Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hija mayor de Amancio Ortega crea su propio imperio inmobiliario

La mujer más rica de España acumula a final de 2016 una cartera de activos inmobiliarios por valor de 541 millones de euros, el 24% superior al ejercicio anterior

Sandra Ortega, la hija mayor de Amancio Ortega, ha demostrado tener el mismo buen olfato para los negocios que su padre. Tras recibir en 2013 la herencia de su madre, Rosalía Mera, ha impulsado su propio imperio inmobiliario con activos en Stuttgart (Alemania); Nueva York, Palo Alto, Miami Beach, Hollywood y Los Ángeles, en Estados Unidos; y Barcelona, Vigo y Madrid, en España. A través de la sociedad Rosp. Corunna, cuenta con activos inmobiliarios por valor de 541,63 millones, lo que supone un incremento del 24% respecto a 2015.

Sandra Ortega
Sandra Ortega y su marido, en el funeral de Rosalía Mera, en 2013. EL PAÍS

La principal heredera del grupo Inditex gestiona las participaciones industriales y las inversiones inmobiliarias mediante la sociedad Rosp. Corunna, una sociedad constituida en el año 2000 pero que hasta 2013 no comenzó a formular cuentas consolidadas, justo el año en que falleció su madre Rosalía Mera. A partir de ese año, Sandra Ortega, conocida por su discreción, con una vida alejada del lujo y la ostentación, se hizo cargo de las participaciones empresariales que había heredado de su madre. A través de Rosp. Corunna controla 19 compañías inmobiliarias y firmas con las que gestiona carteras de inversión. Entre ellas, cuenta con participaciones en la cadena de hoteles Room Mate (30%), en la productora cinematográfica Milou Films (25,99%) o la firma de ingeniería Inusual Comunicación Innovadora (45%) entre otras. Además, Rosp. Corunna es titular de un 5,05% de Inditex y de una participación similar en Pharma Mar.

Nuevo edificio en Stuttgart

La compañía registró un beneficio neto de 89,69 millones de euros en 2016, frente a los 105,82 millones registrados durante el ejercicio precedente. Esta ligera reducción de los beneficios se explica por la moderación que sufrieron los ingresos durante el año pasado. La cifra de negocios de Rosp. Corunna ascendió a 142,29 millones, un 17% menos que el ejercicio precedente.

La compañía informa en sus cuentas anuales que "la actividad de gestión de participaciones financieras ha reportado un beneficio neto de 82 millones y el resultado de las filiales del área inmobiliaria ha sido de siete millones".

Las inversiones inmobiliarias de la sociedad ascienden a 541,63 millones de euros, un 24% más que en 2015. Esta cartera es además un 84% que los activos que mantenía la sociedad en 2013, cuando heredó. Sandra Ortega imita el apetito inversor de su padre por el ladrillo, quien acumula inversiones inmobiliarias a través de su sociedad Pontegadea por más de 8.500 millones.

Entre las nuevas inversiones inmobiliarias realizadas el año pasado por la sociedad que gestiona Sandra Ortega destaca un edificio de locales de oficina en Stuttgart (Alemania) por un importe de 90 millones, por los que ingresa dos millones tras ponerlos en alquiler. El grueso de estas propiedades son hoteles (el 60% del total) y oficinas (32%), aunque también cuenta con activos residenciales y comerciales, naves industriales y aparcamientos. El 90% de estos activos inmobiliarios están en el extranjero. Casi todos están arrendados, por los que ha conseguido unos ingresos de 22,79 millones, un 36% más que en 2015.

Entre los principales inmuebles arrendados destaca un edificio en Nueva York por el que la sociedad ha ingresado 4,3 millones. Otro edificio en Palo Alto (California) cuya gestión se ha cedido a cambio de 2,7 millones. Dos edificios en Miami Beach por los que obtiene 2,18 millones. Otro inmueble en Hollywood (California) con un alquiler de 1,23 millones. En Los Ángeles (California) tiene otro inmueble alquilado por 3,4 millones durante el año pasado. La empresa es propietaria de tres locales comerciales en Madrid, Vigo y Zaragoza que tiene arrendado por un total de 909.000 euros. Además, es titular de un hotel en Barcelona, que tiene alquilado por 660.000 euros.