Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almoneda: historia y arte que son un regalo

En la edición navideña de la feria, Ifema ofrece toda una panoplia de artefactos para todos los gustos y bolsillos

La feria Almoneda reunirá a 87 expositores.  Santi Burgos
La feria Almoneda reunirá a 87 expositores.  Santi Burgos

Puede decirse que el sector de las antigüedades está dividido en dos: el de las piezas de prestigio, cuyo valor puede superar con largueza los miles de euros y orientado al coleccionista con recursos, y el del detalle, formado por artefactos de valor más sentimental y curioso que material y que atrae a todos los públicos, deseosos de encontrar objetos que vayan más allá de lo que puede hallarse en cualquier tienda. Ifema cubre todo el sector de las antigüedades con sus dos ferias anuales, Feriarte y Almoneda. Y, desde hace ya cuatro años, ofrece una segunda ocasión para fomentar el sector del coleccionismo con su feria Almoneda Navidad, que en esta edición permitirá a 87 expositores reunir sus colecciones del 14 al 18 de diciembre en el pabellón 1 del recinto ferial del Campo de las Naciones.

El objetivo es fomentar las ventas en la temporada navideña, que es cuando muchos consumidores buscan un regalo original o especial para la familia o en las tradicionales celebraciones de amigo invisible. Para impulsar aún más las ventas, el jueves 15 está previsto como jornada de puertas abiertas, con entrada gratuita para todos los asistentes; el resto de los días, el acceso cuesta ocho euros. En la pasada edición de Almoneda Navidad, 5.080 piezas cambiaron de manos, un 44,7% más que el año anterior. La asistencia de público también creció casi un 25% con respecto a 2014, lo que demuestra la consolidación del evento como una oportunidad de ventas y de negocios.

Pero Almoneda no es solo una oportunidad para los anticuarios y vendedores: también lo es para el público asistente, que se espera que supere los más de 10.000 visitantes que acudieron la pasada edición de la feria. Estos podrán encontrar objetos que van desde un frasco de cristal de 10 euros hasta una mesa de nogal francés del siglo XIX por 6.000.

En el espacio dedicado al coleccionismo se incluyen objetos que van desde bastones, máquinas de escribir, postales y billetes antiguos hasta condecoraciones militares, sifones, objetos científicos y náuticos o libros antiguos. Los juguetes antiguos también tienen su protagonismo, así como los objetos deportivos de otros tiempos como raquetas, esquís, balones, guantes de boxeo y patines. Para el que quiera darle un toque realmente exótico a su salón, hay a la venta una centralita telefónica, fabricada en Francia en 1931, por 1.400 euros.

La moda y los complementos también tienen su lugar: bisutería, joyería, tocados, estolas de visón, mantillas, velos antiguos, gafas, bolsos y otros complementos, adaptados a todos los precios.

Los visitantes también podrán encontrar objetos dedicados a la decoración de la mesa de Navidad: desde frutas de mármol por 30 euros hasta una pareja de candelabros de bronce y cristal por 800, pasando por manteles y servilletas antiguas, vajillas y cristalerías, centros de mesa, jarrones y bandejas. Esto se incluye en el espacio dedicado a los artículos para el hogar y mobiliario, que incluyen escritorios, sofás chéster, cómodas, baúles, sillas, butacas, mueble-bar, espejos, lámparas, relojes, cortinas, jarrones; desde 1700 a los años sesenta del siglo pasado.

Por último, los visitantes que busquen obras de arte podrán encontrar colecciones que van desde el románico al siglo XX, sin olvidar la arqueología: desde Grecia y Roma hasta las culturas orientales. Especialmente los amantes de las artes plásticas tendrán al alcance de sus bolsillos obras que van desde un bodegón clásico hasta un retrato romántico, pasando por tallas góticas, cuadros vanguardistas y abstractos, pinturas realistas y obras de artistas actuales.