Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última oferta de inversión de los bancos también pincha

Los fondos perfilados cosechan malos resultados de 2018, pero el sector financiero insiste en su apuesta por estos productos

Un inversor examina la oferta de fondos perfilados de una entidad bancaria.
Un inversor examina la oferta de fondos perfilados de una entidad bancaria.

En el mercado también hay modas y ahora le ha llegado el turno a los llamados fondos perfilados. Estos productos son básicamente fondos de fondos de inversión, aunque puedan también colocar su patrimonio en otros activos financieros. Tienen la ventaja de que no están encorsetados en una categoría concreta: pueden tomar posiciones en renta fija o renta variable, en zonas geográficas distintas y en productos alternativos; además, teóricamente son multiactivos o de gestión globalizada, lo que significa que se adaptan a las circunstancias del mercado en cada momento.

Sin embargo, su característica principal es que están diseñados para perfiles de inversión y riesgo concretos. En busca de un diagnóstico claro del inversor le formulan dos preguntas básicas: “¿Qué rentabilidad espera?”; ¿qué pérdidas, qué riesgo está dispuesto a asumir?”. Ésta última es, según Marta Campello, socia de Abante Asesores, la cuestión fundamental: “un 5%, un 10%, un 15%, un 20%… de pérdidas ¿son “aceptables” antes de ponerse nervioso o incluso entrar en pánico vendedor?”. En función de la respuesta, y aunque gestoras y entidades financieras hablen de fondos perfilados a la medida, prácticamente individualizados, en general se venden “en bloque” bajo diferentes etiquetas en una nomenclaura donde a veces es difícil distinguir los matices: fondos perfilados defensivos, cautos, prudentes, conservadores, moderados, equilibrados, agresivos, dinámicos, avanzados…

Santander, BBVA, Caixabank, Bankinter, Liberbank, Bankia, Ibercaja, BNP, Abante, Orienta Capital, Intermoney, Mapfre, Mutuactivos y un largo etcétera han apostado por este producto. Según un estudio del Observatorio Inverco, aproximadamente un 6% del patrimonio invertido en fondos de inversión nacionales, algo más de 16.000 millones de euros, se canaliza de hecho a través de carteras de fondos perfilados. Su número de partícipes, que ya representa el 5% del total, es básicamente conservador (61% de patrimonio total de este tipo de productos) mientras que el 30% es de perfil moderado y el 9% restante corresponde a los inversores con perfil dinámico. En los fondos con perfil conservador, la media de inversión por partícipe es de 27.481 euros, muy similar a la de los inversores moderados: 26.855 euros. Ambos por encima de la inversión media de perfil dinámico: 13.770 euros.

Previsiblemente 2019 no será diferente en lo que a venta generalizada de fondos perfilados se refiere. Pese a los discretos resultados cosechados por éstos en este 2018, las entidades seguirán ofreciéndolos. Así lo reconocen en Bankia AM: “continuaremos impulsando nuestro servicio de gestión de carteras perfilado denominado Bankia Gestión Experta, que este año ha superado nuestras expectativas en volumen de captación, con más de 2.000 millones de euros desde su lanzamiento en abril pasado. Para importes menores a 10.000 euros seguiremos recomendando nuestros fondos perfilados, con las gamas Soy Así y Evolución, que, a través de la diversificación permiten gestionar turbulencias como las que estamos viviendo”.

Invertir en muchos activos

En BBVA (gama Quality Inversión) sostienen que, su mejor recomendación para 2019 pasa, como en años anteriores, por soluciones de inversión de diferentes activos, que aúnen una verdadera diversificación y la cualidad de modular tácticamente la exposición a los distintos riesgos. “Si cabe 2019 es aún más proclive a este tipo de planteamiento, por ser un año que comienza en fase avanzada de un ciclo que, sin embargo, no parece que vaya a agotarse. Pero sí una fase en la que aumenta la volatilidad de los activos y en un contexto de rentabilidades esperadas modestas tanto en renta fija como renta variable”, indican en BBVA.

En 2018, los rendimientos de los perfilados no han sido siquiera modestos. Las pérdidas —en honor a la verdad extendidas para una gran mayoría de activos financieros— son generalizadas. La línea de fondos ahora llamada Mi fondo Santander acumula, en sus perfiles moderado y decidido, minusvalías de entre el -4% y hasta el -7%. Los números rojos para la gama Quality de BBVA oscilan en su versión emergente desde el -1,72% hasta el -6,85% de la alternativa commodities, pasando por el -4% del perfil moderado o del -5,8% del decidido, según datos de Morningstar. Por su parte, Bankia Soy Así Cauto Universal pierde más de un 4,3%; Bankia Soy Así Flexible Universal llega al -8%. CaixaBank Diversificado Conservador Cartera cae algo más de un 3,6%; Caixabank Estrategia Flexible Cartera supera el -5% y el perfilado dinámico está más cerca del -6%. En el caso de Bankinter Premium Defensivo suma un -2,3% de caída; la versión moderada se acerca al -6% y la dinámica al -8%. Los resultados de los perfilados del resto de entidades y gestoras mantienen esta línea de pérdidas. No hay excepciones significativas. A este respecto hay que señalar que un fondo perfilado tiene su propia comisión de gestión. Los fondos en los que invierte también las tienen. Tal vez este año las minusvalías acumuladas no se expliquen por estos mayores gastos sino por las circunstancias del mercado, pero conviene tener en cuenta las comisiones a la hora de seleccionar el fondo perfilado.

En el grupo mayoritario de fondos perfilados en números rojos también están Compás Equilibrado de Orienta Capital, que cede en 2018 algo más de un 6,5%, y Abante Selección y Abante Bolsa, que cierran el año con minusvalías de entre el 5% y el 7%. Desde Orienta Capital, Pablo Valdés Fernández, socio y analista de inversiones, defiende que, pese a lo sucedido este año, los fondos de fondos son una solución de gestión, adicional y complementaria a otras inversiones, al servicio del asesoramiento patrimonial independiente, “que ha ofrecido históricamente rentabilidades anualizadas por encima del 5%”.

En esta misma línea se manifiesta Marta Capello, quién hace hincapié en que Abante Bolsa hasta octubre aún estaba en números negros y que a 3 y 5 años arroja rendimientos positivos del 2,6% y 6,2% anual respectivamente. “Entendemos que los inversores están decepcionados por lo sucedido en 2018; el miedo ha hecho reaccionar de forma virulenta a los mercados pero… creemos que la realidad económica, no negativa, se impondrá. Hay valores de renta variable de calidad a buen precio; empiezan también a aparecer oportunidades de renta fija…y aunque hay que ser prudente y tener liquidez, somos moderadamente optimistas de cara a 2019”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >