Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato, en el juicio de Bankia: “A mí me echó el presidente del Gobierno”

El expresidente de la entidad justifica ante la fiscal la salida a Bolsa con un descuento en el precio de las acciones y vuelve a apuntar al Banco de España

Rodrigo Rato (derecha) junto al exconsejero de Caja Madrid José Antonio Moral Santín. En vídeo, la declaración del expresidente de Bankia.

La intervención de Bankia fue "una decisión absolutamente política", ha señalado este miércoles por la mañana Rodrigo Rato, expresidente de la entidad, durante la segunda jornada de su interrogatorio en el juicio sobre la salida a Bolsa del banco. "A mí me echó el presidente del Gobierno. A mí personalmente me echó el presidente del Gobierno", ha insistido en referencia a Mariano Rajoy, el inquilino de la Moncloa el 7 de mayo de 2012, cuando Rato abandonó la entidad.

Rodrigo Rato se ha seguido mostrando muy contundente ante las preguntas de la fiscal Carmen Launa, que en la jornada de este miércoles está preguntando sobre la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 con un importante descuento. El expolítico del PP ha justificado ese precio de las acciones en el hecho de que el objetivo prioritario era debutar en el parqué antes del mes de septiembre porque de no hacerlo la única salida era la nacionalización de la entidad.

En la línea con lo que declaró el día anterior, Rato ha insistido en que el Banco de España no parecía preocupado por el precio sino por la salida a Bolsa antes de una determinada fecha. "El mensaje del Banco de España y de la vicepresidenta, que era la que mandaba en el Gobierno y la que tenía influencia sobre nosotros era: 'tenéis que salir antes de septiembre", ha asegurado. La vicepresidenta y ministra de Economía del Gobierno de Rodríguez Zapatero era Elena Salgado. 

Con respecto a la salida a Bolsa al precio al que lo hizo Bankia, Rato ha señalado que el FROB también estuvo de acuerdo en que era mejor salir con descuento que no hacerlo. "Cuando supimos el precio podíamos haber desistido, pero los costes reputacionales eran peores que aceptar. Eso lo dice el FROB en su escrito de acusación y también la fiscalía", ha dicho el expresidente de Bankia.

La fiscal le estaba preguntando si no se había fijado un precio mínimo por debajo del cual la entidad no saldría a Bolsa, ya que en el folleto se planteaba la posibilidad del desistimiento. Bankia fijó el precio en una horquilla entre los 4,41 y 5,05 euros por acción, pero finalmente salió a 3,75.

"Quién es el guapo"

La fiscal ha preguntado esta mañana por el deterioro de la participación de BFA (la matriz) en Bankia por el precio de salida de las acciones a Bolsa. Ha leído un correo de un inspector del Banco de España, José Antonio Casaus Lara (exjefe de la Inspección de la entidad), en el que este, tras reunirse con el interventor de Bankia, Sergio Durá, afirma: "A ver quién es el guapo que le manda una carta al FROB diciendo que hay un agujero de 5.000 millones". La fiscal ha insistido: "Parece que el problema sí existía. Que sí había incidencia", algo a lo que Rato ha restado importancia. 

"Para no hablar de correos y de frases coloquiales, vamos a ver el informe del Banco de España. ¿Fue un problema? Sí, uno de los muchos. ¿Tenía solución? Sí, y la buscamos", ha añadido Rato. Como consecuencia del descuento en el precio, el valor contable de BFA se redujo de 13.000 a 8.000 millones de euros. Tanto el FROB como la fiscalía aseguran en sus escritos de acusación que la situación de la matriz afectaba a Bankia.

Falta de información

El interrogatorio de la fiscal también se ha referido a Aviva, una de las dos aseguradoras con las que se encontró Bankia tras la fusión de las siete cajas que la formaron. Según un informe de un inspector del Banco de España, Bankia ofreció en el folleto de emisión de la OPS (oferta pública de suscripción de aciones) "información incompleta" porque no mencionó que Aviva mantenía un litigio con la entidad por quebranto de exclusividad y le reclamaba 904 millones de euros.

Según el informe, que las defensas intentaron que no se aceptara en el juicio, el banco ocultó datos "al no revelar el importe de la reclamación, 904 millones de euros, e incorrecta, al indicar que no tendría un impacto material adverso en la situación financiera del Grupo Bankia". La fiscal ha preguntado: "¿No consideraron conveniente provisionar esos 900 millones de euros?" Rato ha restado importancia a esa cuestión y ha asegurado que el interventor dio por buenas las cuentas sin esa provisión.

El tribunal decidió el martes mantener a todas las acusaciones, populares y particulares, en el caso y a los acusados, que son 34 (31 gestores y tres personas jurídicas: Bankia, su matriz BFA y la auditora Deloitte). De momento, formalmente la fiscalía solo acusa del delito de estafa a inversores al que fuera presidente de Bankia, Rodrigo Rato, al ex consejero delegado de Bankia Francisco Verdú y a los consejeros José Manuel Fernández Norniella y José Luis Olivas. Pero el primer día de juicio anunció que estudiaba acusarles (a ellos y al resto de los 34 procesados) de otro delito, la falsedad contable.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >