Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movistar aguantó el tipo en 2017 pese a la irrupción de MásMóvil y las fusiones

La marca de Telefónica ganó cuota de mercado en móvil por primera vez desde que existe competencia y mantiene su dominio en la fibra

Tienda de Telefónica en la Gran Vía madrileña.
Tienda de Telefónica en la Gran Vía madrileña.

Telefónica, como todos los antiguos monopolios han mantenido un dominio absoluto en el mercado de la telefonía móvil. Pero año a año, ha ido cediendo terreno a sus rivales a medida que avanzaba la liberalización. Esa tendencia se rompió en 2017, año en el que, por primera vez desde que existe competencia, Movistar no solo logro incrementar su base de clientes móviles sino también ganar cuota de mercado.

En banda ancha fija, la marca de Telefónica perdió cuota de mercado aunque ganó más de 400.000 líneas de fibra óptica. Este cambio de tendencia es relevante si se tiene en cuenta que 2017 fue el año de la irrupción de MásMóvil como operador integral de móvil y banda ancha fija, y de que sus rivales Vodafone y Orange añadieron a su portfolio los productos y clientes de Ono y Jazztel. 

En efecto, Movistar ganó 374.326 líneas de móvil el año pasado, y su cuota de mercado pasó del 29,9% que tenía a finales de diciembre de 2016 al 30,1%. Por el contrario, Orange cedió 185.265 líneas y Vodafone 152.931, perdiendo también cuota de mercado. La marca francesa pasó del 27,6% al 26,8% y la británica del 25,7% al 25% a finales de 2017, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La CNMC ha agregado por primera vez para el conjunto de 2017 en sus estadísticas los clientes de Jazztel y Orange por una parte, y los de Vodafone y Ono, por otra, tras haber finalizado los procesos de fusión de estas compañías.

El mercado de la telefonía móvil comienza ya a no ser solo cosa de tres por la fuerte irrupción de MásMóvil, tras la compra de Yoigo y de PepePhone. Al terminar 2017, Movistar poseía 15,6 millones de líneas móviles, por los 13,9 millones de Orange y los 13 millones de Vodafone. Frente a todos ellos, MásMóvil roza los 5 millones (ya los ha sobrepasado en enero) tras ganar 741.593 clientes en los últimos doce meses, y su cuota de mercado alcanza el 9,6%, frente al 8,3% de hace un año.

En fuentes del mercado se atribuye este cambio de tendencia de Telefónica a su política comercial y a la inclusión de líneas móviles adicionales en sus paquetes convergentes Movistar Fusión. Por su parte, la agresiva campaña comercial de MásMóvil y la comercialización de paquetes con líneas móviles han hecho del cuarto operador el gran ganador de 2017.

La operadora que dirige Meinrad Spenger ganó clientes de móvil, en gran parte, porque se los robó a la competencia. Y es que MásMóvil arrebató 400.000 abonados a sus rivales gracias a la portabilidad, el procedimiento regulado que permite pasarse a otro operador de forma gratuita y conservando el número.

En conjunto, el sector de la telefonía móvil cerró el año con un parque de líneas de 52 millones, un 1,7% más en comparación con diciembre de 2016, y la penetración se sitúa en 111,8 líneas por cada 100 habitantes.

Banda ancha fija

Las líneas de fibra óptica en España alcanzaron los 6,6 millones en 2017.
Las líneas de fibra óptica en España alcanzaron los 6,6 millones en 2017.

MásMóvil también fue el campeón de la banda ancha fija. Ganó 382.071 clientes y triplicó su cuota de mercado, desde el 0,9% al 3,5% en conexión a Internet, gracias al despliegue de fibra propio pero, sobre todo, al acuerdo que firmó con Orange y que le asegura la cobertura tanto por fibra como por ADSL de la red del operador galo.

A Telefónica tampoco le fueron mal las cosas en este terreno. Pese a ceder 23.637 líneas en conjunto, todas ellas fueron de ADSL, la antigua tecnología basada en la red de cobre telefónica. En fibra óptica, Movistar ganó 424.326 líneas, y aunque perdió diez puntos en el último año, aún domina más de la mitad de este mercado (51,9%) y el 41,2% del total de la banda ancha fija.

Le sigue Orange, que tras ganar más de 30.000 líneas en 2017, se alza con el 27,6% de cuota como segundo operador. Vodafone creció más que sus dos grandes rivales. Ganó casi 200.000 nuevos clientes y elevó su participación en el mercado hasta el 23,4%.

En conjunto, la fibra óptica hasta el hogar alcanzó los 6,59 millones de líneas al cierre del año pasado, 1,7 millones de líneas más que hace un año. El aumento de las líneas de fibra compensa el descenso de 1,2 millones registrado por las de ADSL, que cerró 2017 con algo más de cinco millones.