Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cadenas de restaurantes elevan sus previsiones de ventas ante el “momento dulce” de la economía

Los grandes grupos prevén facturar 10.650 millones en 2017, un 6,5% más, y aumentar un 9,3% el número de empleados

Restaurante VIPS en la Gran Vía de Madrid.
Restaurante VIPS en la Gran Vía de Madrid.

Las grandes cadenas de restauración rebosan optimismo ante la buena marcha de la economía española. Tanto, que han revisado al alza sus cifras de crecimiento de facturación, inversión y aperturas respecto a las que manejaban a principios de año. Marcas de Restauración, la patronal que agrupa a grupos como Vips, McDonald’s, Rodilla, Telepizza o 100 Montaditos, estima que cerrarán 2017 con unas ventas de 10.650 millones, un 6,5% más que en 2016 y dos puntos más de lo que preveía en febrero. Igualmente, revisa las cifras de inversión, que pasan de 75 a 127 millones de euros, y las de apertura de locales, que suben a 700, frente a los 450 que preveían en febrero. Además, prevén acabar 2017 con 153.000 empleados, un 9,3% más que en 2016.

“La verdad es que la economía española está en un momento muy dulce, la gente ha vuelto a salir y a consumir”. Echábamos de menos la alegría de antes de la crisis”, ha celebrado Octavio Llamas, presidente de Marcas de Restauración, en referencia a las previsiones oficiales, que apuntan a un crecimiento del PIB en torno o superior al 3%, medio punto más de lo que se preveía a principios de año y tres décimas más de la cifra enviada a Bruselas en abril. Ante este panorama y con un verano “espectacular” por delante, las cadenas de restaurantes revisan contundentemente la mayoría de sus cifras.

Así, esperan cerrar el año con una facturación de 10.650 millones de euros, un 6,5% más que en 2016 y 1,9 puntos porcentuales por encima de las previsiones del inicio del año. Según Llamas, estas cifras “doblarán” tanto el crecimiento del PIB como el del sector de la hostelería en general, que el año pasado aumentó sus ventas un 1,9%. “Estamos realmente contentos porque el sector está acelerando su crecimiento”, ha comentado en un encuentro con periodistas. Con esas cifras, el segmento de las cadenas ganará cuota de mercado en la restauración. A cierre de 2016, las cadenas representaban aproximadamente una cuarta parte del sector.

Llamas también ha pronosticado un fuerte crecimiento del empleo en las cadenas, que cerrarán el año con 153.000 empleados, frente a los 140.000 del año pasado, un 9,3% más, cuatro puntos por encima del resto del sector hostelero. En una semana en la que tanto el Gobierno como la patronal CEOE han coincidido a favor de subir los salarios, Llamas solo ha expresado la “sensación” de que las cadenas los están subiendo, pero su organización no recaba datos sobre el tema a las 36 enseñas que la componen. En cualquier caso, considera que lo importante es “crear empleo” y apuesta por ligar los salarios a la productividad.

El crecimiento del empleo de las cadenas tiene un factor fundamental, la apertura de locales. Marcas de Restauración preveía en febrero que el parque de sus restaurantes, entonces en 12.000, engordara en 450 locales. Según Llamas, en los primeros seis meses del año ya se han abierto 300, por lo que la previsión para el cierre de 2017 se dispara hasta los 700 locales. No prevé que las aperturas se vean frenadas por el aumento del segmento de la comida a domicilio, el delivery, toda vez que, dice, el fenómeno que se está produciendo es que cierren locales independientes y abran locales de cadenas. La inversión de las cadenas se irá a final de año a 127 millones (fundamentalmente en aperturas), frente a los 75 que preveían en febrero.

Además de la buena marcha de la economía, Llamas ha citado otra clave para el crecimiento del sector hostelero en general y de las cadenas de restaurantes en particular: el aumento del consumo de comida y bebida tanto fuera del hogar como procedente de la entrega a domicilio. Según sus datos, hace una década, del total de consumo de comida y bebida, “el 40 o 45% era de casa, de la despensa; ahora, ese porcentaje es la mitad. Consumimos más fuera de casa o nos lo llevan”, ha afirmado. En este sentido, afirma que la comida a domicilio “crece muchísimo, va como una auténtica moto, y va a seguir creciendo. No es una moda”. Actualmente, la entrega a domicilio supone un 3% de la facturación de las cadenas, pero esperan que el porcentaje llegue al 10% en cinco años.

Más información