CaixaBank inicia su opa sobre el banco luso BPI y planea ajustes

Anuncia su intención de reducir 900 puestos de trabajo y cerrar oficinas de la entidad portuguesa

Por fin ha comenzado la opa de CaixaBank sobre el banco portugués BPI. Dos años después del primer intento. El precio final es del 1,134 euros (1,320 en febrero de 2015) por cada acción que aún no posee (el 54,5%). Los accionistas tienen 15 días para pensárselo. Si todos los accionistas fueran a la venta, la operación le costaría a CaixaBank unos 800 millones de euros.

En el documento enviado a la CMVM, CaixaBank advierte que habrá un recorte de 900 puestos de trabajo, el cierre de 52 oficinas y que seguirá cotizando en la bolsa de Lisboa. Gran parte del folleto explicativo se dedica a argumentar el precio, inferior al de hace dos años, por la situación económica de Angola, de donde procede el 75% de sus beneficios.

La última polémica sobre la opa y los últimos riegos jurídicos se refieren a la venta del 2% del Banco Fomento Angola, que les deja sin el control del banco, en favor de la angoleña Isabel Dos Santos. CaixaBank reconoce que esa pérdida de control supone una desvalorización de BPI de unos 182 millones de euros, a lo que añade la debilidad de la moneda nacional.

La venta del 2% del BFA fue imprescindible para que Dos Santos permitiera la toma de control de CaixaBank sobre BPI, al eliminarse el límite de los derechos de votos el pasado septiembre.

Actualmente, CaixaBank tiene el 45,5% de BPI, Santoro (Dos Santos) el 18,6% que, probablemente, venderá para aumentar capital en el BCP de la competencia, Allianz (8,4%), que, probablemente, continuará, y la familia portuguesa Violas, el 2,7%, que venderá.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS