró la compañía en su vuelta a Bolsa en abril de 2016. Además, la empresa acaba de cerrar una importante alianza con Pizza Hut que, en teoría, la fortalece. Se avecina un pulso por el precio que podría condicionar el resultado de una operación que está avalada por Citibank y Banco Santander.

Tres gestoras de fondos, Bestinver, Perpetual y Highclere International Investors, que reúnen en torno al 10% del capital de Telepizza, ya han mostrado su descontento a través de una carta al consejo de administración de la compañía al considerar que la oferta es demasiado baja. Como indica el analista de Intermoney Rafael Bonardell, la operación va a ser disputada: “La opa está condicionada a la aceptación de al menos el 90% de los accionistas. Considerando que las tres gestoras disconformes con el precio ofrecido controlan el 10% del capital y que otros accionistas podrían sumarse a su postura, no hay que descartar que KKR tenga que mejorar el precio de la oferta si quiere que esta salga adelante”.

Aunque Bonardell augura batalla, para él la compañía está bien valorada en seis euros por acción. “Si tenemos en cuenta la deuda neta del primer semestre de 2018 y su beneficio de explotación [ebitda], sería un precio suficiente para un negocio con una alta rivalidad en el sector de las pizzas (Domino’s, Papa John’s), a la que hay que añadir la competencia de los productos sustitutivos (McDonald’s, Burger King) y de los agregadores online (Just East, Deliveroo, Uber Eats, Glovo…)”. A estos obstáculos, el experto de Intermoney añade que el futuro para la comida rápida es “incierto dados los cambios de hábitos alimenticios de los consumidores, además de tener un peso importante de las operaciones en Latinoamérica”. César Sánchez-Grande, director de análisis de Ahorro Corporación, también tenía valorada Telepizza en seis euros por acción, por lo que la oferta no le chirría, aunque ese precio no incluye la asociación con Pizza Hut. “Con este acuerdo, que es positivo para ambas partes, nuestro precio de seis euros por acción se eleva hasta los siete euros”, indica.

Críticas de oportunismo

Bestinver, que cuenta con algo más del 3% de Telepizza (la empresa no ha querido hacer declaraciones para este reportaje), considera que los siete euros son el punto de partida para empezar a hablar. Su analista del sector de consumo, Jaime Vázquez, lo argumenta así: “Después del buen acuerdo firmado entre Tele­pizza y Pizza Hut que supone una transformación de la compañía, que pasaría a tener un ebitda de 100 millones de euros en 2021, nos choca que hagan ahora una opa a seis euros cuando la propia KKR la sacó en 2016 a 7,75 euros con un beneficio operativo mucho menor al actual (65 millones) y al esperado para dentro de dos años”. Y añade: “En nuestros cálculos, la valoración de Telepizza se mueve entre los 6,50 y los 10 euros. Deberíamos situarnos en torno a los 8 o 9 euros por acción y cualquier oferta debe empezar por 7 euros. Creo que ha habido mucho oportunismo en lanzar la oferta en diciembre, cuando la Bolsa estaba deprimida”, concluye Vázquez.

En abril de 2018 Telepizza y Pizza Hut anunciaron su alianza, aunque no se oficializó hasta diciembre, días antes de la opa de KKR. Además del objetivo de 100 millones de ebitda a tres años vista, el pacto incluye más cosas. En virtud del acuerdo, Tele­pizza se convierte en el mayor máster franquiciado (que gestiona las franquicias) de Pizza Hut del mundo por número de establecimientos. El acuerdo prácticamente duplica las tiendas de Tele­pizza a más de 2.500, con presencia en 37 países, y sus ventas hasta los 1.100 millones de euros anuales. La alianza también contempla la apertura de 1.300 establecimientos nuevos en los próximos 10 años por parte de Telepizza en las regiones que cubre el acuerdo: España, Portugal, América Latina (salvo Brasil), el Caribe y Suiza.

Pero no todos están de acuerdo en las bondades inmediatas de la asociación. Bonardell subraya que a corto y medio plazo la operación no es buena para Telepizza ni en términos cuantitativos ni cualitativos. “Sin embargo, para el largo plazo, ante las incertidumbres que presenta este sector, convertirse en el mayor franquiciado de Pizza Hut e ir de la mano de la mayor cadena de pizza a domicilio permitirá a la compañía situarse de mejor manera para capear el temporal”, explica. Más positiva ve la operación César Sánchez-Grande, que la considera buena para ambas partes. “Telepizza adolecía de falta de crecimiento en España y Europa. Ahora se convierte en el máster franquiciado de Pizza Hut para toda Latinoamérica y en su suministrador oficial, y aporta la venta a domicilio. Si KKR pensara que el acuerdo fuera malo, no lanzaría la oferta”, explica.

La alianza provocó la salida del consejo de Marcos de Quinto, circunstancia que ha llevado a la ­CNMV a abrir un expediente sancionador. El motivo fue que Telepizza dijo que la salida del exdirectivo de Coca-Cola obedecía a razones personales cuando en realidad respondía a discrepancias sobre el acuerdo con el gigante estadounidense. De Quinto se mostraba partidario de una opa de Pizza Hut sobre Telepizza que, en su opinión, beneficiaría al accionista y haría más sencillo todo.

Una salida a Bolsa tortuosa

Leopoldo Fernández-Pujals, Pedro Ballvé, José Carlos Olcese, el fondo Permira, KKR y un largo etcétera han conformado el accionariado de Telepizza que ha vivido una historia de idas y venidas en Bolsa. Si finalmente triunfa la OPA actual de KKR supondrá su segunda exclusión del mercado español.

Telepizza salió a Bolsa por vez primera en noviembre de 1996 a un precio de 2.300 pesetas (13,8 euros) de la mano de su fundador Leopoldo Fernandez-Pujals que vendió su participación de casi el 40% en 1999 por unos 50.000 millones de pesetas (300 millones de euros). Entraron Pedro Ballvé (Campofrío) y José Carlos Olcese y más adelante el fondo Permira. En 2006 hicieron una OPA de exclusión a 3,21 euros por acción. El fondo KKR entró en 2014 y en abril de 2016 sacó Telepizza a Bolsa a 7,75 euros por acción. Ahora, solo tres años después, Telepizza puede abandonar la cotización bursátil a seis euros por título.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >