Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve grandes empresas se alían para vigilar la brecha de género

Merck impulsa un clúster junto a Mapfre, Vodafone, Repsol, Meliá, L’Oréal, Mahou San Miguel, Solán de Cabras y BMW para analizar el coste de oportunidad de la desigualdad y combatirlo

Foto de familia al final del acto.
Foto de familia al final del acto.

Las empresas toman posiciones. La igualdad de género está entrando en las agendas de sus máximos responsables. El clúster ClosinGap, impulsado por la multinacional Merck, es prueba de ello. La farmacéutica ha aglutinado a casi una decena de grandes empresas españolas para analizar las distintas brechas de género que existen en la economía y en la sociedad con el objetivo de que se puedan combatir a la vista de los datos. Una iniciativa que se ha presentado esta mañana, con la participación de la secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, que ha declarado que es clave medir el coste de oportunidad que suponen las diferencias entre hombres y mujeres para cerrarlas. “El objetivo del clúster es generar este conocimiento e impulsar buenas prácticas que ayuden a construir un futuro igualitario”, ha señalado Marieta Jiménez, presidenta y directora ejecutiva de Merck en España.

La farmacéutica se encargará de analizar la brecha de género que existe en el ámbito de la salud. Será el primer estudio disponible, en el mes de noviembre. Mapfre estudiará la diferencia en las pensiones; Vodafone, la brecha digital; Repsol, en el ámbito de la conciliación y la corresponsabilidad; Mahou San Miguel y su subsidiada, Solán de Cabras, en el ocio; Meliá International en el turismo, L’Oréal en el consumo y BMW en la movilidad. Lo harán en colaboración con Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Belén Garijo, consejera delegada global de Merck Healthcare, ha aplaudido la creación de esta red en España, al tiempo que ha reconocido su frustración al no haber conseguido promoverla a nivel global. Para la ejecutiva, “en los últimos años las cosas han mejorado mucho en las empresas, pero no han cambiado de manera significativa. Sólo pueden cambiar si los consejeros delegados nos implicamos y contamos con el apoyo de los agentes sociales y del Gobierno”. En Merck, ha reconocido, se han conseguido resultados en los últimos cuatro años. “Hemos cambiado la cultura en la organización. No pierdo el tiempo en ver planes de sucesión que no tengan mujeres. Todo empieza por ahí, por no hacer planes sin mujeres para las posiciones senior. Al 50%. No creo que haya otro tipo de paridad”. La farmacéutica alcanzará la igualdad en 2022.

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha ido más lejos: “Yo no me conformo con el 50%. Si en nuestra organización trabajan un 60% de mujeres, ¿por qué no van a ser el 60% en el comité de dirección? Tenemos que tratar igual a los iguales”.

El clúster ClosinGap está abierto a que empresas de otros sectores se unan para estudiar las desigualdades existentes en sus ámbitos.

Más información