En algunos sitios el Black Friday es casi como otro día cualquiera

Hay comerciantes y clientes que sobrellevan con normalidad el día dedicado al consumo; algunos incluso le dan la espalda

Una persona toma las medidas de un televisor en un centro comercial de San Sebastián.
Una persona toma las medidas de un televisor en un centro comercial de San Sebastián.JAVIER HERNÁNDEZ

"Internet está colonizando el Black Friday", pero aún hay quienes aprovechan este día para acudir al comercio "a ver el producto, tocarlo y llevárselo a casa", comenta el gerente de Eroski del principal centro comercial de San Sebastián. Es el caso de Yan, un chino que empuja un carro del hipermercado del que sobresale por los cuatro costados un gran televisor de 55 pulgadas. "Mucha oferta, barato, barato", comenta en un castellano primario. De su precio original, 499 euros, ha logrado un descuento del 30%. Yan sale a paso ligero con la ganga a cuestas hacia el aparcamiento. Ya tiene pensado dónde colocar el pantallón: "Salón-casa", responde.

Más información

¿Y los anti blackfriday? En el día dedicado al consumo porque sí, también hay quienes dan la espalda a las compras compulsivas y siguen con la dinámica diaria de venta "al cliente de siempre". Es el caso de Coro, una casera que atiende en el mercado de San Martín, en la capital guipuzcoana, una suerte de santuario de los productos "frescos y de calidad", asegura. "No queremos saber nada de los americanos. Están chiflados. Les copiamos todo, el Halloween, el Black Friday... Nosotros seguimos a lo nuestro. Productos de primera", afirma mientras despacha en su puesto de frutas y verduras donde no hay asomo de descuentos, pero sí un trato casi familiar.

Muchos comerciantes han apreciado que las ventas se han multiplicado durante toda esta semana, pero a través de la Red. "El ordenador puede con todo", reconoce Marta, la dependiente de una joyería, mientras coloca en el escaparate un cartel con rebajas de hasta el 60%. El trasiego de compradores es "parecido" al de otro viernes de mes, asegura, aunque "siempre pica el típico cliente que tiene localizado un chollo por Internet". Beñat -"no pongas mi apellido", advierte- tenía "fichado un ordenador portátil rebajado un 20% en Media Markt". "Vengo a tiro hecho, ha sido venir y llevármelo", añade.

Una pareja observa las compras hechas en Vitoria.
Una pareja observa las compras hechas en Vitoria.L. RICO

Los grandes comercios ya habían adelantado una semana las ofertas, en un empeño por calentar el ambiente con vistas al día clave. Pero en la mayoría de las tiendas del País Vasco tampoco se han producido grandes aglomeraciones. En San Sebastián no ha habido carreras, ni empujones, como suele ocurrir los días en que se lanzan las promociones durante otras fechas del año. "Me ha sorprendido que se podía comprar sin problemas. He tardado lo mismo que otro día cualquiera. Tenía pensado comprar una smartTV que había visto en Internet y no he tenido ninguna dificultad. Cero colas. Me he ahorrado 20 euros", comenta satisfecho Fermín.

Coro despacha un puesto de frutas y verduras de San Sebastián.
Coro despacha un puesto de frutas y verduras de San Sebastián.JAVIER HERNÁNDEZ

En la cadena de supermercados Eroski han hecho coincidir el Black Friday con "el día sin IVA". En la sección de electrodomésticos y electrónica se arremolina un nutrido grupo de consumidores, la mayoría con las ideas claras sobre la compra que van a realizar. El importe del IVA que no pagan se les ingresa en una cuenta que después tienen que gastar obligatoriamente en ese comercio. "En productos de precio alto, como lavadoras o televisores, merece la pena. Con el dinero que te ahorras puedes hacer la compra semanal. No es moco de pavo", dice Carmen Salaberria, que guarda su turno y dice tener el ojo puesto en una televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción