Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimas Gimeno: “El sector turístico español no acaba de subirse al tren de la calidad”

El presidente de El Corte Inglés pide mejorar las estadísticas para no centrarse solo en el número de turistas sino en su rentabilidad

Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés, durante su intervención.
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés, durante su intervención.

España es la tercera potencia turística mundial y recibe cada año el 21% de todas las pernoctaciones de turistas de la UE. Sin embargo, es el quinto destino en gasto diario por turista, muy por detrás de Alemania, Francia o Reino Unido. “Eso significa que en nuestra actividad turística prima todavía la cantidad y no acabamos de subirnos al tren de la calidad”, ha afirmado Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés, en la tercera edición del Shopping Tourism & Economy Summit, unas jornadas en las que se discute cómo atraer al turista de compras. para conseguir ese objetivo, Gimeno ha abogado, entre otras cosas, por reformar las mediciones estadísticas turísticas, incorporando medidores de "rentabilidad económica y social", y por promocionar el destino España en países que emiten turistas con gran capacidad de gasto, como China, el Golfo Pérsico o Rusia.

Gimeno ha tirado de los datos del INE para subrayar la importancia del sector turístico, que mueve 110.000 millones de euros al año en España, el 11% del PIB. Sin embargo, ha afirmado, “en ingresos estamos por debajo de nuestros competidores, a pesar de superarlos en pernoctaciones”. Pese a que España concentra el 21% de las pernoctaciones de la UE, Gimeno ha destacado que Alemania triplica a España en gasto diario por turista, Francia la duplica y Reino Unido e Italia la superan. Por ello, ha afirmado que "en la actividad turística española todavía prima la cantidad y no acabamos de subirnos al tren de la calidad”. En otras palabras: “España necesita una gran demanda [muchos turistas] para mantener el éxito y la rentabilidad es claramente mejorable”. O, como apuntó la vicepresidenta del Gobierno, debe concentrarse “más en el margen que en el volumen”.

En cuanto a empleo, ha subrayado que, con la mitad de turistas, Reino Unido emplea a más o menos la misma cantidad de personas que España, unos tres millones. Es decir, españa necesita el doble de visitantes para mantener el mismo nivel de empleo. “Algo tenemos que revisar”, ha dicho.

La tesis de que España atrae a muchos turistas que gastan poco sobrevoló casi todas las intervenciones de la jornada, centrada en cómo atraer a turistas como los chinos o de otros países de fuera de la UE, que gastan mucho más en sus viajes. Por ejemplo, se citó el dato de que, pese a que apenas 374.000 chinos visitaron España en 2016, acumularon el 31% de las compras tax free (en las que se devuelve el IVA a ciudadanos de fuera de la UE), con un gasto medio total por persona de 2.593 euros, frente a 911 euros de los británicos, el mayor mercado turístico español.

Para mejorar ese panorama, Gimeno ha abogado, entre otras cosas, por nuevas mediciones del sector, “indicadores más eficientes que el de la cantidad”, basados en la “rentabilidad económica y social”. También apuesta por renovar el modelo turístico, no mantenerlo solo en el sol y la playa, sino extenderlo a la cultura, las compras o la gastronomía y ha pedido la apertura de nuevas rutas aéreas “con los países que envían mayor número de viajeros y con mayor capacidad de gasto”, principalmente China, y la “agilización de la concesión de visados”. En su opinión, la promoción debe orientarse a países que “necesiten conocer mejor la oferta” española en cuanto a turismo y no tanto a países de la UE donde ya se conoce ESpaña. Y finalmente, ha pedido revisar la gestión de las empresas turísticas, implementando los mejores recursos, el mejor talento y las mejores prácticas.

Al igual que hizo el año pasado, también ha apostado por que la Administración y las empresas unan “todavía más sus esfuerzos para desarrollar nuevos modelos con el objetivo de captar los mejores colectivos de visitantes”. En este sentido, ha mencionado estudios que aseguran que si España consiguiera elevar al 25%, desde el 12% actual, el turismo de “países lejanos” (de fuera de la UE, en particular China, países del Golfo Pérsico, Rusia o Latinoamérica), los ingresos por este concepto pasarían de 4.100 a 8.700 millones de euros. Es decir, “el turismo de calidad puede ser un gran impulsor de la economía española”, ha afirmado.