Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FIRA DE BARCELONA

Los barcos de recreo dejan atrás la marejada

El Salón Náutico de Barcelona, que expondrá más de 700 embarcaciones, crece este año para reflejar la recuperación de un sector muy castigado por la crisis

Muelle del Port Velle en Barcelona donde se celebrará el Salón Nautico.
Muelle del Port Velle en Barcelona donde se celebrará el Salón Nautico.

La explanada del Port Vell de Barcelona durante la celebración del Salón Náutico es un buen termómetro para calibrar el múscu­lo de un sector, el de las embarcaciones de recreo, que tiene una dimensión relativamente pequeña, pero que en sus buenos tiempos ha generado un importante impacto económico. Diezmado durante la crisis, el sector salió a flote hace apenas cuatro años y, aunque quedan muy lejos los tiempos boyantes, la marejada ya pasó y la industria náutica crece tímidamente cada año. Prueba de ello es que el sector volverá a reunirse, del 10 al 14 de octubre, en una cita anual en Barcelona que esta vez aumenta un 8% en espacio y expositores. Organizado por Fira de Barcelona y por la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN), la edición de este año contará con las grandes marcas, 275 expositores y más de 700 embarcaciones.

España tiene casi 8.000 kilómetros de costa, varios ríos navegables y un verano largo. Pero no es ni de lejos el país en el que más se navega, a diferencia de lo que ocurre en países más fríos, donde la afición a la náutica está muy generalizada. A menudo identificada como elitista, la náutica en España tiene una penetración menor que en otras latitudes. Aunque no hay un censo oficial de embarcaciones, las cifras que la patronal ANEN aporta con un estudio elaborado por expertos de la Universidad Complutense de Madrid indican que en España hay 4,2 barcos por cada 1.000 habitantes, una ratio que es muy superior en países como Croacia (24,4) o Reino Unido (8,5). Por este motivo, los responsables del sector consideran que la afición a las embarcaciones de recreo todavía tiene mucho recorrido.

La tecnología aplicada a la náutica será una de las novedades más destacadas del evento

El sector tuvo en España un fuerte crecimiento en los años anteriores a la crisis. Eran los “años de Hollywood”, según han dicho en varias ocasiones responsables de la industria. En esos tiempos se recortaron distancias y se llegó a las 12.617 matriculaciones en 2007, según los datos de ANEN. Pero la náutica se hundió estrepitosamente entre 2007 y 2014. En esos años las ventas cayeron un 63%, una debacle que afectó no solo a los astilleros, sino que también dañó a pequeñas y medianas empresas dedicadas a la fabricación de los subsectores de la náutica: motores, generadores, electrónica o servicios auxiliares. El sector, actualmente, está integrado por 3.700 empresas y genera 82.345 puestos de trabajo, de los cuales 19.700 son directos.

En los últimos años el crecimiento ha sido tímido pero constante, una tendencia que los responsables del sector asimilan al comportamiento de la economía. “La gente compra barcos cuando hay expectativa de mejora”, ha dicho en más de una ocasión el presidente del Salón Náutico, Luis Conde. De enero a agosto de 2018, la náutica ha registrado 4.785 matriculaciones de embarcaciones de recreo, un 4,3% más que en el mismo periodo del año anterior. En 2017 el crecimiento interanual fue del 13%.

El menor aumento se debe a que las matriculaciones en las provincias catalanas, que el año pasado crecieron, en esta ocasión no lo han hecho, mientras que han aumentado las ventas en las islas Baleares, Galicia o Andalucía. Baleares lidera el mercado náutico con una cuota del 20,2%, seguida de Cataluña (19,6%) y Andalucía (12,6%). La patronal destaca el impacto económico.

El Salón Náutico de Barcelona, que este año llega a la 57ª edición, intentará dar respuesta al crecimiento del sector, y mostrar embarcaciones nuevas donde la tecnología y las soluciones innovadoras serán las protagonistas. Agotado el mercado de ocasión, muy activo durante la crisis, en el salón tendrá más peso la embarcación nueva. En 25.400 metros cuadrados habrá 275 expositores (desde fabricantes de yates, neumáticas o veleros hasta empresas de motor, pintura, remolques o electrónica) y 700 barcos. De ellos, 171 estarán en el agua, entre los que destacarán grandes veleros y yates.

Crecimiento

Según los organizadores, en esta edición se darán a conocer más de 120 novedades en embarcaciones, motor y electrónica, con las últimas propuestas de grandes marcas como Astondoa, Hanse, Solaris, Dufour, Jeanneau, Azimut, Prestige o Quicksilver. Entre las novedades, destaca una decena de modelos nominados a mejor barco europeo del año. “Este año podemos tener la cabeza bien alta. Si en 2019 crecemos como éste y el anterior, necesitaremos más espacio. Hoy por hoy estamos llenos”, afirmó Conde en la presentación del salón, que espera atraer a 55.000 visitantes.

“La innovación y la apuesta por apoyar a los jóvenes emprendedores ponen de manifiesto que el Salón Náutico de Barcelona es la mejor plataforma comercial y promocional del sector náutico en España”, afirma el presidente del evento. En este sentido, el salón pondrá en marcha su vertiente más profesional, el primer Nautic Tech International Investment Forum, una competición en la que han tomado parte 35 start-ups nacionales e internacionales.

Entre otras áreas, el Espai del Mar acogerá conferencias y jornadas, la Marina Tradicional, en el Muelle de España, con exposiciones de embarcaciones clásicas y talleres, el área Fun Beach o deportes náuticos, el Nautic Tech International Forum, un espacio para start-ups y las áreas gastronómicas Nautic Food Plaza y OneOcean Club.