Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía rápida para casos de ‘overbooking’

Los pasajeros de vuelos de la UE tienen garantizadas indemnizaciones y compensaciones si se les deniega el embarque

Overbooking Ampliar foto
Aviones de la compañía United Airlines en el aeropuerto de San Francisco. AFP

El overbooking o sobreventa de billetes se produce cuando el número de pasajeros con reserva confirmada que se han presentado a tiempo en el aeropuerto excede el de plazas disponibles en el avión y eso obliga a denegar el embarque a varios pasajeros.

El primer paso por parte de la compañía es solicitar voluntarios entre el pasaje que estén dispuestos a renunciar a su plaza. El marco legal de la Unión Europea establece que la compañía deberá siempre indemnizar al pasajero en casos de sobreventa, tanto si acepta renunciar al vuelo como si no, aunque en diferente cuantía.

Como norma general, la compañía está obligada a reembolsar en un plazo de siete días el coste íntegro del billete, y también a facilitar el transporte hasta el destino final lo más rápidamente posible o en una fecha que convenga al pasajero. 

La indemnización depende de la distancia del vuelo y de la rapidez en que la compañía logre, en su caso, una alternativa de transporte. Si el destino del vuelo está a una distancia de hasta 1.500 kilómetros, la compañía tendrá que abonar 250 euros al pasajero, pero solo le pagará la mitad, 125 euros, si le ofrecen una alternativa de transporte que le permita llegar al destino final del viaje con una demora de menos de dos horas.

La mitad de las cancelaciones ocurren en EE UU

En los últimos 30 días se han producido 40.543 cancelaciones de vuelos en todo el mundo y más de 540.000 retrasos. Más de la mitad de las incidencias han ocurrido en Estados Unidos, con 21.570 cancelaciones y casi 164.000 retrasos. En Europa, las cifras son mucho menores. Las cancelaciones no llegan a los 6.000 y los retrasos apenas superan los 86.000 en el último mes, según el portal estadístico Flight Stats.

Para destinos entre 1.500 y 3.500 kilómetros de distancia, la compensación económica asciende a 400 euros, la mitad si se ofrece una alternativa de transporte que no exceda las tres horas de retraso. En vuelos a más de 3.500 kilómetros fuera de la UE la indemnización sube a 600 euros, 300 si se da otra opción para llegar al destino con menos de cuatro horas de retraso. Para los vuelos a más de 3.500 kilómetros en suelo comunitario la cuantía sube a 400 euros, que serán solo 200 si la compañía consigue una alternativa para llegar con menos de tres horas de retraso con respecto a la hora inicial prevista.

La regulación establece que la compañía tendrá que proporcionar comida y bebida a los afectados suficientes según el tiempo de espera, y cuando sea necesario pernoctar, el alojamiento en un hotel y los traslados de hotel a aeropuerto.

Las organizaciones de defensa del consumidor OCU o FACUA ofrecen guías y calculadoras de la indemnización a la que el viajero tiene derecho. 

Más información