Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Global Sur

Los catalanes deberían elegir un buen gobierno y dejar de mirar con superioridad hacia abajo

Un hombre en bici porta una estelada en la protesta del pasado día 21 contra la aplicación del artículo 155 en Barcelona.
Un hombre en bici porta una estelada en la protesta del pasado día 21 contra la aplicación del artículo 155 en Barcelona. AFP

Recientemente, debatiendo con un economista independentista, decía que el principal problema de España es el mismo que el de Italia: un norte rico y un sur pobre. Como nos advirtió Keynes el peligro son las ideas, no los intereses creados. Esta es una idea antigua creada por la derecha y la burguesía y asumida por la izquierda catalana, incluida parte de la emigración andaluza.

El economista que defendía el mezzogiorno español es nieto de andaluces, de izquierdas y estuvo en los equipos de gobierno de Pascual Maragall. Un caso similar es, por ejemplo, Gabriel Rufián hijo de andaluces. Es la misma idea clasista que tienen los alemanes de los países del sur y que los españoles sufrimos durante el rescate de 2012.

Las ideas son libres pero los hechos son únicos. Italia es, junto con Grecia, Portugal y Francia, el país de la Eurozona que menos empleo ha creado desde 1986 apenas un 10%. España es el segundo país europeo donde más ha crecido el empleo desde entonces, el 65% seis veces más que Italia. Con datos de afiliaciones a la Seguridad Social el empleo en Cataluña ha crecido un 60% desde 1986, cinco veces más que Italia. Pero el empleo en Andalucía ha crecido el 160%, 15 veces más que en Italia y casi el triple que en Cataluña.

Como los independentistas se han convertido en una fábrica de excusas y lamentos, dirán que Andalucía se ha visto beneficiada por las inversiones del estado español. Pero esta idea muy extendida también es falsa. Con datos regionalizados del Ministerio de Fomento desde 1991, Cataluña es la comunidad autónoma española que más inversión pública ha recibido del Estado. Un catalán ha recibido un 50% más de inversión pública que un andaluz. Y si eliminamos los fondos europeos un catalán habría recibido el doble de inversión pública que un andaluz del Estado español.

Los catalanes siguen mirando al norte pero el crecimiento mundial en este nuevo milenio se concentra en el este y el sur. Las exportaciones españolas a Europa en 2017 crecen próximas al 10% mientras a Marruecos crecen 20%, lo mismo que crecen a China y Filipinas y a Nigeria crecen el 30%.

Andalucía está en el sur y la gran autopista del mar por la que circula el 80% del comercio mundial pasa por el estrecho de Gibraltar. Las exportaciones andaluzas este año crecen el 20%, el doble que las catalanas. La partida que más crece son bienes de equipo 50%, por la exportación de alta tecnología aeroespacial. Fada Catec, centro de innovación aeroespacial creado hace 30 años con apoyo de la Junta de Andalucía, es líder mundial en tecnología de drones. El cluster está en Sevilla y por eso el empleo industrial creció un 7% el pasado trimestre. Sevilla y Málaga son dos de las ciudades más dinámicas de Europa.

O los catalanes espabilan, eligen un buen gobierno y empiezan a mirar sin complejo de superioridad al sur o dentro de 30 años los andaluces les habrán superado en empleo y en renta por habitante.