Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El progreso que queremos

El portal Planeta Futuro de EL PAÍS, premio Seres 2016, abre sus puertas a los más desfavorecidos y olvidados

Ilustración del especial Ciudades espejo, sobre urbanismo sotenible. Ampliar foto
Ilustración del especial Ciudades espejo, sobre urbanismo sotenible.

Del encuentro entre un sueño periodístico y la filantropía nació Planeta Futuro en 2014. Se hizo sección del diario EL PAÍS gracias al patrocinio de la Fundación Bill&Melinda Gates y a una acuciante necesidad informativa: cubrir más, mejor y de forma más global el mundo, pero no el occidentalizado y habitual en los medios, sino aquel otro que no se ve: el de los más desfavorecidos. Se trataba de rellenar ese hueco en las noticias diarias y conseguir poner cara a aquellos que no vemos ni aun tratándose de nuestros vecinos, como sucede con los africanos, o viviendo como vivimos en el siglo XXI, la era de Internet y las interconexiones.

Planeta Futuro se fue armando como redacción con una clara hoja de ruta: seguir desde España la agenda de desarrollo internacional. Llamada antaño Objetivos del Milenio y mutada en 2015 en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) o Agenda2030. En su consecución, una sociedad global más justa y equitativa, se afanan desde hace años Gobiernos, organizaciones internacionales y ONG.

Periodismo y educación para una sociedad más justa y libre

BÁRBARA MANRIQUE, DIRECTORA DE COMUNICACIÓN DE PRISA

En un mundo globalizado y digital se hace aún más imprescindible el periodismo y la educación de calidad como pilares para la construcción de una opinión pública crítica y bien informada que aporte valor a los ciudadanos. Las empresas como PRISA, basadas en el talento profesional y en el compromiso con la defensa de los ideales democráticos de libertad e igualdad, debemos ser garantías de futuro para una ciudadanía responsable y capaz de propiciar un mundo sostenible, más justo y solidario.

Nuestra política de sostenibilidad, construida desde la relación con los grupos de interés y en coherencia con nuestro modelo de gestión, se estructura a través de nuestros contenidos, y de una intensa acción social, cultural y medioambiental.

Conscientes de la influencia que ejercen nuestros contenidos, la primera responsabilidad social es defender y ejercer con honestidad y rigor el derecho a la información y a la libertad de expresión. EL PAÍS fue pionero desde su fundación en la adopción de estándares de calidad y ética profesional como el Estatuto de Redacción, el Libro de Estilo o la figura independiente del Defensor del Lector. Patrones vigentes, ampliados ahora con el Libro de Estilo de la SER, y de referencia en el sector. Estos estándares han permitido desarrollar un "liderazgo de opinión responsable" y una cultura informativa rigurosa, honesta, crítica, plural y de calidad que es referente en España y en América Latina.

Desde sus inicios, PRISA trabaja con el firme compromiso de favorecer la cooperación y la solidaridad, vocación que coincide plenamente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Forma parte de multitud de plataformas sociales y proyectos cooperativos, y colabora activamente con las agencias de Naciones Unidas FAO, Unesco y Unicef, para promover valores comunes y difundir estos temas en lengua española, ampliando su impacto en América Latina. Nuestros medios se han convertido en altavoces de defensa de los derechos humanos y el desarrollo sostenible a través de contenidos de gran calado divulgativo que se han consolidado como referencias únicas en español, como es el caso de Planeta Futuro, portal de EL PAÍS premiado por la Fundación Seres en 2016.

Desde un medio de comunicación, se trataba (y se trata) de convertir cada uno de los 17 objetivos y 169 metas de esta guía optimista, colaborativa y global en noticias en español, tangibles, reales, cercanas, protagonizadas por seres humanos contemporáneos. Por personas que habitan en aldeas perdidas, en desiertos, en montañas; gente que escucha las balas en su vida cotidiana, siente el dolor del hambre, que llora a sus muertos por malaria, sida o neumonía, carece de hospitales o escuelas o carreteras o ve cómo sus cosechas y sus casas desaparecen con la subida del mar por culpa del impacto cada vez más evidente del cambio climático... Hoy día hay 815 millones de hambrientos en el mundo. Y ni el escándalo ni su sufrimiento ni su voz tienen un reflejo diario en los medios generalistas.

Mirar con atención y contarlo

Cubrir esa realidad desde una pequeña sección (compuesta por seis periodistas), mirar con atención un planeta en constante cambio social y tecnológico, y tratar de contárselo al lector español (o portugués, en la edición en Brasil) en profundidad, desde el terreno y con múltiples voces, es la tarea diaria de la sección. Para lograrlo, además de los reportajes propios, Planeta Futuro invita a escribir a expertos; a personal de ONG que envía sus relatos (En Primera Línea se denomina este formato) desde los lugares remotos y castigados donde trabajan; entrevista a líderes de todo color, condición y sector y les pregunta qué les impulsa a hacer lo que hacen por los demás, a la hora de inventar o poner en marcha proyectos, emprender o apostar y apoyar ideas ajenas. Qué mueve a... se titula tal apartado, hoy uno de los de mayor impacto.

Quiso y quiere siempre Planeta Futuro, con todo esto, ayudar a enriquecer el debate político y social sobre los retos socioeconómicos en y desde España. Y para ello, todo el equipo participa en eventos, mesas redondas o conferencias sobre derechos humanos, cooperación internacional, desigualdad y/o desarrollo. La sección se ha convertirdo en referencia del sector y los datos muestran las dimensiones del trabajo realizado: más de 250 artículos, reportajes o relatos fotográficos se publican cada mes; unos 3.000 al año; casi 10.000 informaciones sobre sostenibilidad, pobreza, desigualdad o enfermedades olvidadas aparecidas en la web de Planeta Futuro desde que se pulsó el botón de crear la página digital en enero de 2014.

Ilustración del especial Mis primeros mil días, sobre la infancia. ampliar foto
Ilustración del especial Mis primeros mil días, sobre la infancia.

A este camino y a esta tarea se han ido sumando otras organizaciones de apoyo, además de la Fundación Gates. Con ayuda de la FAO se cubre día a día toda la información sobre seguridad alimentaria o agricultura o pesca; el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) permite al equipo atender con ojos bien abiertos proyectos de movilidad, transporte, seguridad o ciudades en Latinoamérica, y la UNFoundation le impulsa a fijar la atención en problemas de mujeres y niñas, o en las relaciones entre género y pobreza y cambio climático. La búsqueda de aliados para aumentar el foco informativo no cesa.

Hace un año, Planeta Futuro consiguió el Premio Seres de Responsabilidad Social Corporativa, un galardón que produjo gran satisfacción en la Redacción pues se trata de un reconocimiento a las mejores actuaciones estratégicas e innovadoras, que generan valor para la sociedad. La sección de desarrollo de EL PAÍS fue presentada a este galardón por PRISA, grupo editor del periódico. Todo el equipo de redacción acudió junto al presidente de la compañía, Juan Luis Cebrián, a la ceremonia organizada en Casa América (Madrid). Este premio se sumaba así a otros muchos reconocimientos periodísticos recibidos durante este tiempo, tanto por los redactores como a algunos de las decenas de colaboradores que envían sus historias desde todo el mundo.

Durante el acto, se mencionó algo vital para el desarrollo: las empresas, nacionales o internacionales, deben estar implicadas en la defensa y respeto a los derechos humanos e invertir en proyectos que generen valor social o que contribuyan a la solución de los grandes retos del siglo XXI. Planeta Futuro visibiliza cada día uno de ellos, la desigualdad, porque cree que esta (y su acompañante eterna, la injusticia social) es una bomba de relojería que puede desestabilizar todo lo construido en cualquier momento y lugar.

Los datos

Planeta Futuro se ocupa a diario de contenidos sobre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas que conforman la Agenda2030 de Naciones Unidas

Publica cada mes 250 artículos sobre sostenibilidad y pobreza, unos 3.000 al año; casi 10.000 desde enero de 2014

La sección ha recibido 15 premios periodísticos desde 2014 (año de su puesta en marcha)

Ha realizado 12 proyectos especiales sobre enfermedades olvidadas, ciudades sostenibles, África en desarrollo o infancia

Más de 2 millones de navegadores únicos cada mes

Unos 250 colaboradores han escrito piezas desde los cinco continentes

Casi 100 firmas forman parte de su red de expertos desde los cinco continentes

 

Contenido patrocinado elaborado con la colaboración de la marca.