Reservar en enero, evitar el viernes y otras claves para dar con el mejor billete de avión

El domingo es el mejor día para comprar un vuelo, según un estudio

Un avión despega en el aeropuerto de Barajas.
Un avión despega en el aeropuerto de Barajas.REUTERS
Más información

Las aerolíneas están viviendo un momento dulce. El número de pasajeros ha crecido en casi un 6% en 2016 con respecto al año anterior, según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), que estima que esta tendencia se mantendrá a lo largo de 2017, cuando prevé acercarse a los 4.000 millones de personas transportadas. La oferta de vuelos crece y la mayor competencia entre compañías beneficia también al pasajero: el precio medio del billete encadena tres años seguidos a la baja y seguirá a la baja en 2017, cuando volverá a caer, en este caso el 3,3% con respecto al año anterior, según las previsiones del organismo. Existen sin embargo algunos trucos para reducir aún más el importe del pasaje, como reservar el día y el mes más adecuado en función de la región de origen del vuelo.

El viernes es el peor día para comprar un pasaje 

En vuelos procedentes de Norteamérica, el importe de un billete de ida y vuelta ha disminuido en un 5% para la clase turista, y en un 4% cuando el viaje tiene origen en Europa, de acuerdo con Nuevas Alturas, el último informe elaborado por la agencia de viajes online ExpediaARC (Airlines Reporting Corporation) —empresa que gestiona la mayoría de transacciones entre agencias de viajes y aerolíneas en EE UU— y otras fuentes como IATA. Según el estudio, el mejor momento para adquirir el pasaje depende de la región: para vuelos dentro de Europa, Norteamérica, Canadá y Caribe y África, es recomendable comprar los pasajes en enero. Para viajar en Oriente Medio, la única zona donde el precio de los billetes ha aumentado en comparación con 2015, es recomendable reservar en febrero, y en junio si el trayecto empieza y acaba en el área Asia-Pacifico.

Los mejores precios se consiguen el domingo 

El anterior informe de ARC y Expedia concluía que el martes era el mejor día para reservar un vuelo, seguido a corta distancia por los fines de semana. En la última edición de Nuevas Alturas, elaborada tras analizar cientos de miles de datos relativos a los 12 meses previos al último trimestre de 2016, el domingo desbanca finalmente al martes como el mejor momento para comprar un pasaje. Con esta simple perspicacia, el pasajero puede lograr un ahorro superior al 30% en trayectos europeos, de más del 34% en viajes desde el Viejo Continente a EE UU y por encima del 22% si el destino está en Asia. 

Se ahorra un 30% si se reserva al menos 21 días antes de la fecha de salida

El viernes se confirma como el peor día para comprar un billete. Este efecto se debe a la costumbre de las empresas de reservar los viajes de negocios a finales de la semana, lo que hace subir los precios.

La regla del domingo no vale de mucho si no se reserva el viaje con un mínimo de antelación. El informe recomienda comprar el billete al menos 21 días antes de la fecha de salida, sobre todo en destinos desde y hacia Europa o dentro de EE UU. Si se adquiere el pasaje con tres semanas de adelanto, es posible conseguir un ahorro medio del 30%. Por ejemplo, un pasaje desde Europa a Estados Unidos, cuesta unos 1.962 dólares si se compra con menos de tres semanas de antelación, y 1.293 si la compra se hace con un margen superior.  

También en este caso el ahorro potencial depende de la región de origen y de destino: reservar con entre 21 y 28 días de antelación permite un ahorro del 30% en vuelos europeos, del 22% si el origen es Europa y el destino la zona Asia-Pacifico, y un 34% si el trayecto es entre el Viejo Continente y en Estados Unidos.

El informe también destaca que cuando hay un sábado de por medio el precio del boleto se reduce, debido a que las aerolíneas intentan diferenciar los viajes de negocio de los de placer. En vuelos europeos, la rebaja media es del 34%, y cuando origen y destino del viaje están en Europa del sur el potencial descuento es del 57%, y de hasta un 74% en los países centrales del continente. 

Aunque los principales actores de la industria estimen que el sector continuará creciendo en capacidad, hay elementos que podrían ralentizar este avance de cara al año que viene. Las consecuencias del Brexit, el encarecimiento del barril de petróleo, una reducción de la competencia entre aerolíneas y las fluctuaciones en el tipo de cambio podrían modificar las expectativas. 

Sobre la firma

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción