Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruasanes, vino y videojuegos: así invierten los futbolistas sus fortunas

Los jugadores saltan al mundo de los negocios antes de retirarse, pero muchos pierden dinero por malas decisiones

Los futbolistas y otros deportistas de élite consiguen acumular un patrimonio importante en un periodo corto de tiempo, en carreras deportivas que oscilan entre los 10 y los 15 años. Pero esta fuente de dinero se seca de forma abrupta con la retirada. Por ello, la mayoría se lanza al ruedo de las inversiones para intentar sacar una rentabilidad a sus ahorros, aunque en muchas ocasiones el rédito del éxito deportivo acaba en un fracaso inversor. Según una guía realizada por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la firma PKF Attest, los futbolistas llegan a perder un tercio de la fortuna ganada durante su vida deportiva por errores evitables.

Andrés Iniesta y su socio, el jugador de la NBA Serge Ibaka.
Andrés Iniesta y su socio, el jugador de la NBA Serge Ibaka.

“Muchos comienzan a invertir mediante banca privada o empresas de asesoramiento, recomendados por abogados, representantes e incluso compañeros de vestuario. Y también les llegan muchas propuestas a través de familia y amigos”, explica Carmelo Lázaro, director de grandes patrimonios de Tressis. Hasta el estallido de la crisis, la forma de inversión tradicional para los deportistas era el ladrillo, lo que dejó a algunos de ellos con grandes pérdidas cuando estalló la burbuja. “Era lo seguro, lo tangible y lo que les iba rentando. Ahora, las nuevas generaciones intentan invertir en su propio sector, en deporte”, añade Marc Menchén, director de la publicación deportiva Palco23.

Pese a este cambio generacional y las lecciones aprendidas, el sector inmobiliario mantiene un lugar importante en las carteras de los grandes deportistas. Eso sí, no con el mismo peso y ya lejos de las inversiones especulativas de antaño, como argumenta Alberto Rodríguez, socio del área legal y fiscal de PKF Attest. “Tienen una cartera más diversificada. Mantienen inversiones en el ladrillo, pero solo las más seguras. Sobre todo en inmuebles con un inquilino dentro, por norma general una gran empresa. Hablamos de grandes del retail como Mercadona, Eroski… Estos alquileres les dan una rentabilidad que no conseguirían en ninguna entidad financiera, en torno al 6%, y además se lo alquilan a clientes solventes y con contratos a largo plazo”.

Cruasanes de la firma donde ha invertido Álvaro Morata.
Cruasanes de la firma donde ha invertido Álvaro Morata.

Este escenario de inversiones financieras y en empresas no es coto reservado para los deportistas de más éxito. “Siempre se piensa en los top, pero todos buscan invertir sus ahorros, aunque a una escala diferente porque el nivel de ingresos es mayor o menor”, sostiene Lázaro. Pese a ello, los más conocidos siempre son los más mediáticos: por ejemplo, Gerard Piqué y sus continuas inversiones en videojuegos, la nueva Copa Davis y la reciente compra del FC Andorra, u otros ya retirados como el brasileño Ronaldo Nazario, presidente desde el pasado verano del Real Valladolid. Pero si hay algo que los une a todos, tanto a galácticos como a terrenales, son los errores cometidos en algún momento a la hora de seleccionar dónde invertir su dinero. “La mala elección deja grandes fracasos. Por eso cada vez son más prudentes y se dejan asesorar más por profesionales”, añade Lázaro.

El riesgo de precipitarse

La recomendación repetida por los expertos consultados es no tener prisa por formar una buena cartera de inversión. “Algunos no se preocupan hasta que no terminan su carrera deportiva. Y otros quieren empezar demasiado pronto. Nosotros creemos que lo mejor es crear su estrategia de salida del mundo deportivo unos años antes de la retirada, en torno a los 30 años”, insiste Alberto Rodríguez, de PKF Attest. Así, en los primeros años de su vida profesional recomiendan ahorrar el máximo posible y luego invertirlo de forma ordenada con el objetivo de lograr una rentabilidad suficiente como para mantener su nivel de vida.

Además, las empresas especializadas en este tipo de clientes hacen hincapié en la importancia de que se realice una asesoría fiscal adecuada para evitar problemas con Hacienda, como ha ocurrido en numerosos casos de deportistas de élite en los últimos años. “A veces les ofrecen estructuras fiscales que no tienen fundamento. Es muy importante que ellos comprendan lo que le explican sus asesores. En caso contrario, suele ser una señal de que algo no se va a hacer conforme a la ley”, añaden expertos de PKF Attest.

El catálogo de errores típicos cometidos por los astros del balón es amplio. Uno de ellos es elegir proyectos sin una estrategia ni estudio previo del modelo de negocio. Estos fallos de planificación llevan a la ruina al menos a dos jugadores de cada vestuario (equivalente a un 10% de la plantilla de un club de LaLiga) en cinco años, según la Asociación Española de Futbolistas Internacionales. Una cifra que es incluso superior en Reino Unido, donde hasta tres de cada cinco exfutbolistas tienen problemas económicos un lustro después de colgar las botas, según un informe elaborado por la Premier League.

“La recomendación es que inviertan solo tras realizar un estudio profesional y en negocios que entiendan”, sostiene Rodríguez. Estos pasos ya los siguen grandes deportistas, que se han acercado más a las inversiones en el deporte, donde se ven capaces de aportar un valor añadido con su experiencia. De esta forma, muchos se han convertido en business angels (inversores en compañías que están generalmente en sus fases iniciales) aportando capital o su propia imagen por un porcentaje de la firma. Esa forma de inversión conlleva una elevada probabilidad de que la empresa no salga adelante, aunque no suele implicar una gran inyección de capital. Por lo tanto, las pérdidas son reducidas y, si hay ganancias, puede reportar una rentabilidad muy elevada. Entre los casos conocidos de éxito en este tipo de inversiones destaca el del ciclista Lance Armstrong, que invirtió 100.000 euros en Uber en 2009, cuando estaba valorada en 3,7 millones. Ahora, una década después, se estima que la empresa vale 27.000 veces más.

Además, esta vía gana adeptos tras el fracaso cosechado en empresas con un modelo de negocio difuso. “A veces se han embarcado en proyectos difíciles de seguir donde solo ellos arriesgaban dinero, y en muchos casos han llegado a tener pérdidas desagradables”, recuerda el director de grandes patrimonios de Tressis.

Gerard Piqué, un financiero insaciable

En el terreno de juego, Gerard Piqué se encarga de parar los ataques rivales. Pero en el mundo de los negocios es él quien lleva la iniciativa. Desde 2011, cuando nació Kerad Games (empresa cerrada el pasado año), no ha parado de lanzar nuevos proyectos. “Tiene una visión para los negocios muy interesante y se ha creado una red de contactos impresionante”, explica Javier Alonso, director general de Kosmos Tennis, la empresa a través de la que se gestionará la nueva Copa Davis. Alonso ha estado vinculado desde el inicio a los negocios del jugador. “Tiene mucha facilidad para convencer a la gente sobre sus proyectos”, asegura.

El primer gran paso como empresario de Piqué fue con Kerad Games, aunque hubo inversiones anteriores. “La compañía se dedicaba a desarrollar videojuegos y comercializarlos. Funcionó muy bien y hubo algunas creaciones de éxito”, recuerda el director general de Kosmos Tennis. Tras esto, el central culé continuó buscando nuevos negocios: entre otros, participa en una firma de gafas de sol, otra de bebidas isotónicas y tiene una sicav (Kerad 3 Invest) con un patrimonio de casi 11,8 millones de euros, según los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Su última gran inversión conocida es la compra del FC Andorra.

Con una cartera de inversión amplia, el jugador ha creado Kosmos Holding, donde reú­ne sus negocios. “Ahí nos llegan propuestas y desarrollamos ideas propias”, explica Alonso. Por ejemplo, el nuevo formato de la Copa Davis, el proyecto más importante del grupo, surgió en una charla entre Piqué y un amigo. “Querían hacer el torneo más atractivo. La idea se presentó en 2016 y gustó mucho. Con la aprobación de la Federación Internacional de Tenis (ITF), hemos conseguido un acuerdo para organizar y comercializar la Copa Davis durante los próximos 25 años”, afirma Alonso.

Dentro de Kosmos Holding también está Kosmos Studios, dedicada a la producción de contenido relacionado con el deporte. Producen desde entrevistas a estrellas del fútbol hasta el documental sobre la decisión del futbolista francés Antoine Griezmann sobre si renovar o no con el Atlético de Madrid el pasado verano. “Tenemos otros proyectos en estudio, todos en una línea parecida y relacionados con el deporte”, sostiene la mano derecha en los negocios del jugador, que añade: “Está involucrado al 100%. Tenemos reuniones semanales y está encima de todo”, asegura Alonso.

Andrés Iniesta, la visión del juego

La visión de juego de Andrés Iniesta ha sido una de las grandes virtudes del campeón del mundo durante toda su carrera. Ahora, cerca de acabar su vida como futbolista (el verano pasado firmó por tres temporadas con el Vissel Kobe japonés), quiere trasladar lo que ven los jugadores a la televisión. Y lo está consiguiendo a través de First Vision, empresa que desarrolla la implantación de cámaras en camisetas deportivas para retransmitir en tiempo real la perspectiva de los jugadores.

