Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España fabrica una moneda de un kilo de plata como homenaje al dólar

La Fábrica Nacional de la Moneda ofrece una pieza para coleccionistas valorada en 1.500 euros

España fabrica una moneda de un kilo de plata como homenaje al dólar

En 1518, las minas del valle de Joachimsthal (hoy Jáchymov, en la República Checa) empezaron a producir grandes cantidades de plata a las cecas del Imperio de los Habsburgo. Las monedas acuñadas con esa plata, de algo menos de 30 gramos de peso, empezaron a ser apodadas como Joachimsthalers, que pronto se acortaría a thaler. La moneda se haría extremadamente popular y su nombre (traducido al español como tálero) se utilizaría para apodar a las monedas de ocho reales acuñados por la Corona española. Por eso, cuando tras su independencia Estados Unidos decidió adoptar la moneda española como propia, le dio el nombre que la haría globalmente famosa: el dólar. 

Para celebrar el quinto centenario del dólar, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda ofrecerá, a partir del 23 de mayo, una serie de 1.000 monedas de colección denominada Un kilogramo de plata, dedicada a la historia del valor. La colección está formada por una moneda acuñada en plata pura de un kilogramo de peso y con un valor facial de 300 euros. El precio de venta al público asciende a 1.500 euros, sin contar impuestos.

La moneda tendrá un diámetro de 10 centímetros. En el centro del anverso, lucirá el retrato a izquierda del Rey Felipe VI, luciendo distintivos de Capitán General. Rodeando el motivo central, en el sentido de las agujas del reloj aparecen el anverso y reverso de una moneda de ocho reales; el anverso y reverso de un dólar de 1794, el primero emitido en los Estados Unidos; y el anverso y el reverso de un Joachimsthaler.

En el centro del reverso, las Columnas de Hércules, ceñidas con una banda con el lema PLUS ULTRA. Rodeando los motivos centrales, en el sentido de las agujas del reloj, aparecen el anverso y el reverso de un Reichsthaler alemán, de un Leeuwendaalder holandés, de un Speciedaler danés y, en la parte inferior, de un Maria-Theresien-Taler, la versión austríaca de la moneda, que aún hoy se utiliza en algunas regiones de Oriente Próximo.