Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El AVE de Granada, nueve meses más de espera

El ministro de Fomento anuncia que la ciudad andaluza tendrá tren de alta velocidad en junio de 2019

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, durante el trayecto de prueba de la nueva línea de AVE Antequera-Granada.

Algo más de cuatro años sin tren le va a costar a Granada haber deseado un AVE. En abril de 2015 salió de su estación el último vagón con destino a Madrid. Se cortó la circulación, en principio por unos meses, para adaptar el trazado convencional al del tren de alta velocidad. Los meses se han convertido en años y será en junio de 2019 cuando, si todo va como ha asegurado el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, el viajeros al tren referido al AVE se oirá por primera vez en la estación de Granada.

El ministro ha viajado a Granada este martes para explicar qué debe ocurrir en los próximos meses para que el AVE empiece a circular. A estas alturas, tras casi tres años y medio sin tren, el alcalde de la ciudad, el presidente de la Diputación, los empresarios y las diversas plataformas sociales creadas no estaban para imprecisiones ni aproximaciones. Por eso, el ministro se ha presentado en la reunión con un cronograma preciso que recoge las actuaciones y los tiempos requeridos hasta que el AVE salga de la ciudad con viajeros: de aquí a diciembre, más pruebas de seguridad; a partir de enero, 14 semanas de formación para los maquinistas; y, finalmente, algunas semanas más para que la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria firme la autorización necesaria para que el tren circule comercialmente. En definitiva, el tren no llevará pasajeros hasta, al menos, algún momento de junio del año próximo.

Gerardo Cuervas, presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, recordaba este martes que han sido muchos los ministros han tenido el asunto del AVE a Granada sobre su mesa y que, por fin, al menos ya conocen una fecha con seguridad. Efectivamente, Álvarez Cascos, Magdalena Álvarez, Ana Pastor –quien dio la orden de cortar el tráfico aquel abril de 2015­– Rafael Catalá, Íñigo de la Serna y, finalmente, José Luis Ábalos han tenido este AVE sobre su mesa. Ábalos, el encargado de poner fecha de inicio a la explotación comercial, se encontró las obras terminadas y cuando parecía que ya estaba todo listo, un problema de seguridad retrasó todo de nuevo. Esta vez, parece, es la definitiva. Por eso ahora, dice Cuervas, “toca pensar en las frecuencias del tren y en su precio”.

La idea que ha llevado el ministro a sus interlocutores en Granada es que los nueve meses son inevitables porque cada cosa ha de hacerse en su momento y “no se pueden avanzar los plazos”, ha dicho. Ábalos, además, ha pedido perdón por el tiempo transcurrido: “Lamento que haya costado tanto traer el AVE a Granada”. Un esfuerzo que, por otro lado, es solo una primera fase. Cuando el tren arranque, estará ya en marcha, dice el ministro, un segundo periodo de obras.

El AVE se ideó, muy al principio, con un recorrido de doble vía de ancho internacional y evitando cualquier población desde Antequera (donde conecta con el Málaga-Madrid) hasta Granada. Después, el gobierno del PP modificó dos elementos esenciales: lo dejó en vía única y aprovechó el trazado a su paso por la ciudad de Loja. En realidad, una infraestructura del siglo XIX y un túnel estrecho que se ha adaptado como se ha podido. De hecho, Ábalos ha reconocido que “el tren no puede mantener la velocidad por Loja”. “Hemos venido a 200 kilómetros por hora y queremos llegar a 300”, ha explicado, pero eso no es compatible con ese tránsito por Loja. Por eso, en diciembre o enero, antes de que expiren los permisos ambientales que se hicieron para la primera versión del trazado, el ministro espera que ya haya obras en marcha para esa variante.

En noviembre, tren a Madrid

El tren a Madrid comienza en Granada en un autobús. El que traslada a los viajeros hasta Antequera donde, allí sí, se montan en el AVE que hace la ruta Málaga-Madrid. Y de vuelta, la misma operación. Ese trasiego de autobuses ha costado a Renfe, según la Plataforma ciudadana Ave sí pero no así, alrededor de ocho millones de euros. En noviembre, ha informado el ministro de Fomento, el trasiego y el coste se acaban. Se va a actualizar un trazado en desuso que permitirá viajar en Talgo desde Granada, dirección norte hacia Linares, donde parará y, y de ahí a Madrid.

Más información