Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El regulador acusa a Televisa de tener “poder sustancial” en el mercado de televisión de pago en México

El grupo carga contra la decisión, que califica de inconstitucional, y anuncia medidas para defenderse

Televisa
Sede de Televisa en la Ciudad de México. EFE

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se corrige a sí mismo. El regulador mexicano ha acusado este jueves al grupo Televisa de mantener un “poder sustancial” en el mercado mexicano de televisión de pago, lo que abre la puerta a la puesta en marcha de “medidas” sin concretar para revertir esta situación. Esta decisión es contraria a la emitida hace un año y medio, cuando el pleno del organismo determinó que no se disponían de “elementos de convicción suficientes” para acusar a la compañía presidida por Emilio Azcárraga Jean de detentar un poder sustancial que podría contravenir la normal competencia en el mercado.

La resolución comunicada este jueves sostiene que, entre 2009 y 2014, el grupo Televisa “no enfrentó presión competitiva” porque tuvo la capacidad de formular ofertas del servicio de televisión de pago “en condiciones que los demás participantes no pudieron equiparar”. El motivo: “Televisa es el único participante en el mercado que opera los dos tipos de plataformas, y tiene los derechos y es productor de contenidos audiovisuales de gran valor para las audiencias que no están disponibles para sus competidores en las mismas condiciones”, subraya el IFT en la nota en el que anuncia la resolución tomada con el respaldo de la mayoría de votos del pleno. “Debido a estas capacidades, Televisa pudo atraer y retener suscriptores frente a los demás oferentes del servicio de televisión de pago”, añade el regulador, pese a los “esfuerzos” de sus competidores para ganar cuota de mercado. “Pero Televisa tuvo la capacidad de contrarrestar esos esfuerzos sin perder participaciones de mercado”, zanja.

Tras la acusación formal a Televisa, el IFT iniciará un procedimiento para poner las medidas necesarias que eviten que este excesivo poder de mercado se mantenga en el tiempo Sin embargo, este proceso podría prolongarse durante meses o incluso años. Durante ese tiempo, la compañía tendrá derecho de audiencia y podrá ofrecer los elementos de prueba que considere necesarios.

En un comunicado remitido este mismo jueves a la Bolsa de Valores mexicana, Televisa carga contra la decisión tomada por el regulador mexicano de telecomunicaciones y considera “inconstitucional” su cambio de postura respecto a la resolución original de septiembre de 2015 en la que el IFT no veía elementos suficientes para determinar la existencia de poder sustancial de mercado. En este sentido, la empresa subraya a sus accionistas que “promoverá los medios de defensa a su alcance” y que defenderá su posición “vigorosamente”.

Televisa es una de las mayores empresas de producción de contenidos audiovisuales en español y distribuye el contenido que produce a través de varios canales de televisión en abierto y en México y en más de 50 países –entre ellos, en Estados Unidos a través de Univisión–, a través de 26 marcas de canales de televisión, operadores de cable y servicios adicionales por Internet. Además, el grupo posee una participación mayoritaria en Sky, líder de televisión de pago vía satélite en México, República Dominicana y Centroamérica. Televisa también tiene importantes intereses en revistas, radio y entretenimiento en vivo, entre otros.