La compañía nació en 2014, creada por José Ildefonso y Roger Antunes, y la entrada de Iniesta se dio un año después. “Las reuniones para explicarle a él y a su padre el producto fueron muy bien. Tenían ganas de invertir en cosas diferentes [posee otros negocios, como las bodegas Iniesta] y hubo mucha química”, recuerda Ildefonso, consejero delegado de First Vision. Ese mismo año, también invirtió el jugador de la NBA Serge Ibaka, que al conocer el proyecto se puso en contacto con ellos. La empresa no detalla el porcentaje que tienen ambos jugadores.

Un lustro después, First Vision quiere dar el salto para empezar a ganar dinero. “Estamos intentando salir de la travesía del desierto y firmar contratos con federaciones y las empresas encargadas de las retransmisiones”, sostiene Ildefonso.

Hasta ahora se han dedicado al desarrollo y a las pruebas en competiciones oficiales para promover el producto. “Todavía hay que mejorar para que la cámara sea casi invisible, aunque lo que tenemos no interfiere en el rendimiento deportivo”, explica el consejero delegado de la firma. Entre las pruebas realizadas, destacan partidos de competiciones de primer nivel como la Euroliga de baloncesto.

El modelo de negocio se basa en el alquiler del material (el pack de retransmisión cuesta unos 500 euros por unidad y partido), aunque la facturación todavía no es significativa: “Solo nos sirve para cubrir costes estructurales sin tener en cuenta la parte de innovación”, añade. Para esa otra partida tiene abierta una ronda de financiación de 350.000 euros y prevé lanzar otra mayor este mismo año.

Entre los mercados por los que apuesta la compañía destacan grandes Ligas de EE UU, un mercado enorme. “Están muy interesados. El problema es que los estadios son muy grandes y siempre están llenos, lo que complica la transmisión por radiofrecuencia. Es en eso donde estamos probando las mejoras”, asegura el granadino Ildefonso.

Álvaro Morata, el rey de los ‘Manolitos’

La fiebre por los Manolitos (minicruasán de mantequilla con chocolate negro, blanco o ambos) se expande con rapidez. Tanto en la Comunidad de Madrid como fuera, donde estos dulces darán el salto en parte de las 14 aperturas previstas este año. Y ya negocia incluso en ciudades extranjeras. Una expansión que se escribe con M de Morata. El jugador, que posee el 50% de la empresa junto a su padre y Pablo Nuño, apostó por el negocio en 2017 y la empresa, Manolo Bakes, ya cuenta con tres tiendas propias y una facturación de 3,3 millones de euros anuales.

“Le planteé a Álvaro y a su padre la posibilidad de entrar en el sector y fusionarnos con Pastelerías Manolo para relanzar el producto en Madrid y fuera”, explica Pablo Nuño, socio fundador y director general de Manolo Bakes, cargo que comparte con Ángel Terrés. Pero antes de concretar la fusión, la familia Morata lanzó Crosantino, otra marca con productos similares, para ver el verdadero potencial del sector. “A los tres meses, ya empezamos a hablar con la familia Manzano [propietarios de Pastelerías Manolo] y Ángel Terrés para concretar la fusión”, añade Nuño.

De la unión emergió a final de 2017 Manolo Bakes, la marca conjunta. Según sus fundadores, con la idea de revolucionar la pastelería tradicional. “Apostamos por productos de primera calidad en un sector donde abunda el low cost. Eso es lo que atrae a los inversores”, aprecia el directivo.

Entre ellos, otros futbolistas de élite que también le quieren dar un bocado a los manolitos: “La familia Fernández [entre ellos, Nacho, defensa del Real Madrid, y Álex, medio del Cádiz] abrirá un local en Alcalá de Henares y Sergio Busquets [jugador del Barcelona] junto a Thiago Alcántara [jugador del Bayern de Múnich] harán lo propio en Barcelona”.

El coste de ser socio y abrir un establecimiento de Manolo Bakes ronda los 400.000 euros, según la compañía. “Tenemos un asociado con una tienda en Madrid que en el primer mes ya cumplía con su plan financiero. El plazo de amortización de la inversión está en torno a los tres años, menos de lo habitual”, sostiene Pablo Nuño. Algo que se asienta en los números de venta en la capital: 800 kilos de manolitos diarios, superando los 1.200 kilos en los días de fin de semana. El gol más dulce de Morata. Y puede que dentro de poco de sus compañeros de juego.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >