Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMC propone que el abono social telefónico se extienda a los parados de larga duración

El regulador insta a que se aplique también este descuento a los paquetes de servicios como Movistar Fusión y no solo a las líneas fijas

Diez millones de hogares contratan paquetes convergentes en telecomunicaciones.
Diez millones de hogares contratan paquetes convergentes en telecomunicaciones.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha realizado un informe en el propone al Ministerio de Turismo, Energía y Agenda Digital (MINETAD) que amplíe el llamado abono social telefónico, por el que pensionistas y jubilados con rentas bajas reciben un descuento en su factura de teléfono. El regulador pide, por un lado, que se puedan acoger a este abono otros colectivos vulnerables como parados de larga duración. En segundo lugar, propone que se extienda también a los paquetes de servicios (fijo, móvil, datos e Internet) ya que actualmente solo se puede solicitar para líneas de telefonía fija contratadas individualmente.

El abono social es un componente del servicio universal de telecomunicaciones, que está asignado por el Gobierno a Telefónica. Se trata de una bonificación en la factura del teléfono fijo al que se pueden acoger jubilados y pensionistas con rentas anuales inferiores a 8.946,14 euros.

Este colectivo puede beneficiarse de un descuento del 95% del importe de la cuota de abono mensual, fijada actualmente en 17,40 euros/mes (IVA incluido), del que el beneficiario apenas paga 0,87 céntimos. Además, en el caso de dar de alta una línea de teléfono fijo recibe un descuento del 70% en el importe de la cuota de alta.

En la actualidad, este grupo de usuarios solo puede solicitar el abono social si tiene contratado el servicio telefónico fijo con Telefónica de manera individual. Es decir, si un cliente contrata el teléfono fijo empaquetado con otro servicio (ADSL, fibra, móvil o televisión) o incluso con una tarifa plana de voz fija no tiene derecho a dichos descuentos.

Actualmente tienen derecho al abono los jubilados con rentas inferiores a 8.946 euros

Paquetes convergentes

La CNMC argumenta que dado que la mayoría de clientes contratan el servicio telefónico empaquetado con el servicio de banda ancha o con una tarifa plana de voz, esta incompatibilidad tiene como consecuencia que la mayoría de los clientes de Telefónica no pueden optar al abono social.

En la actualidad, el número de líneas telefónicas contratadas de manera individual –no empaquetada– es muy reducido, de apenas el 32%, por lo que el informe de la CNMC propone que el abono social debería poder solicitarse para cualquier producto de Telefónica que incluya la cuota de abono, empaquetada o no. En este caso, estarían los paquetes Movistar Fusión, en sus diferentes versiones, el producto más popular de Telefónica

Además, la CNMC propone que, además de jubilados y pensionistas, otros colectivos con dificultades económicas (por ejemplo, parados de larga duración) puedan beneficiarse de estos descuentos.

Finalmente, la CNMC considera que los canales de que disponen los usuarios para solicitar el abono social (correo electrónico, fax o carta) podrían ser insuficientes para garantizar el acceso a este descuento a todos sus potenciales destinatarios. Para que resulte más efectivo, recomienda que el abono social también pueda solicitarse en las tiendas de Movistar o a través del teléfono gratuito 1004.