Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander ganó 5.077 millones hasta septiembre, un 10% más

El banco ha recuperado más de 10.000 millones de depósitos de clientes del Banco Popular

 El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, hoy.
El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, hoy.

El Banco Santander  ganó 5.077 millones de euros en los primeros nueve meses, un 10% más que el mismo periodo del año anterior, tras destinar 515 millones a cargos extraordinarios, según la entidad. Los ingresos del grupo subieron un 10% mientras que los gastos lo hicieron en un 7%. En ocho de los diez mercados principales tuvo incremento de ingresos.

La presidenta del banco, Ana Botín, dijo en una nota: "Estamos muy contentos con los avances conseguidos desde que compramos Banco Popular en junio. Hemos ampliado el capital necesario, alcanzado un acuerdo para la venta de los activos inmobiliarios y recuperado más de 10.000 millones de depósitos de clientes". La entidad inyectó 13.000 millones para frenar la fuga de depósitos, que alcanzó los 20.000 millones en total. El Santander compró el Popular por un euro con una aportación de recursos propios de 2.000 millones procedentes de los accionistas y parte de los bonistas que perdieron su inversión.

Botín afirma también que "cumpliremos todos nuestros objetivos comerciales y financieros, entre ellos, el de aumentar el beneficio por acción a doble dígito en 2018.”

En el tercer trimestre, el Grupo se apuntó "unos cargos no recurrentes de 300 millones de euros por la integración del Popular (anunciados en el momento de la adquisición), de 85 millones de euros, principalmente por la integración de la unidad minorista y de la banca de consumo en Alemania, y de 130 millones de euros por empresas participadas, activos intangibles y otros conceptos", dice el banco. Sin estas partidas extraordinarias, el beneficio ordinario hubiera sido de 5.592 millones, un 14% más en euros constantes (es decir, excluyendo el impacto de los tipos de cambio).

Según explica la entidad, en España, sin contar el Popular, el beneficio atribuido aumentó un 61%, hasta 914 millones, por el efecto de un cargo neto extraordinario de 216 millones de euros sin el que la ganancia hubiera crecido un 16%.

En cuanto al Popular, la entidad generó una pérdida atribuida de 122 millones por el cargo no recurrente de 300 millones mencionado anteriormente registrado en el tercer trimestre para costes de integración.

Entre junio y septiembre, el Grupo completó una ampliación de capital de 7.072 millones; acordó la venta del 51% de los activos inmobiliarios a Blackstone; inició el cambio de marca, y abrió la red de cajeros del Santander a los clientes del Popular.

Asimismo, el bono de fidelización para clientes que compraron acciones del Popular entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016 cuenta ya con una aceptación de más del 60 % del máximo importe posible de la emisión.

Brasil y Reino Unido mandan

Como en ocasiones anteriores, la obtención del beneficio ordinario se explica por la diversificación geográfica: en nueve de los 10 mercados principales gana más; en donde no lo consigue es en Estados Unidos "por el impacto de los huracanes". Entre enero y septiembre, Europa aportó un 52% de los beneficios y América, un 48%. Excluyendo las pérdidas por los inmuebles en España y sin contar con los gastos de los servicios centrales, la distribución del beneficio por países es la siguiente: Brasil aportó el 26% de las ganancias, el Reino Unido un 16%, España el 15% (incluyendo el Popular que supone el 2%), Santander Consumer, la banca de consumo, el 13%, México el 7%, Chile el 6%, Estados Unidos el 5%, igual que Portugal, Argentina el 4% y Polonia el 3%.

La cartera crediticia también refleja esta diversificación, tanto geográficamente como por segmentos de negocio. Las hipotecas a hogares representan el 36% de la cartera, el consumo el 16%, el negocio de empresas el 15% y el de pymes el 9%, entre los principales.

En el tercer trimestre estanco, excluidos los cargos extraordinarios, el grupo obtuvo un beneficio de 1.976 millones de euros, un 17% más (20% en euros constantes) que en el mismo periodo del año anterior. Con los extraordinarios, que incluyen costes de integración del Popular ya anunciados, el beneficio atribuido es de 1.461 millones de euros, un 14% menos.

La ratio de capital CET1 fully loaded, el de más calidad y que siguen los mercados, repuntó ocho puntos básicos en el trimestre, al 10,80%. Excluyendo los extraordinarios, la ratio de capital habría aumentado al 10,86%.

La ratio de morosidad cayó en 113 puntos básicos en el último trimestre, hasta el 4,24%, debido principalmente al acuerdo para vender 30.000 millones de activos inmobiliarios de Popular. Excluido Popular, la ratio de mora del Grupo cae al 3,51%.

Impacto de Cataluña

En contra de lo que apunta el Gobierno, que apunta que la crisis en Cataluña impactará en la economía, el Santander es más optimista. “El PIB mantiene una inercia fuerte. No prevemos cambios significativos. Ha pasado poco tiempo”, apuntó José Antonio Álvarez, consejero delegado. En cuanto a la captación de pasivo procedente de otros bancos de origen catalán, Álvarez admitió que “hemos atraído 10.000 o 11.000 millones en dos meses, y en octubre a un ritmo más rápido... seguimos creciendo. Ha habido afluencia de clientes a las oficinas”. El Santander “no contempla la independencia” de Cataluña y señaló que en el caso de haber tenido la sede en Barcelona, “probablemente hubiéramos hecho lo mismo que los competidores”.

En la rueda de prensa de presentación de resultados, el consejero delegado, José Antonio Álvarez, comentó que el Santander ha devuelto 200 millones de las cláusulas suelo de las hipotecas del Popular. Sobre los ajustes de plantilla en los servicios centrales del Popular, Álvarez adelantó que en las próximas semanas empezarán las negociaciones con los sindicatos. El grupo ha perdido 70 millones con la unidad de inmuebles, donde aun tiene activos por casi 6.000 millones. Sobre la posibilidad de acabar con la marca Popular, dijo que “el grupo va una sola marca en todo el mundo”.

"El tema de la integración de sucursales requiere la previa integración tecnológica, lo cual nos lleva al año 2019", ha recordado el consejero delegado. Los costes de reestructuración por la integración de Popular, cifrados en 1.300 millones antes de impuestos, equivalen a unos 900 millones con impuestos, es decir, 300 millones de euros en cada uno de los tres próximos años (2017, 2018 y 2019), ha dicho Alvarez.

Las comisiones de los cajeros

El 'segundo espada' del banco ha explicado que la entidad se encuentra "analizando todo" lo que tiene que ver con acuerdos y 'joint ventures' de Popular con otros socios. "En algunos casos querremos comprar lo que es 'core' y venderemos lo que no consideremos necesario para el negocio", ha señalado Álvarez, insistiendo en que las decisiones se tomarán cuando se llegue a acuerdos con los socios.

En este sentido, el acuerdo para el uso de sus cajeros que Popular y Crédit Mutuel tienen con ING, Alvarez ha señalado que se está negociando actualmente. "Estamos en conversaciones exploratorias sobre qué podemos hacer con esa red de cajeros", ha añadido.

En cuanto a WiZink, propiedad de Värde Partners en un 51% y de Popular en un 49%, el segundo ejecutivo de Santander ha señalado que alguna parte de la compañía es 'core', como las tarjetas de débito, mientras que otra parte no lo es y tiene menos interés para el grupo.

 

Por otra parte, Álvarez ha apuntado que la política de dividendos de Santander, que contempla actualmente un 'scrip dividend' o dividendo flexible, la decide el consejo de administración.

Según ha dicho, Santander dedica un tercio de su beneficio a abonar esta retribución, otro al negocio y otro a acumular capital. En cuanto el capital requerido se alcance, el tercio correspondiente a ello deberá dedicarse a una de las otras dos partidas, pero esto lo decidirá el
consejo.

Preguntado sobre el impacto de la nueva normativa europea MiFid II, Alvarez ha reconocido que "algún efecto tendrá" sobre la cuenta de resultados de Santander, pero la entidad ya está dedicada a la formación de los asesores, como requiere la norma.