Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE censura al Gobierno por suavizar las condiciones de las fundaciones bancarias

El Ejecutivo aprobó un decreto que exige meter menos dinero en el fondo de reserva contra las crisis bancarias

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, en Bruselas.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, en Bruselas. EFE

El BCE ha pedido al Gobierno que “reconsidere” las modificaciones aprobadas por Consejo de Ministros con las que se suavizan las condiciones financieras de las fundaciones bancarias, algo que afecta a Kutxabank, Unicaja e Ibercaja. El Ejecutivo propuso en un real decreto que las fundaciones destinaran como mininos el 30% de los dividendos a un fondo de reserva en lugar del 50% que estaba estipulado. También retrasó de cinco a ocho años el plazo para dotar el fondo. El BCE dice que va contra el espíritu de la reforma financiera.

El Banco Central Europea (BCE) no ha tardado en salir al paso de la intención del Gobierno de aflojar las condiciones de las fundaciones bancarias. Estos organismos mantienen la obra social y son los dueños de las antiguas cajas de ahorros, convertidas en bancos. Sin embargo, para no repetir los problemas del pasado —cuando los ciudadanos tuvieron que pagar las quiebras de las cajas—, el BCE estableció que las fundaciones crearan un fondo de reserva para eventuales problemas, que se debía alimentarcon el 50% del dividendo del banco filial, al tiempo que las fundaciones iban perdiendo el control sobre el banco.

Estas condiciones se fijaron en el memorando de entendimiento (MoU) de la Unión Europea, a cambio de los 41.000 millones de ayuda. Según la normativa anterior, en junio de 2020 se debía tener cubierto el fondo de reserva de las fundaciones. Ahora dejaría de plazo hasta 2023.

La entidad presidida por Mario Draghi afirma que la norma del Gobierno “cambia la estructura de incentivos y contradice el espíritu de la reforma original de las cajas de ahorros”. Recuerda que “el fundamento de la reforma del sector de las cajas era incentivar la reducción de las participaciones de control de las fundaciones en los bancos. Modificar esas disposiciones disminuye los incentivos de las fundaciones bancarias para reducir sus participaciones de control en entidades de crédito”.

El BCE considera que la base económica de las medidas “no se explica en el proyecto de real decreto, que alude simplemente a la situación actual de los mercados sin más aclaración”. El supervisor europeo critica el argumento del Gobierno de que se debe aflojar la presión sobre las fundaciones por “la situación actual de los mercados” cuando, recuerda el BCE, la economía española crece a fuerte ritmo.

El BCE considera además que estos cambios pondrían en desventaja a las fundaciones que ya han reducido sus participaciones. En medios parlamentarios se consideró que estos cambios están motivados por el apoyo del PNV, que domina Kutxabank, a los Presupuestos.