Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ahorro en España es un lujo que solo practican unos pocos

El 58% de la población se endeuda para llegar a fin de mes. La precariedad laboral y el paro hace difícil tener un colchón

El ahorro en España es un lujo que solo practican unos pocos
Getty

El ahorro no es precisamente una costumbre (o una posibilidad) muy común entre los españoles. Por lo menos, no lo es en este momento. De la renta disponible —es decir, los ingresos menos los impuestos—, solo un 6,5% se destina a este capítulo, según los últimos datos referidos a periodos móviles de cuatro trimestres, publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). O, lo que es lo mismo, de cada 100 euros que quedan en los hogares españoles después de haber arreglado las cuentas con el fisco, solo 6,5 euros acaban ahorrados a través de algunos de los instrumentos creados para ello, ya sean depósitos, fondos de pensión u otros. De esta forma, en el segundo trimestre la tasa de ahorro de los hogares disminuye cuatro décimas de punto con respecto al trimestre anterior, el nivel más bajo en nueve años.

El ahorro en España es un lujo que solo practican unos pocos

Todo esto ocurre mientras, en el mismo periodo, se registra un aumento del 2,6% de la renta disponible, síntoma de que la mayor cantidad de dinero que ingresan ahora los españoles en su conjunto se utilizan para el gasto en consumo. Sube un 4,6%. “Del empleo que el mercado de trabajo español está generando, forman parte o jóvenes cuyos sueldos son muy bajos o personas que llevaban mucho tiempo sin trabajar y que hasta ahora no han podido consumir satisfactoriamente”, explica Rafael Pampillon, economista de IE Business school. Ambos grupos no logran ahorrar, los primeros porque sus ingresos no les da lo suficiente para hacerlo, y los segundos porque se gastan lo que han vuelto a cobrar en bienes a los que hasta ahora han tenido que renunciar.

Solo cuatro de cada diez ahorran

El 86,6% de los españoles que obtienen rentas ingresan menos de 30.000 euros al año, por lo que “les resulta prácticamente imposible destinar parte de ellas a algún producto de ahorro o inversión”, señala, en la misma línea, el sindicato de los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). Asimismo, un fuerte desincentivo para el ahorro proviene de los tipos de interés, que se encuentran en niveles ínfimos y hacen que guardar el dinero resulte muy poco rentable. Con la pérdida también de poder adquisitivo por efecto de la inflación, cuya tasa interanual se encuentra en el 1,8%, “es normal que se prefiera gastar el dinero de inmediato”, redunda Pampillon.

De esta forma, solo cuatro de cada diez españoles consiguen ahorrar y aumentar el saldo de sus cuentas, mientras que el 58% de la población se endeuda para llegar a fin de mes, según una encuesta de Fintonic, una aplicación para optimizar la gestión de las finanzas personales. El nivel de previsión es mayor entre los hombres, que ahorran de promedio un 1% más que las mujeres. Del mismo estudio, realizado entre más de 100.000 usuarios, los que mejor gestionan sus finanzas son los mayores de 55 años, que ahorran un 8,8% de lo que ingresan, y los menores de 25 años, con un 8,6%. Los que peor lo hacen son los ciudadanos de entre 34 y 44 años.

En cuanto a las regiones más precavidas, País Vasco y Cantabria son las comunidades autónomas en las que mejor se planifica, con un ahorro del 9,1% en ambos casos. Les siguen los riojanos, con un 8,8%. En el extremo opuesto se sitúan canarios, catalanes y valencianos, con un ahorro del 5,4%, 6,5% y 6,7%, respectivamente.

¿Planes de pensiones obligatorios?

“El ahorro ideal estaría entorno a un 10% de la renta disponible, que es aproximadamente la media de los últimos 10 años”, opina Pampillon. La cota más baja se registró en 2008, cuando llegó al 5,8% de la renta disponible anual. Con su 6,5% actualmente, la tasa de ahorro está muy lejos también del 14% que rozó en 2009.

Para paliar a esta situación, el economista aboga por una subida de los sueldos en aquellas unidades de trabajo en las que aumenta la productividad, y en planes de pensiones obligatorios para todos los trabajadores. “El ratio entre ocupados y pensionistas, que hoy es dos, en 2050 será apenas uno”, subraya Pampillon. Con lo cual, fomentar el ahorro para garantizarse una jubilación es, en sus palabras, una autentica necesidad. “Una manera de hacerlo sería destinar a la pensión un porcentaje del salario, aunque la cartera en la que alocarlo debería ser elegida libremente por el trabajador”, detalla.

El papel de la empresa

En España, la intervención de la empresa en este asunto es mucho menos habitual que en otros países. La recomendación de algún jefe constituyó una motivación para empezar a ahorrar para el 27% de los trabajadores españoles, destaca un estudio de la aseguradora Aegon. Pero del mismo informe, realizado en 15 países de Europa, América, Asia y Australia, con un total de 16.000 encuestados, se desprende que esta cuota es del 40% internacionalmente. Solamente el 8% de los trabajadores españoles empezó a ahorrar porque en la empresa les hicieron un plan de pensiones. Este porcentaje, sin embargo, llega a los 17 puntos globalmente.

El hecho de que la empresa haga aportaciones al plan de pensiones animó a ahorrar al 12% de los trabajadores a nivel mundial, pero solo a un 5% en España. Y los españoles que empezaron a ahorrar desde que tuvieron su primer trabajo fueron el 8%, frente a un 11% global.

El 23% de los españoles invierte en productos financieros

Casi una cuarta parte de los españoles (un 23,1%) tiene contratado algún producto financiero para incrementar su ahorro, según un estudio de la app de gestión financiera Fintonic. Los planes de pensión representan la opción más habitual, que escoge el 11,9%. El 6,8% invierte en valores, el 6,4% en fondos y el 5,5% prefiere los depósitos.

Los cambios vitales fueron la primera causa que empujó a los trabajadores españoles al ahorro, ya que se dio en el 45% de los casos, señala un informe de la aseguradora Aegon. Le siguen el hecho de alcanzar una edad determinada (27%) y fundar una familia (18%).

Más información