Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La resistencia de Talleres Garrido

La empresa sorteó la crisis gracias al mercado del usado y a su servicio posventa

Un trabajador de Talleres Garrido
Un trabajador de Talleres Garrido

Ángel Garrido y Emiliano López son lo que se dice amigos de toda la vida y casi empresarios de toda la vida. Y es que, desde que se conocieron en el parvulario, no se han separado. Y tan fuerte ha sido su amistad que después de entrar a trabajar juntos como aprendices en un taller, también decidieron unirse en el emprendimiento. Así es como en 1979 decidieron crear Talleres Garrido en Motilla del Palancar (Cuenca). Y así es como más tarde fueron fundando tres nuevas empresas también dedicadas a la venta, reparación y postventa de camiones y autobuses: Cocentro, Autor Sur y Tecnocarrocera. En total, como señala Ángel Garrido, “formamos una plantilla de unas 300 personas, facturamos en torno a 140 millones de euros y tenemos una venta anual de unos 1.400 vehículos”. Los centros de trabajo de la empresa se reparten entre Castilla La Mancha, Madrid, Valencia, Aragón y Cataluña.

Cómodamente sentado en uno de los despachos que Cocentro tiene en la entrada a Madrid por la A-3, Garrido recuerda la gran crisis de 1991 como toda una experiencia. Lo aprendido entonces les sirvió para sobrevivir a la última crisis y para salir de ella con un mayor volumen de negocio y más trabajadores. “Creo que salimos reforzados por dos razones. Primero, por el prestigio que tiene nuestro servicio postventa. Segundo, porque siempre hemos tenido claro que tenemos que controlar mucho nuestro endeudamiento. Este negocio implica realizar altas inversiones en infraestructuras y en compra de material puesto que hay que tener en cuenta que un camión puede costar unos 80.000 euros, mientras que un autocar puede salir por unos 220.000 euros”.

La fórmula de Talleres Garrido fue crecer con recursos propios. Según el empresario conquense, “todos los beneficios que hemos generado los hemos revertido en la empresa. Ese es el secreto, no hay más. Nuestras cuentas siempre han tenido buena salud, entre otras cosas, porque jamás hemos repartido dividendos”. Y añade: “Durante la crisis consumimos menos y nos desplazamos menos, lo que trajo como consecuencia que se vendieran menos camiones y autocares. El sector pasó de vender más de 30.000 camiones en 2008 a no llegar a 8.000 unidades un año después. Si una situación así te pilla muy endeudado o con un inventario sobredimensionado, te vas al cierre seguro”.

El desplome del sector afectó seriamente a los concesionarios de venta de vehículos por la desaparición de muchos emprendedores autónomos. Señala Garrido que “antes el mercado estaba mucho más atomizado. Aunque ya llevábamos varios años observando una concentración del sector, la crisis ha acelerado el proceso. Ahora hay empresas con 500 ó 600 vehículos. Esto a nosotros no nos favorece, puesto que la cadena de distribución, con un mercado más disperso, tiene más intervención. El fabricante tiene más fácil llegar al cliente final”.

Ventas en Internet

Para mantener y reforzar el negocio también han sido clave las ventas por Internet y el auge del mercado de vehículos de segunda mano. Ese ha sido el binomio que, entre otros factores, ha permitido al grupo Talleres Garrido mantenerse donde otros han desaparecido. Un binomio algo inesperado, según reconoce el propio Ángel Garrido. “Antes de la crisis el departamento de venta de vehículos de segunda mano era un mal necesario y deficitario que tenías que tener por el simple hecho de que se entrega un vehículo usado cuando compras uno nuevo. Pero, llegó la crisis y con ella la necesidad de generar ingresos y reducir pérdidas, por lo que tuvimos que reconvertir ese departamento en un área de negocio rentable, ya que el vehículo de segunda mano era el único que se vendía”, explica.

Talleres Garrido comenzó a vender muchos camiones y autocares —“sobre todo antes de la Primavera Árabe”— a países del norte de África y Oriente Próximo. Ángel Garrido explica que el modo de llegar a esos clientes es la Red. “A través de Internet se venden muchos vehículos usados, así que nos posicionamos en el sector. Para nosotros ha sido algo fundamental”.