Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas de la PAC enfrentan a las Comunidades

Las Autonomías debatirán una nueva distribución del dinero comunitario con motivo de la reforma de la política agrícola

Un agricultor le quita hojas a una coliflor en una explotación agrícola de Sant Boi (Barcelona)
Un agricultor le quita hojas a una coliflor en una explotación agrícola de Sant Boi (Barcelona)

Las comunidades autónomas debatirán una nueva redistribución de las ayudas directas contempladas en la Política Agrícola Común (PAC) con motivo de la próxima reforma para más allá de 2020 y que se debe comenzar a negociar partir del próximo otoño. Todos los gobiernos regionales están de acuerdo en defender una PAC fuerte en Bruselas, con fondos suficientes para mantener los actuales pagos directos para quienes ejerzan la actividad agraria. Sin embargo, se mantienen posiciones encontradas entre las comunidades a la hora de la distribución de los fondos por considerar que el sistema actual beneficia claramente a determinadas zonas y cultivos, mientras deja en inferioridad a otras regiones o excluye a otras producciones.

En la aplicación de la reforma anterior de la PAC en 2014, desde la Administración se apostó por el mantenimiento del sistema de pagos para dar estabilidad a las explotaciones reproduciendo prácticamente el mecanismo de los pagos por derechos históricos con el de derechos de pago base, calificada en medios del sector como el reparto del Guadalquivir.

Reparto

En función de esa reforma, sobre unos pagos directos cercanos a los 5.000 millones de euros, entre las partidas más importantes destaca una media de 1.600 millones para Andalucía, 900 millones para Castilla y León, 750 para Castilla-La Mancha, 530 para Extremadura, 450 para Aragón, 325 para Asturias y 310 para Cataluña. En lo que se refiere a los pagos medios por hectárea, en Andalucía ascienden a 305 euros, a 201 en Aragón, 162 en Extremadura, 159 en Castilla y León o 146 en Castilla-La Mancha.

En relación con la próxima reforma, en los últimos meses ha tomado cuerpo una plataforma en la que participan los consejeros de Agricultura de Castilla-La Mancha, Aragón o Rioja en defensa de una redistribución de los recursos más equilibrada u que se puso de manifiesto en las recientes jornadas celebradas sobre la PAC.

En esta línea, los consejeros de Agricultura de Aragón, Castilla-La Mancha, La Rioja, Asturias y Baleares se manifestaron radicalmente en contra de mantener una distribución en base a los pagos históricos, mientras desde otras como Madrid se quieren eliminar privilegios y desde Valencia se apuesta por un reparto más equilibrado.