Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de las grandes empresas aumenta su plantilla pero a costa de contratos temporales

La Central de Balances del Banco de España recoge en el primer semestre del año un crecimiento del empleo temporal del 8% frente a un avance del 0,8% en los fijos

Sede del Banco de España, en Madrid.
Sede del Banco de España, en Madrid.

El 49% de las empresas grandes aumentó plantilla en el primer semestre de 2017, según los datos de la Central de Balances Trimestral del Banco de España publicados este jueves. La cifra representa una mejora respecto al 45,7% registrado un año antes.

Esta encuesta del Banco de España sigue una muestra bastante representativa de la evolución de las compañías de cierto tamaño. Y el empleo en estas empresas creció un 2% entre enero y junio, ligeramente por debajo de los crecimientos del 3% que el empleo estaba registrando en el conjunto de la economía. Los gastos de personal crecieron un 1,8%.   

Este avance del empleo presenta, además, una nota bastante negativa. También en las grandes empresas el incremento de trabajadores se hizo a costa del empleo temporal. Mientras que el número de indefinidos creció un 0,8%, el de temporales aumentó un 8,1%.

El resultado ordinario neto de estas empresas creció un 1,8% en términos interanuales, impulsados tanto por los mayores dividendos como porque los costes financieros siguieron descendiendo. Por el contrario, los beneficios extraordinarios cayeron un 26,8% debido a las menores plusvalías generadas. El moderado aumento de los beneficios ordinarios se debió en parte "al comportamiento desfavorable de las rentas de algunas empresas de gran dimensión", explica la nota del Banco de España. Y eso ha provocado que las ratios de rentabilidad sobre activos se hayan contraído ligeramente. 

Aunque no de manera muy significativa, las compañías de la Central de Balances también aumentaron su deuda, que además "elevó algo su peso en relación a los activos", según el análisis del organismo supervisor. El Banco de España detecta que los grandes grupos empresariales han respondido a la restricción del crédito sufrida durante la crisis consiguiendo más financiación intragrupo. Es decir, recurrían a sus filiales en el exterior para obtener mejores condiciones. De forma más reciente, estos conglomerados están aprovechando el abaratamiento de la financiación mediante emisiones de deuda, señala.