Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron se esfuerza por atraer bancos a París en plena tormenta del Brexit

Blackrock y Citigroup planean expandirse a Francia seducidos por las medidas del presidente, según el Financial Times

El presidente francés, Emmanuel Macron, en París.
El presidente francés, Emmanuel Macron, en París. EFE

El Gobierno francés puede saborearlo como una pequeña victoria, una nueva prueba de la eficacia de la estrategia desplegada por el presidente Emmanuel Macron desde que llegó al poder en mayo de 2017. BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, ha elegido París en vez de Londres como sede para desarrollar sus actividades en Europa, según reveló este fin de semana el diario Financial Times. El gigante financiero Citigroup también se expandirá en la capital francesa.

Con el trasfondo común de la tormentosa salida de Reino Unido de la Unión Europea, ambas instituciones pueden convertirse en los trofeos más recientes que Macron puede exhibir en su plan para incrementar “la atractividad y la competitividad” de Francia para los negocios. Pero la noticia llega en el momento incómodo para sacar pecho, justo cuando el presidente francés —un exbanquero que carga con la etiqueta de gobernar para los ricos— intenta dar un giro social a su presidencia.

Los planes de BlackRock y Citigroup no tienen por motivo principal el Brexit, según el Financial Times, y no suponen el traslado de sus sedes respectivas de Reino Unido a Francia. Tampoco benefician en exclusiva a este país. Citigroup añadirá 150 empleos en Fráncfort y unas decenas en París. BlackRock, según el mismo medio, ha pedido a la Autoridad francesa de los Mercados financieros el permiso para abrir una empresa de gestión de fondos en Francia que le permita vender sus productos al mercado global desde París.

Otras ciudades compiten con París, como Fráncfort y Dublín, pero la operación de seducción de Macron para convencer a los bancos de la City que la París es una plaza atractiva parece dar frutos. Ayudan las rebajas de impuestos y las promesas de reducir la burocracia, además de la propia diplomacia personal de presidente, que se ha reunido con los principales dirigentes del sector

“Sorprendido por la energía positiva aquí en París. Gobierno y líderes empresariales fuertes, comprometidos con las reformas económicas y han dado buenos primeros pasos”, escribió en la red social Twitter Lloyd Blackfein, presidente de Goldman Sachs, tras visitar París en noviembre. En una entrevista a Le Figaro, dijo que después del Brexit su banco tendría dos centros en Europa, en Fráncfort y París. “El Brexit nos lleva a descentralizar nuestras actividades”, añadió.

La capacidad de París para atraer empresas extranjeras no se limita a las finanzas. Macron ha desplegado en sus últimos meses su diplomacia de la seducción con responsables del sector tecnológico, entre otros.

Un informe reciente de la consultora EY constata que en 2017 Francia atrajo 1.019 proyectos de inversión, un aumento del 31% respecto al año anterior, y a un nivel cercano de Reino Unido y Alemania. El informe señala que, por primera vez desde que empezó a elaborarse en 2003, París supera a Londres como ciudad más atractiva para los líderes empresariales. Según los autores del informe, “las incertidumbres ligadas al Brexit” pasan factura.

Más información