Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schäuble planea privatizar las autopistas alemanas

El ministro de Finanzas presenta un plan para dar entrada a inversores privados en la red, lo que podría suponer la implantación de peajes

Wolfgang Schäuble, en el Bundestag.
Wolfgang Schäuble, en el Bundestag. EFE

La red de autopistas alemanas, que en el pasado fue un símbolo del modélico sistema de transportes de la nación y que hasta la fecha es de propiedad del Gobierno federal, puede sufrir una transformación casi revolucionaria, si los planes del Ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble se hacen realidad. El ministro ha presentado un plan para privatizar la red de autopistas, una medida que solo puede llevarse a la práctica mediante una reforma constitucional.

Schäuble presentó la semana pasada a la comisión de Finanzas del Bundestag un plan diseñado por expertos de su ministerio y que contempla la creación de una Sociedad de Infraestructura de Transportes que debe hacerse cargo de la construcción y el mantenimiento de las autopistas. El aspecto más polémico del plan es el deseo de Schäuble de incluir a inversionistas privados en la futura Sociedad.

Según el borrador del documento, la futura Sociedad estará bajo el control mayoritario del Gobierno y la participación privada no podrá sobrepasar el 49,9%. La existencia del documento, que está fechado el 19 de octubre de este año, fue revelada por la revista Der Spiegel, que añade que la medida sólo puede llevarse a la práctica si se lograr introducir una reforma al artículo 90 de la Ley Fundamental. El artículo estipula que las autopistas y las carreteras son propiedad del Gobierno federal y que su administración está a cargo de los respectivos estados federados.

Según el plan de Schäuble, en el futuro solo el Gobierno seguiría siendo el propietari y el encargado de administrar la red de autopistas, que en la actualidad suma casi 13.000 kilómetros, pero deja abierta la puerta a la entrada de capital privado, una posibilidad que, de aprobarse los planes del ministro, incluiría la introducción del peaje para automóviles.

Los planes del ministro ya han comenzado a provocar violentas reacciones de los partidos de la oposición, pero también de parte del partido Socialdemócrata alemán, que integra actualmente el gobierno de gran coalición. Una portavoz del ministerio de Economía, que dirige el socialdemócrata Sigmar Gabriel, señaló este sábado que el ministro se oponía a una privatización de las autopistas, aunque admitió que el gobierno federal y los gobiernos regionales habían aprobado, el 16 de octubre pasado, la creación de una sociedad central encargada de la financiación, la planificación y la construcción de las autopistas.

De acuerdo con la legislación actual, el Gobierno federal aporta el dinero para la construcción y el mantenimiento de las autopistas y carreteras nacionales y los estados federados se hacen cargo de la planificación y la construcción. La nueva sociedad propuesta por el ministro Schäuble causó irritación ante la posibilidad de que inversores privados también participen en ella. “Schäuble desea hacerles un regalo multimillonario a los bancos y a las compañías aseguradoras", denunció el portavoz de Finanzas de los Verdes en el Parlamento Federal, Sven-Christian Kindle, una denuncia que también fue compartida por su colega del partido La Izquierda, Jan Korte.

El próximo 8 de diciembre, el revolucionario plan del ministro Schäuble será presentado al gabinete federal y, de acuerdo con informaciones de la revista Der Spiegel, la cancillería aún sigue ultimando detalles con expertos de los gobiernos regionales.