Alitalia pide al Gobierno que nombre nuevos administradores para solucionar la crisis

La aerolínea admite "la grave situación económica, patrimonial y financiera de la sociedad"

Vista de varios aviones de la compañía Alitalia en el aeropuerto Leonardo da Vinci de Fiumicino, Roma.
Vista de varios aviones de la compañía Alitalia en el aeropuerto Leonardo da Vinci de Fiumicino, Roma.EFE

El consejo de administración de la aerolínea italiana Alitalia aprobó hoy por unanimidad solicitar al Gobierno que nombre a uno o varios comisarios extraordinarios que se encarguen de la situación, tras el rechazo de los trabajadores del plan industrial. Así lo confirmó hoy la empresa italiana en un comunicado en el que explicó que la decisión es fruto de "la grave situación económica, patrimonial y financiera de la sociedad".

Ahora se inicia un proceso que culminará previsiblemente con el nombramiento por parte del Gobierno de uno o varios comisarios (hasta un máximo de tres) para que se encarguen de la gestión de la compañía aérea. Será la segunda vez desde 2008 que Alitalia estará en manos de un comisario.

El Ministerio de Economía y Finanzas trabajará ahora en los detalles de este préstamo que, según los medios especializados, podría ascender hasta los 500 millones de euros. La decisión de poner la compañía en manos del Gobierno ha sido adoptada por el consejo de administración después de la asamblea de accionistas celebrada hoy, en la que los socios de Alitalia recordaron que estaban dispuestos a aportar 2.000 millones de euros que necesita la aerolínea si esta hubiera aprobado el plan industrial.

Sin acuerdo laboral

Más información
Alitalia se asoma al abismo tras el “no” de la plantilla a la reestructuración
Alitalia, aterrizaje de emergencia
Alitalia modifica sus estatutos para evitar una opa de Etihad

El Ministerio de Desarrollo Económico será el responsable de designar a este o estos comisarios con un decreto ley que les permitirá asumir la gestión de la empresa, después de que la dirección no haya sido capaz de acordar con los trabajadores un plan industrial para sanear sus cuentas, que presentan graves problemas económicos.

El objetivo del comisario o comisarios nombrados por el Gobierno será elaborar y presentar en los próximos 180 días un plan de negocio viable para la compañía que trate de salvarla de la quiebra y que sea atractivo para captar la atención de potenciales compradores.

Algunos medios italianos apuntan a que entre los nombres que suenan para ocupar estos cargos están el de Luigi Gubitosi, que iba a haber sido el presidente ejecutivo de Alitalia si se hubiera aprobado el plan industrial, y Enrico Laghi, que ya fue comisario de la fábrica de aceros Ilva.

El principal problema de Alitalia en estos momentos es su falta de liquidez. El Gobierno italiano ha reiterado en los últimos días que no habrá más ayudas estatales para salvar Alitalia, aunque sí ha hablado de la posibilidad de conceder "un crédito puente" que permita su supervivencia los próximos seis meses.

El ministro de Desarrollo Económico, Carlo Calenda, confirmó el pasado 27 de abril que la Unión Europea ya ha dado el visto bueno a este crédito puente que se concederá a condición de que vaya acompañado de "un trabajo de venta". Como el plan fue rechazado por los trabajadores en referéndum el pasado 24 de marzo, a la compañía no le ha quedado otra alternativa que recurrir al Estado.

No obstante, Alitalia ha confirmado que sus vuelos no se verán afectados por esta crisis y seguirán operando tal y como está previsto. Actualmente Alitalia está controlada por la compañía emiratí Etihad y por Midco, una sociedad de cartera que posee el 51 % de sus acciones, que están en manos fundamentalmente de los bancos Intesa Sanpaolo y Unicredit, pero también de otras empresas.

El pasado 25 de abril, el ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia, Graziano Delrio, abrió la puerta de compra de Alitalia a la aerolínea alemana Lufthansa, si bien dos días después esta dijo que no está interesada en adquirirla.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS