Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azkar rompe con sus fronteras

El grupo de transporte por carretera, ya integrado en la multinacional alemana Dachser, se prepara par entrar en el creciente negocio de la distribución de las compras por Internet

Delegación de Barcelona Sur de Dachser
Delegación de Barcelona Sur de Dachser

Al auge del comercio electrónico se ha sumado el interés de los grandes grupos de distribución a abrir pequeñas tiendas en el centro de las ciudades para que los clientes puedan analizar un producto o incluso probarlo virtualmente. Si les gusta lo pueden comprar pero no llevárselo, porque esos comercios no cuentan con inventarios sino que ordenarán a un transportista la entrega. Y es a este negocio donde ahora apunta la antigua Azkar, la firma decana del transporte de mercancías en España, ya redenominada Dascher tras la total absorción por parte de la multinacional alemana.

“Nos estamos preparando para servir a las tiendas de calle que venderán productos utilizando muestrarios o realidad virtual. Nosotros tendremos almacenados sus productos en naves periféricas y llevaremos la compra a casa del cliente. Hemos hecho el primer almacén, al pie de la M-40 de Madrid, y ya hemos entrado en el servicio de reparto de las ventas online de nuestros grandes clientes”, cuenta Juan Antonio Quintana, consejero delegado para España y Portugal de Dachser.

Quintana asegura que “el cambio ha empezado”, Media Mark o Ikea han entrado en las ciudades, Leroy Merlin tiene salas en sus tiendas para que el comprador vea la cocina montada con los muebles elegidos por él, e Inditex testea probadores virtuales de ropa en tres de sus tiendas, una está en San Sebastián. “Acompañamos a nuestros clientes en esta evolución digital que está cambiando la forma de venta al público. Una de las patas de nuestro plan estratégico 2020 para crecer en España y Portugal es ofrecer una logística personalizada para que los clientes puedan externalizar todas o cada una de las funciones de su cadena de suministro”, explica Quintana.

Una facturación en ascenso

Dachser facturó en España y Portugal 741 millones de euros en 2016, casi un 45% más que lo ingresado por Azkar en 2012, el año antes de su venta. La integración en Dacher ha supuesto casi doblar las líneas de exportación hasta llegar a 130 en los últimos cuatro años, y aumentar en un 40% el número de envíos a Europa. Los tiempos de entrega se han acortado por utilizar la doble conducción y el cambio de tráiler a mitad de los trayectos europeos con el camión del país destino. Dacher España ha hecho los 2.419 kilómetros de la línea Barcelona-Strykow (Polonia) en un día. El grupo suma 15.000 clientes en España y Portugal (50 grandes multinacionales) y tiene una flota de 2.500 vehículos. En España tiene los tres centros propios de intercambio aéreo para clientes peninsulares.

Dachser, nacida en España como Azkar en 1933, está ampliando su abanico de servicios hasta el punto de que instala en los hogares los electrodomésticos de fabricantes como Bosch. El antiguo transportista se está transformando en un operador logístico de servicios a medida y lo hace integrado en una multinacional que tiene presencia en 43 países y 409 ubicaciones en todo el mundo. “Pertenecer a Dachser nos fortalece para crecer y para competir en el mercado mundial. Esta es la segunda pata de la Estrategia 2020”, apostilla Quintana.

Competir en el exterior fue la primera razón de que Luis Fernández Somoza, antiguo dueño de Azkar, decidiera buscar un socio industrial en 2005, la otra era carecer de herencia sucesoria. El empresario gallego, que dio sus primeros como transportista para Amancio Ortega de Inditex, compró Azkar en 1990. El grupo vasco estaba al borde del cierre por desavenencias entre los dueños y Fernández Somoza logró llevarlo a la cumbre del mercado español. Pese a ello, también comprobó que carecía de pulmón para crecer en el mercado internacional.

Un plan exterior

Azkar era una empresa con dirección profesionalizada y cotizada, con presencia en Portugal, China y Brasil. Pero “los gigantes europeos y estadounidenses de la logística empezaron a comprar a los operadores españoles, y era difícil competir con ellos en la internacionalización de los clientes locales. España tiene una posición geográfica estratégica, pero sus operadores de transporte han terminado en manos extranjeras porque el país ha carecido de un plan para el sector a largo plazo similar al realizado por otros países como Francia, apoyándose en sus empresas públicas”, asegura Quintana.

Dachser entró en el 10% de Azkar en 2008 y de inmediato el entendimiento fue bueno entre ambas empresas familiares. El siguiente paso fue natural: Dachser finalmente se hizo con Azkar en 2013. El movimiento, según los analistas del sector, era inevitable. “La logística es cada día más importante debido al comercio electrónico y a la globalización, lo que implica grandes escalas. El proceso de concentración de los operadores logísticos comenzó hace 20 años. Pequeños operadores pueden prosperar en mercados de nicho, pero ofrecer una logística integrada global requiere de una infraestructura muy extensa para establecer plataformas regionales europeas, por ejemplo”, asegura Ángel Díaz, profesor de Operaciones de IE Business School.

Los primeros frutos del cambio se han plasmado en el crecimiento a dos dígitos del negocio internacional de la empresa en España y Portugal, hasta superar los 190 millones de euros en 2016 y convertirse en el 20% de toda la actividad. “El negocio exterior mantendrá el crecimiento a dos dígitos y será la mitad de los ingresos en la península ibérica porque el negocio interior crecerá a un dígito”, predice Quintana.

Dascher ha impuesto su identidad corporativa en Azkar para dar imagen de marca en el mercado mundial, pero ha mantenido el equipo directivo español y la plantilla de la antigua firma, que hoy supera los 3.300 trabajadores. “Ha podido haber despidos concretos, pero no hemos vivido ajustes de plantilla con el nuevo dueño que, por otra parte, ha mantenido los salarios. Vemos con agrado el crecimiento de la actividad de la empresa y por eso pedimos un mejor reflejo de ello en las nóminas”, asegura Carlos Nombela, coordinador de Comisiones Obreras para España de Dachser.