Blogs / Televisión
TelevisiónPublizia
Por Chiqui de la Fuente
FÚTBOL

El fútbol como irresistible gancho publicitario

El deporte rey arrasa. Cualquier campaña que se asocie a este deporte triunfa. Para hacerse populares no necesitan ni a las estrellas del balón

Fundación Laureus. "El deporte puede dar una nueva vida a los niños". Agencia Jung von Matt/Alster, Alemania.
Fundación Laureus. "El deporte puede dar una nueva vida a los niños". Agencia Jung von Matt/Alster, Alemania.

El mundo de la publicidad en el fútbol está lleno de testosterona y glamour. Los futbolistas se convierten por un día en modelos de champús, desodorantes, franquicias de abogados y todo lo que se pueda imaginar; incluso ofrecen su imagen para campañas relacionadas con casas de apuestas. Que Messi, Ronaldo y compañía no eran extraordinarios actores entraba dentro de lo imaginable. Pero eso es lo de menos; su imagen compensa con creces las carencias de interpretación.

Dicho esto, obviemos ese tipo de anuncios donde los jugadores son los protagonistas mostrando sus habilidades y sus bíceps. Hoy vamos a ver otro tipo de anuncios, más mundanos pero cercanos y casi siempre más creativos.

Negocios, servicios y causas sociales conocen muy bien el tirón de deporte rey en todo el mundo y lo utilizan para conseguir la mayor visibilidad posible. Prepárense porque el viaje de hoy recorre cadenas de televisión, ONG, acciones solidarias, zombis e incluso ardillas habilidosas.

El primero es de la cadena de televisión estadounidense ESPN. El reclamo fue la comida italiana. El objetivo era dar a conocer la adquisición para México de los derechos televisivos de la primera división de la liga italiana, la Serie A.

El fútbol es solo una la excusa para poder utilizar la ropa de deportiva Penalty. Aunque la empresa es brasileña, esta gráfica fue realizada para su promoción en Uruguay. En su país de origen esta marca está a la altura de las grandes firmas europeas y norteamericanas.

El racismo en el terreno de juego es uno de los problemas más recurrentes a los que ha de enfrentarse la sociedad en su conjunto. Es frecuente que surja algún altercado por esta causa en cualquier campo del mundo. Dos ejemplos de lucha contra esta plaga que, gracias a los populismos actuales, crece cada vez más. El primero es de Football Resistance, una web (ya desaparecida) dedicada precisamente a luchar contra los dejes xenófobos y racistas de dirigentes y aficionados.

La segunda gráfica es muy sencilla, pero muy representativa de la mezcolanza de tonos de piel que siempre ha existido en el fútbol. Amnistía Internacional pone de manifiesto una verdad que por obvia pasa desapercibida.

También su poder de atracción sirve para promover acciones solidarias. Una muy original fue la del club brasileño Sport Club Victória para animar a la donación de sangre entre sus aficionados. El éxito fue inmediato.

Que el fútbol es ya casi más un negocio que un deporte no se le escapa a nadie. Las empresas que pagan millones de euros para que un equipo lleve su logo impreso en las camisetas quieren que su inversión resulte rentable. Por ejemplo Dexia, una aseguradora belga, que da a los jugadores consejos previos a los partidos para que celebren los goles correctamente.

Las campañas de los equipos de fútbol para captar nuevos socios son un filón para la creatividad. Buena prueba de ello son estas dos. La primera es del Granada CF, que considera el mismo nivel de riesgo abonarse al club de sus amores como dar cierta información.

A continuación, la del Getafe CF. Se queja amargamente de que son pocos y no consiguen nuevos aficionados que palíen esta situación. La solución: rodar una película con zombis, extraterrestres y algo de picante. El final, como las buenas películas, sorprendente.

La fiebre por el balón llega hasta los animales. Mucho ha tenido que entrenar esta ardilla para alcanzar esta maestría con la pelota. Todo ello para promocionar la energía que te proporciona la bebida isotónica Carlsberg Sport.

Ya saben eso que decía Jorge Valdano sobre este deporte: "El fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes". Pues eso.

Sobre la firma

Chiqui de la Fuente

Es responsable de Formación de Redacción y ha desarrollado toda su carrera profesional en EL PAÍS en diversos departamentos: Nuevas Tecnologías, Confección, sistemas editoriales... Es autor del blog Publizia y tiene una perra que se llama Rosca.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS