Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Bolsas de EE UU suben ante la promesa de infraestructuras y desregulación

El optimismo de Wall Street tranquiliza al mercado europeo que terminó con subidas. Solo desentona el Ibex, que bajó el 0,4%

La Bolsa de Nueva York
La Bolsa de Nueva York AP

Lo que menos gusta a los inversores es la incertidumbre. Las dudas sobre quién ganaría las ajustadísimas elecciones de Estados Unidos le estaban sentando mal a los mercados americanos, que llevaban semanas dominados por la ansiedad. Este miércoles supieron por fin en Wall Street quién será su presidente. Y pese a todos los interrogantes que se abren sobre su política económica, la certeza de saber quién lleva el timón y que se rompe la parálisis política en Washington fue suficiente para que, contra todo pronóstico, las Bolsas estadounidenses recibieran con subidas al líder republicano.

El Dow Jones espantó los miedos y despidió así la primera jornada de la Era Trump subiendo un 1,4%, para colocarse cerca de los 18.590 puntos. Llegó a superar temporalmente el máximo histórico que marcó al cierre en agosto de 2015, tras rebotar 1.100 puntos desde el punto más bajo durante el recuento. El S&P 500 y el Nasdaq subieron por su parte un 1,1% respectivamente.

La jornada bursátil se auguraba aciaga. Los mercados asiáticos, los que estaban despiertos cuando Trump comenzó a ganar en los Estados clave, respondieron con miedo. Tokio cerró con un desplome del 5,4%. Sidney se dejó un 1,9% y Seúl un 2,7%. Las plazas europeas abrieron cuando la victoria de Trump ya estaba asegurada. Y, aunque lejos de la histeria que se vivió con el Brexit, también despertaron con miedo y bajadas.

El Ibex 35 español abrió con una caída del 3,92%. París, Londres, Fráncfort... Todos en rojo. Sufrían en especial las empresas con intereses en Estados Unidos y en México. En el caso de España, por ejemplo, BBVA, Santander, Gamesa y Meliá sintieron el terremoto Trump. Y México se ha llevado la peor parte,  víctima colateral de las urnas estadounidenses, por la fuerte depreciación del peso. Antes de la apertura de sus mercados comparecieran juntos los responsables de Hacienda y el Banco de México para lanzar un mensaje de serenidad. Pero la divisa mexicana inició la sesión en 20,07 pesos por dólar, una bajada cercana al 10%, el golpe más severo desde hace más de dos décadas.

Pero las Bolsas del Viejo Continente vivieron un punto de inflexión una hora y media antes de terminar la jornada, cuando abrió Wall Street. Por sorpresa el mercado estadounidense titubeó en los primeros compases, pero se decantó por las subidas sólidas. Su optimismo arrastró a Europa. París terminó con un alza del 1,49%. Londres, con el 1%. Y Fráncfort registró un alza del 1,49%. Al Ibex español no le dio tiempo a recuperarse, pero sí a reducir sus pérdidas al 0,4%.

Los analistas apuntan que el primer discurso de Trump como presidente electo sirvió de acicate para el mercado estadounidense. Prometió inversiones en infraestructuras. Y antes lo hizo en salud y defensa. Estos sectores tiraron al alza de la Bolsa y compensaron las pérdidas de otras áreas. En principio, están destinados a recibir una menor parte del pastel las energías renovables y las telecomunicaciones. Las primeras, porque el republicano prometió en campaña electoral reducir la regulación a las petroleras y los productores de carbón. Las segundas, entre otras cosas, porque aseguró que pensaba vetar la operación de fusión del operador AT&T y el grupo de medios Time Warner.

La reflexión que hacían los analistas para explicar por qué Wall Street ha subido más de un 1% es que "había mucho dinero al margen esperando saber el resultado electoral para ver dónde ponerlo". El mercado salió airoso del primer día de la era Trump. "El alcance y la duración de las reacciones de los mercados dependerán de la actitud de Trump cuando tenga el poder en sus manos", señaló Harm Bandholz, economista jefe de UniCredit en EE UU.