Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

India se queda sin efectivo

El Gobierno ilegaliza los billetes de 500 y 1.000 rupias en curso para luchar contra el dinero negro y desata una crisis de liquidez

Cola para cambiar billetes ante una entidad bancaria en Agra.

"No se admiten billetes de 500 ni de 1.000 rupias (7 y 14 euros aproximadamente). Las tarjetas de crédito son bienvenidas". Este mensaje se lee en las puertas de restaurantes y comercios en India. La decisión del Gobierno de Narendra Modi de ilegalizar los billetes de tales cantidades y sacarlos de circulación desde el pasado jueves 10 de noviembre para luchar contra el dinero negro, ha desencadenado la falta masiva de efectivo en un país de 1.252 millones de personas y en el que, según datos oficiales, apenas 150 millones disponen de una cuenta bancaria en la que depositar el dinero que ha quedado inutilizado en la calle.

"La corrupción y el dinero negro son males enraizados en nuestro país, son obstáculos para nuestro éxito". Con estas palabras justificaba el primer ministro la primera desmonetización en 38 años en un discurso en la televisión el pasado miércoles, un día antes de la ilegalización de los billetes. Pese a que la finalidad de la norma fue acogida con entusiasmo, tras los primeros días desde la entrada en vigor, las voces críticas no han tardado en aflorar. Arvind Kejriwal, máxima autoridad del estado de Delhi, ha atacado la medida este domingo, ha destacado las dificultades que enfrentan los ciudadanos del país para conseguir moneda y ha pedido la paralización del programa, que ha dado lugar a una crisis de liquidez severa, según recoge el periódico Times of India. "Todavía hay tiempo de revertir esta decisión (...). El Gobierno no tiene ningún plan en absoluto", ha añadido el mandatario ante los medios en una comparecencia en la que ha exigido una disculpa por parte del primer ministro hacia la gente que ha entrado en "estado de pánico".

Por su parte, Kanam Rajendran, líder del Partido Comunista de India (CPI, por sus siglas en inglés) también se pronunció en contra de la norma. "Modi ha estado diciendo durante los últimos dos años que iba a traer de vuelta el dinero negro oculto en el extranjero. Sin embargo, no ha podido cumplir su promesa y ha llevado a cabo esta desmonetización en un intento de encubrir su fracaso", acusó.

En una de las decenas de noticias que el citado rotativo ha dedicado a la situación, se asegura que el gabinete del primer ministro indio llevaba seis meses preparándose para este momento. "Imprimiendo billetes suficientes de 100 y 50 rupias" por los que cambiar los antiguos de 500 y 1.000. Pero lo cierto es que tres días después de sacarlos de circulación -pasadas las 72 horas de cortesía en las que hospitales, gasolineras, crematorios y cementerios podían aceptar estas monedas- las casas de cambio, los bancos, los cajeros y los hoteles se han quedado sin efectivo. Y las personas que tenían estos billetes en casa se han encontrado de un día para otro con que no pueden pagar con ellos.

Nirman ha acudido a su entidad en la ciudad de Agra a cambiar un cheque de 10.000 rupias por billetes de 100. No quería que le dieran de 2.000 porque en las tiendas no le iban a poder dar cambio. Ha tenido suerte, dice, porque en su oficina tenían de cantidades pequeñas y se los han podido dar. "Pero estaban en muy mal estado, los nuevos aún no les han llegado", relata.

Colas multitudinarias

En las calles de la ciudad, se forman grandes colas de cientos de hombres y mujeres frente a las sucursales bancarias, la mayoría con los cerrojos echados, para poder depositar sus inservibles billetes en sus cuentas. Tienen hasta el 30 de diciembre para hacerlo, y si desean obtener efectivo a cambio de ellos, solo podrán sacar hasta 4.500 rupias (2.500 en cajeros, con un límite semanal de 24.000), tal como especifica la nota informativa que publicó el Gobierno. Pero las cajas ya están vacías, se han agotado las rupias que tenían y los nuevos billetes de 500 y de 2.000 (las de 1.000 desaparecen definitivamente), incluso los refuerzos de 100, están todavía por llegar. Tampoco la mayoría de los cajeros funcionan. Fuera de servicio.

Los turistas también se han visto afectados. En el Crystal Sarovar Premier Hotel en Agra, uno de los destinos más visitados del país por ser donde se encuentra el Taj Mahal, los recepcionistas informan a sus clientes del problema. "Tendrán que pagar todo con tarjeta", detalla un trabajador del establecimiento a un grupo de preocupados viajeros. Y les ofrecen otra arriesgada posibilidad. Cambiar sus euros y dólares a los viejos billetes y tratar de pagar con ellos en el monumento, cuya entrada cuesta 1.000 rupias, para que les devuelvan nueva moneda. Otros establecimientos incluso tratan de engañar a sus huéspedes dándoles billetes ilegales e inútiles sin avisar de que en los comercios no valen nada.

Más información