Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit comercial crece pese al récord de exportaciones

El superávit no energético se queda en solo 87,6 millones por el crecimiento de las importaciones

Terminal de carga en el puerto de Algeciras.
Terminal de carga en el puerto de Algeciras.

La economía española registró en julio otro récord de exportaciones. En los siete primeros meses del año subieron un 9,1% respecto al mismo periodo del año anterior hasta los 163.065 millones, según datos de Comercio. Aun así, el déficit comercial ha empeorado y escala hasta los 13.187 millones, un incremento de 4.751 millones impulsado por un crecimiento de las importaciones del 11% en lo que va de año. Un motivo es el saldo energético, que empeoró en 3.825 millones hasta los 13.275 millones. Por una parte, los precios energéticos se notan.

Por otra, el saldo no energético también se está deteriorando. Y esa quizás sea la peor noticia que se infiere de las cifras de ayer. Este ha descendido en 926 millones, lo que deja el superávit no energético en solo 87 millones. Las importaciones no energéticas crecen más que las exportaciones gracias “a la consolidación de la recuperación económica”, subraya una nota del Ministerio de Economía.

¿Y a qué capítulos se achaca esta caída en el saldo no energético? Los datos apuntan un aumento generalizado en las rúbricas de importaciones. En cambio, se detecta un deterioro en las exportaciones de otras mercancías y del sector del automóvil. La facturación en el exterior del motor bajó un 0,7%, “asociado con las menores ventas a Reino Unido y Turquía”, señala Economía. Respecto a estos fabricantes, fuentes de Comercio señalan que esta evolución negativa obedece a factores coyunturales y que, en principio, no son preocupantes.

Fuentes del sector del automóvil argumentan que esto también ocurre por los cambios de modelos que se están produciendo, los cuales hacen que mientras entra un modelo nuevo y sale el viejo haya una caída de las ventas del antiguo. Y eso se refleja momentáneamente en las cifras de exportación de vehículos. No obstante, consideran que en el fondo se trata de una buena noticia al asegurarse la carga de trabajo para unos diez años.

Por otra parte, las exportaciones españolas avanzan en lo que va de ejercicio a tasas superiores que el grueso de principales países. Si bien España deja de ser el líder en crecimientos. Reino Unido, cuya moneda se desploma abaratando sus exportaciones, y Japón la superan. Si se toman datos solo de julio, el aumento de las exportaciones españolas es menor que el de la zona euro y la UE: 3,9% frente a 5,9% y 6,9%.

Las exportaciones a la zona euro, que suponen el 52% del total, suman un 8,4% empujadas por la recuperación. Por el contrario, retroceden las ventas a Reino Unido por la depreciación de la libra. Respecto a los precios de exportación, repuntan un exiguo 0,2%. Es decir, las empresas se esfuerzan por mantenerse competitivas.