Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla del almacén de Amazon más grande de España hace huelga en pleno Black Friday

Los trabajadores de San Fernando de Henares realizan la tercera oleada de paros del año coincidiendo con el inicio de la campaña navideña en demanda de mejores condiciones laborales

Trabajadores concentrados ante la entrada de la nave de Amazon en San Fernando de Henares.
Trabajadores concentrados ante la entrada de la nave de Amazon en San Fernando de Henares.

Por tercera vez este año, Amazon tuvo que hacer frente ayer a una huelga en su centro logístico de San Fernando de Henares (Madrid). Los trabajadores, que demandan mejoras salariales y de las condiciones laborales, eligieron parar en Black Friday, uno de los días de más actividad del año. Según los sindicatos, el seguimiento alcanzó el 70% de media y el almacén funcionó a medio gas. La empresa afirmó sin embargo que la mayoría de trabajadores sí acudieron a su puesto.

Pese al frío y la lluvia, unos 60 empleados se concentraron a primera hora de la mañana ante la entrada de camiones de la nave. Abrigados, protegidos por unos toldos y con algunos víveres, informaban a los periodistas, a los curiosos y a los conductores de camiones que iban entrando en un goteo lento, menor que el de una jornada normal, según relataron unos trabajadores. Enfrente, media docena de agentes de policía custodiaban la entrada. Douglas Harper, delegado de CC OO, calificó de “tranquila” la jornada de huelga, que hoy sigue y coincidió con paros en Francia y Alemania.

Los sindicatos cifraron en un 90% el seguimiento del paro en el turno de mañana, más que en los paros de julio, calculó Moisés Fernández, presidente del comité de empresa y delegado de CGT. “La planta está parada”, decía, sobre todo la gestión de paquetes. Amazon, por su parte, afirmó que “la mayoría de los empleados” del turno acudieron al tajo. En total, en la planta trabajan unas 2.000 personas, 1.600 de ellas fijas y el resto temporales o subcontratados. Según Harper, estos últimos acudieron al trabajo, y llevaron el seguimiento del paro al 70% a media tarde. “Los números publicados por los sindicatos sobre la participación en la huelga durante este Black Friday son categóricamente incorrectos”, se quejaba Amazon, que aseguraba que la mayoría de sus “asociados” estaban procesando pedidos.

Es difícil cuantificar el impacto del paro. Los representantes sindicales denunciaron que Amazon desvió el trabajo a los centros de Barcelona, ante el aumento de pedidos, algo que la empresa negó. “En las últimas semanas ha habido una contratación brutal en Barcelona”, denunció Harper.

Policías ante los trabajadores de Amazon concentrados en la planta de San Fernando de Henares.
Policías ante los trabajadores de Amazon concentrados en la planta de San Fernando de Henares.

Mejoras salariales y laborales

Tras las dos jornadas de huelga de marzo y las tres de julio (coincidiendo con el Prime Day, otro día de descuentos, para los clientes más fieles de la plataforma) y a falta de resultados en las negociaciones con la dirección de Amazon, los trabajadores eligieron la campaña de compras navideñas para aumentar la presión a la empresa en demanda de mejoras. Hay paros convocados para los días 23 y 24 de noviembre (el fin de semana de Black Friday); 7, 9 de diciembre (puente de la constitución); 15 y 30 de diciembre, y los días 3 y 4 de enero (días previos a Reyes). Este viernes, también están en huelga los trabajadores de la empresa en Francia y Alemania.

La clave, el convenio colectivo

El conflicto tiene su origen a comienzo de año, cuando se acercaba la fecha de expiración definitiva del convenio del almacén de San Fernando, el único de los varios centros que tiene la empresa en España que cuenta con uno. Los trabajadores reclamaban su renovación con ciertas mejoras, pero la empresa quería que el centro, como los demás, pasase a regirse por el sectorial de logística de Madrid, con retoques para incluir algunas demandas de los empleados. Los trabajadores las consideraban insuficientes y comenzaron las protestas en marzo.

Entre otras cosas, reclaman garantías salariales para mantener el poder adquisitivo, ligar sus salarios al IPC. Además, reclaman más coberturas en caso de bajas (según el presidente del comité de empresa, la pérdida del complemento en los primeros 16 días de baja puede llegar a 400 euros) y denuncian que al integrarse en el convenio sectorial, se han perdido dos categorías intermedias que resultan en dobles escalas salariales (trabajadores con la misma categoría que cobran sueldos distintos).

La empresa, por su parte, aduce que los trabajadores de Amazon cobran el sueldo de los convenios regionales de logística. En Madrid, dice, el salario mínimo anual es de 19.300 euros. Además, defiende que los trabajadores cuentan con paquetes de beneficios que incluyen formación y otros incentivos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información