Nadal dice que las centrales de carbón siguen siendo necesarias

El presidente de Iberdrola confía en que el Gobierno apruebe el cierre de las dos plantas que ha solicitado

Álvaro Nadal, junto a la exministra de Exteriores Trinidad Jiménez, en la Asamblea de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (AICO).
Álvaro Nadal, junto a la exministra de Exteriores Trinidad Jiménez, en la Asamblea de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (AICO).Javier Lizón (EFE)

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha señalado hoy que la decisión de Iberdrola de cerrar las centrales térmicas de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia) debe ser compatible con la política energética y ha recalcado que es necesario mantener las plantas de carbón.

Más información
La extrema sequía pasa factura al recibo de la luz
Iberdrola echa un pulso al Gobierno al pedir el cierre de sus dos centrales de carbón
Las emisiones mundiales de CO2 vuelven a crecer en 2017

"El Gobierno cree que necesitamos mantener el carbón dentro de nuestro mix de generación (abanico de tecnologías para generar electricidad)", ha explicado Nadal tras inaugurar la XLIV Asamblea de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (AICO). "Iberdrola ha tomado una decisión empresarial pero nosotros decimos que debe ser compatible con la política energética, que es la que define el mix", ha añadido.

Nadal ha recordado que el Gobierno mantiene contactos con otras fuerzas políticas para desarrollar alguna norma que permita que el Parlamento y el Gobierno tengan la última palabra sobre el cierre de centrales eléctricas.

El pasado viernes, Iberdrola anunció que ha solicitado al Ministerio de Energía autorización para cerrar las plantas de Lada y Velilla dentro del proceso de clausura de todas sus centrales de carbón en el mundo, aunque precisó que la medida no afectará al empleo de los trabajadores. Estas centrales suman una potencia de 874 megavatios.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, por su parte, ha defendido su decisión duarnte su intervención en la Cumbre del Clima en Bonn (COP23). En declaraciones a Efe tras su discurso ha manifestado que no cree que el Gobierno "vaya a poner dificultad" a su plan de cierre de las dos centrales y que confía en que el Ministerio de Energía apruebe el permiso de clausura.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sánchez Galán subrayó que Iberdrola "ha decidido prescindir completamente de todas sus plantas de carbón como parte de su compromiso con la descarbonización necesaria para luchar contra el cambio climático". "Tenemos un compromiso firme con el medio ambiente, y por eso hemos decidido prescindir de las plantas contaminantes, ya habíamos cerrado 15 de carbón y de fuelóleo y quedaban estas dos en España", añadió.

Sánchez Galán recalcó que "estamos en un momento en el que hay que pasar de las palabras a la acción" en materia de cambio climático, y, en esa línea, dijo que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que prepara el Gobierno debe "transformar el sistema energético para hacerlo mucho menos contaminante, más eficiente y más sostenible".

"Lo que no tiene sentido es que los países se comprometan a algo y no tomen las medidas para cumplirlo, por eso creo que esa ley es un buen paso, confío en que hagan un buen trabajo y sea una norma fuerte para cumplir los objetivos a los que España se ha comprometido en el Acuerdo de París", disparó.

El presidente de Iberdrola agregó que aplaude que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "acudiera a presentar la ley el pasado mayo, y eligiera el Ministerio de Medio Ambiente para hacerlo". "Soy un convencido de que la transición energética es una oportunidad para el crecimiento y el empleo. Iberdrola es cinco veces más grande de lo que era, más rentable, más internacional y da decenas de miles de puestos de trabajo gracias a las inversiones que estamos haciendo en esa transición para luchar contra el cambio climático", explicó.

Preguntado por si apoya la extensión de 10 años de la vida útil de las centrales nucleares que Iberdrola posee en España, matizó que prefiere hablar de "cierre ordenado", y agregó que "es una tecnología que no produce emisiones, pero que tiene costes elevados de capital y de inversión continua". "Si la Administración entiende que (las nucleares) son necesarias y el sistema eléctrico las necesita habrá que buscar los medios para financiarlas y que sean económicamente viables porque ahora mismo no lo son, pierden mucho dinero", apuntó.

Meta más ambiciosa

Asimismo, incidió en que Ibedrola "apoya" que la Comisión Europea incremente la ambición de su objetivo de generación renovable en 2030, pasando del 27% actual "al 35%, y si es necesario a más". "Apoyaremos la meta más ambiciosa y cualquier iniciativa que facilite la descarbonización más rápida de la economía y el abandono de las energías fósiles. Esa es nuestra bandera", recalcó.

Sánchez Galán hizo un llamamiento a los países de la UE a que "aceleren la aprobación de sus planes de Energía y Clima, para que puedan ser implementados cuanto antes". El primer borrador de dichos planes nacionales, que formarán parte del paquete regulatorio que la UE quiere cerrar en un año para cumplir el Acuerdo de París, debe presentarse en enero de 2018.

El presidente de Iberdrola confirmó que la compañía apuesta "por todo tipo de energías renovables, sin prejuicios, porque todas son necesarias y cada una tiene su papel", y destacó los proyectos de expansión eólica en Alemania, la bretaña francesa, Inglaterra, o los estados estadounidenses de Massachusetts y Carolina del Norte.

Sánchez Galán recordó que Iberdrola está comprometida con reducir la intensidad de sus emisiones de CO2 en un 50% en el año 2030 respecto a los niveles de 2007 y ser neutra en carbono en 2050, y anunció que en diciembre participará a la cumbre sobre finanzas climáticas que organiza el presidente francés, Emmanuel Macron en París.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS