Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Standard & Poor’s alerta de que la tensión en Cataluña puede afectar al crecimiento

La agencia de calificación mantiene la calificación de la deuda española y su perspectiva positiva

Un agricultor con un tractor ante una fachada que tiene pintada una 'estelada'
Un agricultor con un tractor ante una fachada que tiene pintada una 'estelada' Getty Images

Standard and Poor's comparte la opinión del Banco de España de que las tensión política y social en Cataluña puede afectar al crecimiento. La agencia de calificación no modifica la calificación de la deuda española, la mantiene en BBB+, ni la perspectiva, que sigue siendo positiva. Pero lanza un aviso claro: "Si persisten las tensiones entre el Gobierno central y la Generalitat, y no se resuelven, esto podría afectar a la confianza de las empresas y los inversores, y debilitar las perspectivas de crecimiento de la economía española".

La agencia estadounidense no cree que Cataluña vaya a ser independiente, todo lo contrario. Sin embargo, cree que el choque va a mantenerse en el tiempo, "aunque esto no afecta a la perspectiva de calificación [de la deuda] a largo plazo".

"Esperamos que las tensiones entre el Gobierno central y la Generalitat persista y alimente la incertidumbre política. Consideramos que ha crecido la confrontación política tras la convocatoria del referendum del 1-O por el Govern, lo que podría -si no se detiene- hacer menos predecible el comportamiento de la deuda soberana", continúa Standard and Poor's, "por ejemplo, la tensión equistada en Cataluña podría afectar negativamente a las perspectivas de crecimiento en España en comparación con nuestras previsiones actuales".

A pesar de esta advertencia "por los riesgos políticos internos", la agencia no apreca que la economía española haya sufrido por el conflicto hasta ahora. 

Sobre la evolución de futuras reformas, la agencia cree que los más probable es que se retrasen, "reflejando la realidad política actual de un Gobierno en minoría [...]. Sin embargo, no creemos que las reformas pasadas se reviertan. Cualquier vuelta atrás, si ocurriera, afectaría tanto a las perpectivas económicas como a la calificación crediticia".